Sexo divino, pecado humano: de Sancho Panza a Todd Akin


SANCHO-AKIN
Las palabras del congresista Todd Akin han sido muy afortunadas,
sí, sí, afortunadas; no por su contenido, sino por mostrar lo que habitualmente se oculta tras los discursos huecos que con tanta frecuencia se oyen en la actualidad. Sus declaraciones muestran varias claves interesantes que deberían conocerse en una democracia. Veamos algunas: 

  1. La política se ha convertido en el arte de ocultar la verdad para luego impedir la realidad que deriva de su mentira.
  2. Cuando todo un partido responde contra las manifestaciones de un político de su organización y no pasa nada (no dimite o no es cesado) o pasa cuando no hay más remedio, como ha ocurrido con Todd Akin y como sucedió con Andrea Fabra y su “que se jodan”, lo que demuestra es que el error no está en el contenido y significado de las palabras, sino en haber revelado el pensamiento del grupo. No se le critica por pensar así, se le cuestiona por haberlo contado.
  3. La ideología no está conformada por retales de ideas o pensamientos fragmentados, se trata de un modo coherente de entender la realidad y las diferentes posiciones que ocupan las personas en ella, y de actuar en consecuencia en defensa de los valores que la estructuran y le dan solidez. Las palabras de Akin, Fabra, Gallardón, Mato, Berlusconi, Sarkozy o Merkel muestran cómo en el “pack conservador” las referencias a la igualdad, a las mujeres, al aborto, al sexo, a la educación, a lo público… son armónicas y coherentes. Pero sobre todo, cómo estos y otros temas están en una posición inferior respecto a los que definen su ideología e identidad ciudadana. Lo suyo es lo normal, lo natural, “lo de siempre”. Sus propuestas son educación, en cambio los planteamientos diferentes son ataques y adoctrinamiento.

Con independencia del significado general de lo dicho por Akin y de su coherencia con la ideología que representa, lo que también nos han mostrado sus palabras son algunos elementos importantes de la ideología más conservadora. Entre ellos:

  1. Las mujeres aparecen como responsables últimas de aquello que les ocurre y, sobre todo, de la violencia que ejercen los hombres: Ellas provocan, ellas maltratan psicológicamente, ellas incitan, ellas “sacan a los hombres de sus casillas”, ellas “conducen a los hombres a la perdición”… Y por tanto son ellas las que tienen la responsabilidad de quedarse embarazadas tras una violación por “no cerrar su cuerpo”, como Akin ha apuntado, una teoría ya expuesta siglos atrás en los textos de Medicina Forense, que venía a decir que el embarazo demostraba consentimiento y que la mujer había “disfrutado de la relación”, por lo que no podía existir violación. Estas teorías biologicistas no dejaban espacio a la duda, y en esa misma línea estaba la teoría que venía a exculpar al hombre (en caso de que la mujer no quedara embarazada), al postular que la agresión sexual se producía como consecuencia de una “intoxicación por testosterona”.
  2. El papel del hombre como figura superior y protectora legitima la violencia que ejerce, incluso la violación, al actuar “en nombre del bien superior que supone la relación, la familia, la pareja, el orden establecido…” La mujer debe someterse al hombre, y si no lo hace el hombre tendrá que hacerla reconsiderar su actitud por “cualquier medio” por el bien de la relación y de la sociedad.
  3. Las relaciones sexuales tienen como fin prioritario la procreación, pero el embarazo escapa al control humano, es la voluntad divina la que hace posible que se engendre un nuevo ser. La ecuación, pues, es sencilla: Sexo es embarazo y embarazo es dios, de manera que todo lo relacionado con el sexo queda envuelto por un halo trascendente que no se puede sobrepasar, y a su vez permite el control de las conductas vinculadas a la sexualidad. Es parte de la “falacia non sequitur” , ya usada por los presocráticos, la cual se basa en jugar con los hechos y las consecuencias para presentar unas conclusiones a partir de unas premisas incorrectas. El planteamiento es el siguiente: “como el embarazo nace de una relación sexual, todas las relaciones sexuales tienen como objeto el embarazo”, y con esta falacia presentan la realidad como consecuente y coherente con la naturaleza, con ese orden natural que han creado de manera artificial e interesada. Se podría haber hecho otra asociación, por ejemplo, “como no todas la relaciones sexuales dan lugar a un embarazo, las relaciones sexuales no tienen como objetivo la gestación”, pero no, esto no es coherente con su visión de la sociedad. El caso es que desde su punto de vista el embarazo siempre guarda una voluntad divina, aunque sea consecuencia de una violación, por lo que lo humano no debe intervenir, de ahí las declaraciones de Todd Akin. Pero tampoco impedir, por eso, siguiendo esa misma línea, no se pueden utilizar anticonceptivos orales, preservativos ni nada que pueda evitar el embarazo, y menos aún suplir la voluntad divina, rechazando todas las técnicas de reproducción asistida. ¡Con la iglesia hemos topado!

