Gargantas profundas y el “Wertgate”

GARGANTAS PROFUNDASNo, no es el caso Watergate, ni se trata de espionaje político, pero al ser la única referencia que se oye desde el Gobierno da la sensación de que sus palabras en lugar de salir de la reflexión, lo hacen de lo más profundo del vacío de sus gargantas. De lo contrario no tiene mucha explicación que ocurra lo que ocurra y sean las circunstancias que sean, lo único que surja de sus gargantas tras la estimulación laríngea de las cuerdas vocales, sean las palabras “reforma profunda”.

El pasado día 22-5-12 volvió a ocurrir tras la huelga del alumnado y del profesorado, pero curiosamente no fue el Ministro del ramo, José Ignacio Wert, quien las pronunció sino el de Agricultura, Miguel Arias Cañete, que manifestó que el problema de la educación no era cuestión de más o menos inversión y que hacían falta “reformas profundas”. Ahora le ha tocado a él, pero la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría hizo referencia a la necesaria “reforma profunda” del sistema financiero (31-1-12), la Ministra de Ana Mato habló de la “reforma profunda” de la Sanidad (20-4-12), antes el Ministro de Justicia, Ruiz Gallardón, se refirió en los mismos términos a la “reforma profunda” de la Justicia (25-1-12), y el presidente de todos ellos, y de todos los demás, también nuestro, Mariano Rajoy, habló sobre la reforma laboral pendiente como  una “reforma amplia y profunda” (8-2-12).

No tiene mucho sentido que todo necesite una reforma profunda cuando lo conseguido hasta ahora es consecuencia de lo construido con las aportaciones que durante muchos años se han ido haciendo desde posiciones muy diferentes (también del PP), y cuando muchos de los temas y alternativas que se proponen no tienen nada que ver con lo económico de una crisis-perejil que aparece en todas las salsas argumentales. Todo ello hace que el significado de dichos planteamientos reformistas se tiña de preocupación al comprobar que las propuestas y razones que se dan para defender la necesidad de esas reformas profundas no buscan tanto avanzar sobre lo conseguido, sino regresar sobre algunos de los problemas solucionados. Que la “reforma en profundidad” del mercado laboral conlleve, entre otras cosas, una mayor facilidad en el despido, que la “profunda reforma” de la Sanidad suponga que el enfermo ha de pagar una parte de la atención médica recibida o de los medicamentos que necesita, que la “Justicia reformada” nos devuelva a épocas de malos y vagueantes donde determinadas personas condenadas pueden ser mantenidas en prisión tras cumplir la pena bajo la nueva “custodia de seguridad”, o que la “honda reforma” de la educación se traduzca en más alumnos y alumnas por clase y menos apoyo a la educación pública… sólo puede significar que el concepto de “profundidad” al que se dirigen todas las reformas se refiera al tiempo, no a la estructura abordada, ni a nuevas propuestas.

Lo que se quiere es profundizar en el tiempo para alcanzar un pasado superado y así regresar a la época en la que existía una organización social aún más jerarquizada, desde lo más alto de una elite beneficiada por las circunstancias que ella misma imponía, hasta la parte inferior de los grupos más desfavorecidos, y, así, en lugar de hacer políticas sociales aplicar criterios de compasión, beneficencia y ayuda desde las posiciones más altas de la sociedad. De esta forma no se aceptarían determinados derechos y deberes que comprometen, pero sí se llevarían a cabo acciones de compasión o misericordia con los necesitados, conductas que para el sistema de valores tradicional supondrían un mayor reconocimiento, tanto en esta vida como en la futura. 

Por eso preocupa tanto la educación, no sólo por lo que se pueda enseñar y transmitir, que también, sino porque con ella vienen las referencias para interpretar la realidad, y por tanto para cuestionarla o para reforzarla, es decir, para que actúe como una puerta o como una barrera. Ha ocurrido siempre, las murallas se levantan para detener  las ideas, no a las personas, es cierto que antes las ideas venían con ellas, pero hoy la situación ha cambiado y las ideas son capaces de traspasar murallas, muros y firewalls. Quizás por eso la pared se quiere levantar con la educación a través del aprendizaje de comportamientos y actitudes y de la trasmisión de valores excluyentes, de ese modo la muralla estará en los ojos, no en el escenario, y dará igual que éste se presente despejado y diáfano, quien haya sido enseñado a mirar con esa barrera del conocimiento siempre verá amenazas y ladrillos en frente.

No tiene sentido que se quiera controlar la educación si no es para imponer una determinada forma de dar significado a la realidad, y no tiene explicación alguna, en este caso ni siquiera vale la excusa de lo económico, que entre sus “reformas profundas” se incluya una modificación del contenido de “Educación para la ciudadanía”, salvo que se busque un adoctrinamiento en los valores de quien impone el temario.

Las gargantas profundas no paran de pronunciar sus palabras de alarma para ocultar su responsabilidad en el presente. Buscan argumentos en el cofre del tiempo para sacarlos en compañía de palabras de futuro, pero las palabras en el aire son como los fuegos artificiales, pueden presentar una realidad de luz y colores frente a la oscuridad,  pero al final caen sobre el suelo de las acciones, y es ahí donde las gargantas profundas se atragantan de silencios.

No, no es el Watergate ni un caso de espionaje político, pero da la sensación de que alguien espía la vida de los ciudadanos para evitar cualquier forma alternativa de vivir diferente a su sistema de valores. De ahí la importancia de la educación… 

Quizás realmente haya caso, pero sería el “caso Wertgate”.

 

Advertisements

4 thoughts on “Gargantas profundas y el “Wertgate”

  1. Reforma del Poder Judicial….¡ya!. Sin concesiones, sin más dilaciones y con toda la responsabilidad del mundo.
    Cordial saludo, sr. Lorente.

    Like

  2. “Las murallas se levantan para detener las ideas”, tiene usted toda la razón.
    Necesaria ya la Reforma del Poder Judicial.
    ¡NOS ACORDAMOS DE GARZÓN!
    Gracias

    Like

  3. No te olvides del como hemos llegado hasta aqui: la voluntad humana a traves de la racionalidad y UN REVOLVER (en sus multiples y cambiantes avatares). La FUERZA,VIOLENCIA y SUBORDINACIÓN DE UNOS SOBRE OTROS. Dais mas y mas vueltas para olividaros de eso, y eso ES PELIGROSO, el que se finja que no haya sido asi.
    Publicado por: Seth Knight | 24/05/2012 20:44:16
    THE MAN IN HIM
    Y una vez que te acostumbres a la idea de que un ser humano opto por morir por ti (a renunciar a la vida por ti), en tu mente y alma empieza a racionalizarse la idea de que ESTE BIEN QUE OTROS TAMBIEN MUERAN POR TI (o por Jesus). Y hay una sola cosa que puedO decir a eso:
    KISS MY ASS
    Publicado por: Seth Knight | 24/05/2012 20:22:46
    Asi que te digo que antes de morir por ti, de tirar me vida por ti, TE MATARE…
    Eso de que una persona sacrifique su vida por otro surge en algunas circumstancias pero nunca es un proposito suicida, salvo que hay un calculo que normalmente HACE OTRA PERSONA, no es individuo, el o ella misma; otra cosa el “calor” del momento que te puede empujar a todo si sigues tu corazon; pero no debes olvidar la mente-que asi es como TE ACABAN MATANDO O MUEREN OTROS POR TU CULPA.
    Publicado por: Seth Knight | 24/05/2012 20:16:02
    Publicado por: ¿me amenazas de muerte? A la policía de cabeza con vuestra página y los virus | 26/05/2012 3:10:08

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s