Hombres rana

HOMBRE RANA-1Qué le vamos a hacer, hemos salido raros, nos hemos apartado de ese canon de hombre
tradicional que también queda en los anuncios de colonia de la tele y en las películas
de acción.

No sé si será una mutación o una
alienación de esas que tanto les gustan, pero es cierto que cuando la vida nos
besó con la igualdad, en lugar de convertirnos en apuestos príncipes
dispuestos
a todo para mantener nuestros privilegios y retener a nuestras doncellas, nos
convertimos en ranas, en hombres rana.

Sí, les hemos salido ranas al resto de
los hombres
que desde la aristocracia y la nobleza de su rancia masculinidad,
ven a las mujeres como súbditas y a los hombres como parte de un ejército con el que defender las murallas que han levantado, y retener al resto de la sociedad
dentro de su mundo androcéntrico.

Pero nosotros desertamos de esa guerra, y
en lugar de andar entre fortalezas y almenas nos hemos mojado y hemos ido de
charco en charco hasta desembocar en una nueva masculinidad.
El día a día nos
enseñó que también había noche a noche
, y mientras otros dormían nosotros
soñábamos con cambiar este mundo
, y aprendimos que si queríamos conseguirlo
primero tendríamos que cambiar nosotros,
y dejar atrás esa especie de carrera
contra todo y aquella otra competición contra nada. Por eso, nos salimos de
los raíles que conducían al destino fijo de la masculinidad de siempre,
a esa
estación terminal de vías muertas, de andenes llenos de prisas, abandonados de
miradas, y con un gran reloj parado hace siglos a la hora en punto. Buscamos
otros espacios donde poder ser en libertad, sin moldes ni clichés, y
encontramos esos campos de cultivo en la igualdad, un territorio abierto a mujeres
y hombres para convivir en paz. Y una vez allí decidimos trabajar desde nuestra
masculinidad por la igualdad, porque la igualdad es buena y necesaria para  las mujeres y para los hombres, lo mismo que
en su día luchar por la libertad lo fue para los esclavos y los libres, conseguir la libertad de creencia  para los que creían y para los agnósticos, alcanzar la seguridad lo fue para quienes estuvieran
amenazados y para los que no…

Hasta ese momento las cosas habían estado
relativamente claras, los hombres estaban en su sitio y las mujeres en el suyo,
es decir, en el sitio de los hombres,
puesto que su papel era estar bajo la
sombra de un padre, un hermano o un marido, algo que no sólo era una costumbre
social, sino que también tenía un carácter normativo. Y cuando este orden
artificial e impuesto se modificó, los hombres de siempre hablaron de desorden
y recurrieron a todas sus armas para intentar mantenerlo. Socialmente aislaron
a las mujeres que se salieron de él y demonizaron su pensamiento feminista,
y
particularmente recurrieron a la violencia y a la amenaza para que ni siquiera
se atrevieran.

Pero el tiempo, que había sido su aliado
a lo largo de la historia, de repente empezó a jugar en su contra, y nuestras
voces les sonaron con un tono de gravedad que no estaban acostumbrados a
escuchar
. Por eso somos tan malos, por ello nos odian tanto. Si las mujeres
eran culpables de serlo,
los hombres que buscamos la igualdad somos culpables
de no serlo
y, sobre todo, de dejarlos a ellos en evidencia.
HOMBRE RANA-2

Este blog es un buen ejemplo de esta
realidad que comento.
Les aconsejo que, si tienen tiempo y ganas, se den un
paseo por los comentarios que hacen desde esas posiciones “de toda la vida”. Cada
vez que trato un tema que muestra cómo la desigualdad genera consecuencias
negativas para las mujeres y para la sociedad, inmediatamente saltan una serie
de hombres con los argumentos de siempre,
algo muy propio del posmachismo. Entre ellos no faltan:

Ataque personal (es lo más
fácil y al alcance de cualquiera), a quien osa cuestionar la posición tradicional: Si la persona que habla
no tiene valor, lo que diga no vale nada.

