La herencia

LA HERENCIA
Recuerdo una viñeta que había en la pared del laboratorio de ADN forense de la Academia del FBI en Quantico, Virginia, me la encontraba cada día cuando andaba por allí con una beca de investigación, no sé si la habría colgado Jill Smerick o Alan Giusti, pero estaba justo entre sus mesas. En ella se veía a un niño sentado en el suelo al lado de una batidora de vaso sin tapa en la que había introducido una mezcla de leche, tierra y piedras, y después conectado. El estropicio que había formado en la cocina era mayúsculo. La madre, claramente enfadada y con ese gesto que anticipa el castigo, le preguntaba que a qué demonios se debía que hubiera hecho eso. El chaval, con una cara que reflejaba más la sorpresa por la pregunta que el susto por las posibles consecuencias, respondía con otra pregunta: “¿A un pobre material genético…?”

Estaba claro que no era la clase de respuesta que buscaba la madre, y menos aún sentirse reflejada en las causas del problema, de ahí que el dibujo apuntara a que ese niño tendría dificultades para superar el escenario creado.

En España está ocurriendo algo similar con la situación de la economía, y ante cualquier pregunta que se hace al Gobierno la respuesta siempre es la misma: “la herencia”, la última vez el pasado domingo cuando el Presidente Rajoy dijo que esto del rescate o de la línea de crédito tendría que haberse hecho tres años atrás, apuntando claramente a que se trata de una herencia que comenzó cuando ellos terminaron. Sin duda se trata de una herencia peculiar, hasta el punto de que ni siquiera  sigue las leyes de Mendel. 

En principio parece que el carácter dominante no está en la expresión, sino en la persona que utiliza el argumento, que ha de ser con poder y capacidad de dominar el contexto para que sus razones caigan con el peso de la gravedad de la propia situación generada con sus palabras. En lo que se refiere a la expresión, es decir, a los factores que influyen para que pueda manifestarse esa idea de “la herencia”, se muestra como heterocigótica al requerir que se presenten de forma simultánea dos elementos: por un lado la existencia de un problema o elemento negativo, y por otro que haya sido gestionado por un gobierno socialista, puesto que si el problema es heredado de un gobierno del PP, como por ejemplo en Murcia, en Madrid, en la Comunidad Valenciana o en Castilla y León, entonces la herencia no se expresa, y los problemas, que son los mismos, se deben a otras causas. Y tampoco vale que se haya recibido una gestión buena o positiva, en estos casos tampoco cuenta la herencia, lo hemos visto con Ana Mato respecto a las políticas de Igualdad, y a pesar de que un informe de “Social Watch” sitúa a España la séptima del mundo en el índice de equidad, eso ni se ha heredado ni existe.

La realidad no se hereda, no pertenece a nadie, simplemente continua. Ampararse en el argumento de la herencia para no asumir la responsabilidad actual o para culpabilizar a quien ya no puede adoptar las medidas frente a los problemas, es cobarde y demuestra una incapacidad, genética o adquirida, para enfrentarse a la situación. ¿Se imaginan que un empresario no pare de repetir que no puede mejorar los resultados de la empresa por la herencia recibida, o que un nuevo entrenador de un equipo de fútbol argumentara algo similar para justificar sus pobres resultados? Probablemente alguien le diría que no se les ha nombrado para eso, y que si no se ven capaces que no se hubieran presentado a la entrevista de trabajo, pero una vez que asumen la responsabilidad deben de ser coherentes y consecuentes con su decisión, o abandonar y dejar que alguien la asuma de cara al futuro, no mirando atrás. 

Ni cualquier tiempo pasado fue mejor, ni tampoco peor, simplemente fue, y en gran medida, que sea bueno o malo no dependerá sólo de su momento, sino de lo que hagamos mejor o peor en el presente.

La herencia debe ser el inicio, no la justificación de una vida… ni de una política.

 

 

 

 

 

 

Advertisements

3 thoughts on “La herencia

  1. la “herencia recibida”, rifirafe entre Rosa Díez y Rajoy



    …debe ser el material genético ese del que habla el niño de la batidora…
    muy bueno…

    Like

  2. Hola Miguel,
    En el trabajo sistémico vemos con frecuencia las consecuencias de herencias que representan una gran carga para quienes las han recibido. Vemos que no sólo hay herencia genética, sino también emocional. Todas aquellas emociones duras y traumas que las generaciones anteriores vivieron y no pudieron soltar (De hecho, hasta hace relativamente poco no ha habido métodos para soltar la losa de un trauma o de una emoción dura) pasan a las generaciones siguientes. Milton Erickson decía una frase maravillosa al respecto:”Siempre estamos a tiempo de tener una infancia feliz”. Esto significa que aunque tengamos una herencia emocional pesada procedente de lo vivido por nosotros mismos en vida o procedente del sistema familiar de nuestro padre o de nuestra madre, podemos encontrar una manera de liberarnos de esa pesada carga. No hay nada predeterminado por ello. Pero hay que decidir encararlo y trabajárselo.
    España ha sufrido una Guerra Civil a dos generaciones de distancia. Ha habido una Transición modélica. El error es pensar que con ella todo se ha resuelto. Fue la primera fase de un proceso más largo y complejo que podríamos llamar RECONCILIACIÓN. Pero desde entonces, nada se ha hecho al respecto. Los dos partidos principales están emocionalmente atrapados. Por eso no se escuchan ni tienen capacidad de mirar hacia delante. Sólo la tendrán cuando se libren de sus respectivas emociones ancladas y procedentes del pasado. El paso del tiempo no las borrará. No se trata de volver al pasado para revivir lo que pasó. Se trata de mirar el pasado con respeto, honrarlo y asentir lo que fue tal como fue por parte de unos y de otros, para poder mirar el futuro libre de cargas. Sólo cuando tengamos el inconsciente individual y colectivo libre de ello, y nuestros corazones emocionalmente tranquilos, tendremos toda nuestra energía disponible para encarar el futuro de nuestros hijos con fuerza. Quedo a la disposición de quien quiera para avanzar en este tema crucial y clave para nuestro futuro.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s