Como se puede deducir fácilmente de esta forma de entender la realidad, el consentimiento de las mujeres es irrelevante en todo este planteamiento, bien por ser ellas mismas responsables de lo ocurrido (provocadoras, incitadoras, atacantes, guías hacia la perdición, por no impedir lo que ha sucedido…), o bien porque lo ocurrido escapa a la condición humana (embarazo y vida como expresión de la voluntad divina).

La instrumentalización política de todo este planteamiento para ocultar la verdad y así conseguir el poder con el que imponer sus valores, tal y como exponía al principio, queda en evidencia cuando desde estas mismas posiciones conservadoras, como ocurre con Todd Akin y el Tea Party,  se defiende la pena de muerte, o cómo desde otras posiciones similares se adoptan medidas contra la atención médica a los inmigrantes o contra las ayudas a las personas dependientes y necesitadas, por ejemplo.

Todo esto no está muy lejos de la visión de Sancho Panza como Gobernador de la Ínsula de Barataria reflejada en su pronunciamiento ante un caso de violación. El gobernante resolvió la situación al afirmar que no se había producido tal violación, y para ello se basó en que la mujer agredida fue capaz de defender la bolsa con 20 ducados que el ganadero, y presunto autor de la agresión, le entregó por orden de Sancho para compensarla por el daño sufrido. Primero ordenó al ganadero que se la entregara y luego le dio permiso para recuperarla, pero la mujer lo impidió con ahínco. Su conclusión fue rotunda: “Si el mismo aliento y valor que habéis mostrado para defender esta bolsa lo mostrarais, y aun la mitad menos, para defender vuestro cuerpo, la fuerza de Hércules no os hiciera falta”. Es decir, la mujer fue responsable y también culpable, de hecho el Gobernador Sancho Panza la condenó a un “destierro de 6 leguas a la redonda de la ínsula so pena de 200 azotes”.

A pesar de los siglos transcurridos desde que Cervantes dio vida a Sancho, hay cosas que para muchos siguen siendo lo mismo: la mujer es responsable de lo que le pasa, la palabra de las mujeres no es de fiar, la violencia que sufren es parte del entorno familiar, su verdadera realización está ser madres, su opinión es impuesta por la violencia estructural de género que padecen… Todo vale para legitimar la desigualdad, de lo contrario habría que impulsar medidas para acabar con ella y con todo lo que supone, algo que no se está llevando a cabo.

Advertisements

6 thoughts on “Sexo divino, pecado humano: de Sancho Panza a Todd Akin

  1. Muy bueno el artículo. A ver si los periodistas son un poco analíticos y, además de presentarnos lo sensacionalista de la noticia, profundizan en los motivos de semejantes declaraciones. Efectivamente, detrás de cada comentario aberrante como éste por parte de un político, subyace una ideología y una visión del mundo, la sociedad y las personas que es necesario conocer. La única manera de entender a veces es contextualizando, porque para contraargumentar es fundamental saber cuál es el pensamiento de base que queremos rebatir. Pero claro, en país donde se considera debate la algarabía y la superficialidad de los análisis con los que tan a menudo abordan los temas, qué se puede esperar. Demasiadas reformas educativas, y sobre todo, demasiados intereses ocultos,…

    Like

  2. LO PEOR ES QUE ESTAS FALACIAS Y SUS CONSECUENCIAS TAMBIÉN SALPICAN A LAS RELACIONES HOMOSEXUALES…Y SIGUEN ESTANDO INVISIVILIZADAS…¿Y A NOSOTR@S QUIÉN NOS DEFIENDE SI NI SIQUIERA ESTAMOS RECONOCID@S EN LA MAYORÍA DE LAS NACIONES HETEROCÉNTRICAS Y HOMÓFOBAS?
    LARGA ES LA SOMBRA DE LA INJUSTICIA…

    Like

  3. Yuxtaponer a Akin, Fabra, Gallardón, Mato, Berlusconi, Sarkozy y Merkel, y englobarlos sin distingos como miembros de un “pack conservador” es fácil, burdo, demagógico y de una simplicidad intelectual impropia de un profesor universitario… O, quizá, por desgracia, no, cosa que explicaría por qué la universidad española está donde está.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s