Actitud paranoica: Cualquier
planteamiento a favor de la igualdad o que considere un problema de las mujeres
es un ataque a los hombres.

Los hombres como referencia (muy relacionado con el punto anterior): Como
la cultura patriarcal se ha hecho y mantenido sobre la referencia de los hombres,
todo tiene que ser expresado bajo esa misma referencia. Por lo tanto, no se
puede hablar de cuestiones relacionadas con las mujeres si al mismo tiempo no
se habla de temas que de forma cercana o similar afecten a los hombres. Según
este criterio, si hablamos de muertes de mujeres hay que hablar de muertes de
hombres, si hacemos referencia a la precariedad del trabajo de las mujeres hay
que hablar de algo negativo que afecte a los hombres en el terreno laboral, si
tratamos el tema de la salud o de la vida medida de las mujeres, hay que
hacerlo también con la de los hombres. Ellos no sólo son protagonistas, sino
que además son “protagoristas”
, en el sentido de que, según se deduce de sus
palabras, son fieles seguidores de Protágoras y de su planteamiento: “El hombre
es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son y de las que
no son en cuento que no son”
. Cuanta verdad… ¡Se han quedado en el siglo V antes de nuestra era!

Lo que le ocurre a las
mujeres es porque las cosas son así
, y por lo tanto es una tontería y una
pérdida de tiempo dedicarse a ello. Un ejemplo muy claro lo hemos visto en el post "Estampida de género" sobre la avalancha humana en una fiesta de Halloween y la muerte de cuatro chicas.

– Cuestionar comportamientos claramente y objetivamente negativos llevados a cabo por los hombres es odiar a los hombres. Para
ellos mejor callar, aunque sea para amparar una conducta negativa, que hablar y
cambiar dicho comportamiento
. Lo importante, según su posición, es no cuestionar
a los hombres,
aunque eso conlleve que continúe el problema y que los hombres
sigan también sufriendo esas consecuencias.
Da igual lo que se plantee, si se
critican ciertas conductas reprobables y objetivas que hacen algunos hombres, por ejemplo la
violencia de género, en realidad interpretan que “se está criticando con sarna
a los hombres”,
incluso hay quien habla de “misandria”. Le temen más a los
lodos que a los barros, porque en el fondo saben que sus pies son del mismo
material.

Su posición es tan paradójica
que ellos mismos utilizan como argumento las consecuencias de la desigualdad
que sufren los hombres
(mayor tasa de mortalidad general, menor esperanza de
vida media, mayor incidencia de accidentes laborales y de tráfico, mayor tasa
de suicidio…), pero no para avanzar hacia la igualdad, sino para no hacer nada
y cuestionar a la igualdad y a quien sí trabaja por ella.

Llaman la atención de que no
se habla de un tema
(cuestiones que afectan a los hombres), pero no para hablar
de dos (la igualdad para hombres y para mujeres), sino para no hablar de
ninguno.

-Siempre han contado con la complicidad
del silencio, pero también se les ha acabado ya
.

Los hombres
rana no nos arranamos.
A diferencia de la razón de la fuerza planteamos
nuestros argumentos con la fuerza de la razón, y además somos hombres que vivimos
nuestra masculinidad con más felicidad,
que no rezumamos ese sudor avinagrado
que impregna muchas de sus palabras, entre otras cosas porque aceptamos y somos
conscientes de que hay muchas personas que no piensan del mismo modo
. La
diferencia está que en lugar de criticarlas e insultarlas le damos argumentos y
razones para que, si quieren, reflexionen.

Quizás fuera mejor el insulto y el
descrédito, pero hemos salido rana. ¡Qué le vamos a hacer!

