Hoy ha sido él

EMOTICONO TRISTE-2Hoy ha sido él quien ha salido de casa y ha cerrado la puerta por fuera. Han sido sus pasos los que se han ido apagando hasta un ascensor que ha cerrado su puerta y ha guillotinado el tiempo en dos vidas, que ya permanecerán separadas para siempre.

Ha sido él, mi hijo, quien ha salido y marchado lejos para empezar sus estudios universitarios. Antes siempre había sido yo quien marchaba a viajes que nunca regresaban al lugar de partida, que siempre encontraban un hijo diferente que había cambiado oculto entre la distancia, y que me recordaban que el camino también se deshace al andar. Aún así, hasta ahora hemos caminado de la mano, unas veces más lejos otras al lado,  pero al igual que un día se soltó para comenzar a dar sus primeros pasos, hoy también lo ha hecho para continuar por una senda que lo alejará definitivamente del hogar común.

Es cierto que siempre será suyo y que nunca estará ausente del todo, pero también es verdad que la puerta ya permanecerá entornada a la espera de la próxima salida y de la próxima llegada.

Por eso hoy quiero recordad especialmente a los padres ausentes,  las madres no han faltado en estos momentos, a los hombres que han escondido sus emociones para ser más hombres, a los que han mostrado distancia para alejar sus preocupaciones, a los que la frialdad parecía darles la razón y a los que intentaban hablar con su silencio. Y quiero recordarlos porque sé que, a pesar de todo, cuando nadie los ve las lágrimas también iluminan sus caras al acordarse de sus hijos, porque sé que muchas noches, cuando ya dormían, o temprano en la mañana antes de marcharse a trabajar, entraban en esos dormitorios a oscuras con paredes de Disney o posters rockeros, y los iluminaban con una sonrisa y con un beso mientras los arropaban, porque sé que ante la aparente despreocupación por la tardanza de sus hijos tras una noche de fiesta había miedo, mucho miedo, y porque sé que en situaciones como las que yo vivo hoy andan perdidos y desconsolados.

No se es más débil ni menos hombre por mostrar todos estos sentimientos, y, por lo tanto, no se es más hombre ni más fuerte por aparentar lo contrario y utilizar la fuerza. Cuando hablamos de Igualdad, de hombres, de nuevas formas de entender la masculinidad, estamos hablando de todo esto, de todo lo que nos hace más humanos, también más hombres, mejores padres.

Hoy ha sido él, mi hijo, quien me ha dado una nueva lección. Y hoy, quizás, él sea un poco más hombre y yo un poco más niño.

Por eso me van a permitir que comparta un poema que escribí hace un par de años. Sabía que las emociones que me acompañaban caerían por la catarata de un día como hoy. Lo llamé “Viaje”.

 

VIAJE

 

Tengo ganas de iniciar un viaje

contigo,

caminar a tu lado por

las tierras conocidas de la memoria

y el terreno amenazante

del amor,

ensañarte todo lo que no sé

y aprender de lo que tú conocerás

que yo no alcanzaré ya.

El tiempo que antes nos distanciaba

nos ha sentado en un mismo vagón

para esta etapa,

etapa de sueños incompletos, de miedos disfrazados,

de dudas seguras y de amor y emociones

con partidas y venidas…

 

Quiero iniciar este viaje que

me separará definitivamente de ti,

pero que antes nos unirá

para siempre.

 

Es el viaje de la vida,

                         hijo,

y el destino eres tú.

 

¡Suerte hijo!,  y a todos los chicos y chicas que hoy se han montado en el mismo tren. También a todos los padres y madres que quedaron en el andén.

Advertisements

5 thoughts on “Hoy ha sido él

  1. Lorente, cambia ese ecomiton por uno sonriente¡ Tu hijo se enriquecerá y madurará como consecuencia de la experiencia, y a la vuelta verá en ti un interlocutor más válido que cuando se fue. Las distancias son necesarias porque nos dan perspectiva para valorar lo que uno abandona temporalmente. Hay cambios en las vidas de las personas en los que, aún deseándolo, no podemos estar presentes. Ya sé que lo sabes, pero era por animar un poco.

    Like

  2. Bonitas letras. Esa sensación vivida en primera persona de cuando abandonamos la casa familiar es ahora vivida en tercera persona, pero en el fondo los miedos son los mismos. Ambas partes temen, cada uno a su manera, pero también ambas partes saben que tras esa marcha hay una meta que satisfacerá a los dos. Y siempre unidos por un enlace que la distancia no puede romper.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s