El limbo

LIMBOEsto de los recortes viene de lejos, no se crean, y no sólo en este mundo, la iglesia se adelantó a lo humano e hizo los primeros recortes al suprimir el limbo allá cuando comenzaba este último siglo. En abril de 2007, tras varios años de estudio, la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó un documento en el que concluyó que el limbo era una “hipótesis teológica”, no un dogma, y que “reflejaba una visión excesivamente restrictiva de la salvación, por lo que a pesar de haber mantenido su existencia desde el siglo XIII, consideró que en verdad no existía y, en consecuencia, lo suprimió de cualquier referencia apostólica.

Si pudiéramos explicarlo en términos coloquiales, sería como suprimir un departamento que estuviera entre el cielo y el purgatorio para pasar directamente a gestionarlo desde el primero, con los consecuentes ahorros en explicaciones e inversiones teológicas, tal y como destacaba el propio documento del Vaticano. Con esta decisión se racionalizó la situación y sólo quedaron tres posibilidades para la salvación: el cielo, el purgatorio y el infierno.

Sin embargo, no se tuvieron en cuenta las repercusiones que dicha supresión tendría sobre la sabiduría popular, ni lo que ocurriría con las personas que dicho saber colocaba en el limbo. “Estar en el limbo” es estar y no estar, o lo que es lo mismo, estar de paso sin moverse, o situarse en lugares distantes y distintos imposibles de habitar, como, por ejemplo, “las nubes, Babia o la inopia”, destinos todos ellos que el pueblo ha unido al despiste. Y tras su supresión, todas esas personas que antes estaban en el limbo ahora vagan por las calles manifestando esa distancia que los sitúa lejos de una realidad terrenal, lo cual desorienta a quienes creen que sus palabras proceden de la reflexión o del conocimiento.

Pero cuando uno analiza la teórica procedencia límbica en muchas de las manifestaciones que se hacen ve que no siempre van unidas al despiste ni a la desorientación, y que en ocasiones es la intención la que mueve las conductas y las palabras, aunque puedan parecer ante la bienintencionada sabiduría del pueblo que se trata de un error o equivocación.

Al menos es lo que se deduce de las palabras del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig, que ha manifestado ante el VI Congreso Mundial de las Familias, entre otras cosas, que “la ideología de género atenta contra la naturaleza de la persona” (25-5-12). Monseñor Reig reincide en su mensaje después de relacionar la homosexualidad con la prostitución, la delincuencia y la perversión en una homilía emitida por TVE (7-4-12), aunque imagino que se refería a la de la calle, porque no dijo nada de la que se produce dentro de la propia institución, lo cual debe ser consecuencia de ese despiste límbico, algo propio en quien está entre el cielo y la tierra, o de una clara intención de cuestionar y criticar todo aquello que no coincide con sus planteamientos y con su moral.

La “ideología de género”, como él y muchos otros muchos la llaman, sólo existe en sus mentes. Nadie en las universidades donde se estudia, en las organizaciones que la trabajan, en los organismos internacionales que la utilizan, en las instituciones que la aplican… habla de “ideología de género”. Se refieren a sus estudios e investigaciones como “pensamiento o teoría de género”, y sí, en eso sí tiene razón, ha sido el feminismo quien inició y quien sigue impulsando unos estudios y una reflexión dirigida a conseguir la igualdad en la sociedad respetando las diferencias, para que al menos la convivencia terrenal sea mejor, más justa y más pacífica, y evitar así las injusticias y la discriminación que luego tienen que ser abordadas por muchas instituciones y organismos, entre ellos también los de la iglesia.

Quienes consideran que su forma de entender la sociedad representa un orden natural dado e inamovible, utilizan todos los argumentos para cuestionar y anular las posiciones que no comparten su forma de entender la sociedad, y el argumento crítico que está más de moda es el de la “ideología”. Cuando alguien quiere rechazar algo, sea del tema que sea, lo califica de ideología, bien “de género”, “progresista”, “relativista”… y si se le pone el adjetivo “radical” ya ni les cuento; como si sus posiciones, que también son ideología, no partieran de unas ideas y de unos valores, radicales a veces, que anteponen a cualquier otros, incluso negando la realidad.

No sé si el viaje entre el limbo y la realidad produce jet lag, como los viajes transoceánicos, pero la iglesia debería atender más a la realidad presente y dejar de moverse entre el pasado de esta vida y el futuro de la que viene, y cuando alguien que la representa haga manifestaciones de ese tipo debería explicarlas basándose en algo más que en lo abstracto de la fe y las creencias.

Pensar de manera diferente no es relativismo, es sencillamente pensar, algo que ha ocurrido siempre y que hace que seamos diversos, diferentes, plurales y mejores. Así ha sido desde el principio, incluso dentro de la propia iglesia.

Advertisements

4 thoughts on “El limbo

  1. La “ideología de género atenta contra la naturaleza de la persona”, según Reig. Yo me pregunto entonces: el no tener contacto carnal alguno ¿no atenta contra la naturaleza de la persona?. La relación sexual estrictamente ligada a la procreación: ¿no atenta contra la naturaleza de la persona?. La negación del libre desarrollo de la personalidad, ¿no atenta contra la naturaleza de la persona?. El obstruir el epnsamiento racional del ser humano ¿no a atenta contra la naturaleza de la persona?. Hay más.
    http://elbuhopardo.blogspot.com.es/

    Like

  2. Viviendo en la Edad Media no creo que puedan entender nada sobre los conflictos humanos actuales.
    La Iglesia o se moderniza o muere.

    Like

  3. ¿Pero no es este el ceporro que escribio un libro sobre la sabana santa diciendo que era autentica?….Menudos cantamañanas da esta tierra. No cabe un tonto mas en estos lares.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s