Advertisements

37 thoughts on “Hombres rana

  1. Interesante catálogo. Lo que pasa es que no cuesta nada hacer uno similar sobre las características de algunos hombres rana:
    – Actitud paranoica: cualquier crítica que no comulgue con la doctrina feminista tiene que ser considerada como oponerse a las mujeres, complicidad con los hombres que asesinan a sus parejas, y además se trata automáticamente de una crítica es del siglo V antes de cristo. Cualquier desigualdad mencionada que sufren mayoritariamente los hombres queda etiquetada automáticamente como “neomachismo”.
    – Las mujeres como más valiosas: cuando la mujer es víctima el asunto merece prioridad absoluta, estadísticas detalladas del INE, partidas presupuestarias, y un ministerio si se tercia; cuando el hombre es víctima el asunto conviene ignorarlo o, en casos extremos, ocultarlo (nota bene: querer para hombres y mujeres el mismo tratamiento ante la ley no es usar a los hombres como referencia, es usar a los seres humanos como referencia. El feminismo todavía parece que no lo ha aprendido).
    – Lo que le ocurre a los hombres es porque las cosas son así, y lo que le ocurre a las mujeres es por machismo. Si hay minoría de estudiantes universitarios varones las cosas son así (o sencillamente ellas lo valen); si hay minoría de mujeres en carreras técnicas se trata de una desigualdad fruto del patriarcado que hay que cambiar. Si las mujeres obtienen mejores resultados en el mundo académico las cosas son así (o ellas lo valen); si los hombres obtienen mejores resultados en el mundo empresarial es por machismo. Si los índices de mortalidad son mayores en el caso de los hombres que en el de las mujeres, así son las cosas; si mueren cuatro pobre chicas en una estampida, la estampida es “de género”.
    – Cuestionar comportamientos claramente y objetivamente negativos llevados a cabo por las mujeres es oponerse a la igualdad. Si se critica un sistema jurídico que incentiva (económicamente, por ejemplo) las denuncias falsas por violencia de género, en realidad interpretan que “se está criticando con sarna a todas las mujeres”. Si se critica la metodología del CGPJ sesgada a favor de minimizar los datos sobre denuncias falsas, en realidad interpretan que se está a favor de la violencia contra la mujer.
    – Su posición es tan paradójica que cuando les plantean situaciones de desigualdad, las etiqueta como “oponerse a la igualdad”. Cuando les pagan por defender la igualdad, trabajan defendiendo la discriminación.
    – Presuponen que hablar de un tema que afecta a los hombres tiene la intención de no hablar de ese tema, y acto seguido demuestran su compromiso con el bienestar de hombres y mujeres… ignorando ese tema.
    – Hablan de la complicidad del silencio que ha desfavorecido tradicionalmente a las mujeres, a la vez que mantienen un silencio sepulcral sobre lo que desfavorece a los hombres.
    – En la línea de la doctrina feminista, presentan argumentos que no se pueden falsar. Si disminuye el número de víctimas, es la prueba evidente de que la LVG es necesaria. Es de esperar, por tanto, que este texto será calificado de neomachista (porque, ya se sabe, un hombre que defiende la igualdad de trato con independencia del sexo es que oculta algo).
    No se engañe: aquí quienes defendemos la igualdad somos otros. Los que a diferencia del dogma sobre la razón planteamos nuestros argumentos con la razón sobre el dogma.

    Like

  2. Se me ha quedado cojo lo de la falsación, así que lo pongo aquí: Si amumenta el número de víctimas, es la prueba evidente de que la LVG es necesaria. Si disminuye el número de víctimas, es la prueba evidente de que la LVG es necesaria.

    Like

  3. Efectivamente 8888 (por cierto, curioso nombre para defender la igualdad o lo que sea), estamos de acuerdo en que su texto es un claro ejemplo de posmachismo, en eso coincidimos. Y lo es, no por criticar otras posiciones que no comparte, la libertad conlleva esa posibilidad y de hecho, si ha leído bien el post “Hombres rana” verá que al final lo digo y lo respeto. Su texto es un panegírico del posmachismo porque utiliza la crítica revestida de igualdad para atacarla y reivindicar la desigualdad. Es además muy característico bajo esa referencia de que todo lo que no sea hablar de los hombres es ir contra los hombres, (ya sabe, Protágoras, siglo V aC). Y además, lo es porque utiliza los argumentos propios del posmachismo, que no aportan anda nuevo, sino que utilizan la argumentación que se da desde las posiciones a favor de la igualdad, para darle la vuelta, manipularla y desviar la atención. Si tan convencido está de su posición, sea capaz de elaborar una argumentación que no parta del “y tú más”, debe ser muy sencillo ante una “injusticia” tan grande como es hablar de la igualdad para mujeres y para hombres. Claro, se me olvidaba, es más fácil hablar de que las posiciones a favor de la igualdad son un dogma, en lugar de dar razones en contra. En eso también estoy de acuerdo.
    Se le olvida un pequeño detalle en todo su planteamiento, y es que somos muchos hombres los que trabajamos por la igualdad, le aconsejo que se dé un paseo por todos los “Grupos y Redes de hombres por la Igualdad”, y verá que buscamos la Igualdad para hombres y para mujeres, y que entre esas muchas acciones está tratar de acabar con todas esas consecuencias negativas que la desigualdad genera a los hombres, y que usted y otros muchos como usted, sólo mencionan para justificar que no se haga nada para corregir las consecuencias negativas de la desigualdad en las mujeres que, como usted podrá concluir, son más y llevan más tiempo entre la normalidad de una sociedad amaurótica al problema y muda ante sus consecuencias.
    No sé cómo usted dice que defiende la igualdad sin atender las causas de la desigualdad, pero no me sorprende tampoco que no sea capaz de ver lo que la historia y todas las instituciones internacionales recogen aún en el presente como desigualdad en las mujeres. Pero no debe parecerle suficiente cuando, además, se muestra dubitativo frente a su realidad, y en cambio pretende presentar que la desigualdad afecta fundamentalmente a los hombres. Perdón, se me había olvidado que para usted y otros muchos como usted, todas las instituciones internacionales y todo el que no mantenga lo que ustedes dicen estamos corroídos por el feminismo.
    Pero lo que me hace cada vez más gracia, es que sigan con ese argumento de que adoptar medidas contra la desigualdad dirigidas a quien más la sufre es ir contra los hombres, y no considerar lo que les pasa a ellos. Ya lo he dicho en el post, para usted y otros muchos como usted, si se habla de algo relacionado con las mujeres hay que hacerlo también y al mismo tiempo respecto a los hombres. Lo que me extraña es cómo aún no han dicho nada de por qué el 19 de octubre se celebra el “Día Internacional contra el cáncer de Mama”, y en cambio no se dice nada de la prevención del cáncer de próstata. No se descuiden, hagan algo también en ese sentido.
    Otra de los hechos que demuestran que no tiene interés, ni usted ni otros muchos como usted, en la solución de los problemas son sus comentarios sobre la Ley Integral contra la Violencia de Género. Hablar de que el “sistema jurídico incentiva las denuncias falsas”, cuando tanto el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado han demostrado que estas nos llegan al 0’5% (imagino que son instituciones también corroídas por el feminismo), y que el total de las denuncias que se ponen cada año sólo representan el 20% del total de casos, es una clara demostración de que les importa muy poco este tema. Usted mismo lo ratifica al hacer referencia a que contar con una ley que aborda un problema y que adopta medidas para reparar a las víctimas es incentivar la denuncia falsa, argumento tan pobre y tan absurdo como decir que el sistema potencia los accidentes de tráfico para que la gente cobre las indemnizaciones correspondientes.
    Pero como todo le parece poco, insiste en sus planteamientos con otros datos que usted llama “falsación” recurriendo a Karl Popper. Y dice, “Si aumenta el número de víctimas, es la prueba evidente de que la LVG es necesaria. Si disminuye el número de víctimas, es la prueba evidente de que la LVG es necesaria”. ¿Dónde está la falsedad?. Imagino que también debe ser una “falsación” el uso de las vacunas, por ejemplo, porque si hay una epidemia y aumentan los casos de una enfermedad infecto-contagiosa, desde el punto de vista de la salud pública se recurre al uso de las vacunas, y al actuar de manera preventiva los casos disminuyen, lo cual demuestra la necesidad de recurrir a la vacunación sin abandonar, por supuesto, la atención y el tratamiento de los casos. A partir de ahora eso es una “falsación”, según su teoría. Nada tiene que ver la causa y el efecto.
    Usted, y otros muchos como usted, sigan con sus argumentos, por mi parte encantado de contribuir a la reflexión, pero entienda que otros hombres (y mujeres) seguiremos trabajando por la igualdad sobre las referencias de una realidad que nadie inventa ni manipula. Aunque luego usted y otros como usted digan eso de que todo lo que se hace es para atacar a los hombres y que la igualdad la defiende usted y otros como usted.
    Ya sabe, algunos les hemos salido rana.

    Liked by 1 person

  4. Magnífico Sr. Lorente, c laro y contundente. Claro el post y contundente el comentario. Desafortunadamente de lo que abunda son hombres posmachistas no abiertos al conocimiento y plantear nuevas opciones igualitarias y escasean hombres “rana” , mientras tanto las mujeres que creermos en la igualdad y en el trabajo que se realiza para estar cada vez mas cerca de ella preferimos hombres rana.

    Liked by 1 person

  5. Miguel Lorente, muchas personas estamos verdaderamente agradecidas a su labor insustituible. Nos resulta un hombre lúcido, informado, sensato y luchador; una maravilla, la verdad. No pierda el tiempo con perfiles como el de 8888, son personas demasiado obtusas encerradas en su rollo viejo y cansino, con mucho miedo a perder el bobo privilegio de ser siempre el centro de atención. En realidad, adolescentes que no han sabido crecer y asimilar los cambios y las relaciones igualitarias con sus parejas femeninas. Nuestra educación ha sido y por desgracia sigue siendo, en este sentido, brutalmente dañina, para hombres y mujeres. Con poner la tele cinco minutos se puede ver. Por eso los hombres como usted son imprescindibles. Ánimo y cuente con el apoyo de mucha gente un poco normal, con capacidad para percibir la sociedad y consciente de lo que ocurre REALMENTE todavía respecto a la mujer.

    Like

  6. El final del post si lo he entendido. Pero creo que el titular se puede mejorar. Me parece el resultado de la metonimia. Y aunque estoy de acuerdo en que el sistema machista comienza entre los varones, y es cierto que los hombres rana bucean; también creo que muchas mujeres son cómplices. Soy dura en este aspecto precisamente porque el autor del post no ha tenido ninguna duda en prescindir de ciertas referencias. También de las simbólicas.
    Sreck me pareció una tapadera didáctica.

    Like

  7. Estamos tan apegados a nuestros impulsos atávicos, tanto los hombres como las mujeres, que cualquier intento de reformar a la sociedad mediante la implementación de nuevas leyes está condenado a generar no poca melancolía entre quienes pretenden que prevalezca cierto grado de racionalidad. Siempre habrá un machista, un nacionalista, un socialista…etc apegado a su ego primordial en no pocas ocasiones disfrazado de causas y efectos, para el individuo en cuestión, indiscutibles. Pero, por desgracia, nadie está a salvo de la irracionalidad porque nadie está a salvo de su propia humanidad. Un hombre rana es poco menos que una quimera ambulante, por no decir hidrodinámica; un hombre o una mujer completamente racionales, seres marginales al límite de la psicopatía. No quiero no pensar en cómo sería la relación afectiva de dos seres humanos por completo atenidos al curso controlado de sus pensamientos. ¿Es que un Premio Nobel está a salvo del acoso de los celos? ¿Es que un socialista descreído puede presumir de que le importa un pimiento que su mujer se quede con la casa? ¿Es que una liberada comehombres puede pasar por verse despreciada por el chulo de turno?
    No, las charcas son para los batracios pero ni el más indiferente de los sapos-humanoides podría quedarse al margen en tiempo de coyunda por el prurito de ser progresista de amplias miras y de no menores inhibiciones filantrópicas. Reconozcámoslo: siempre habrá comportamientos violentos y ansias de dominio porque la distancia que nos separa de la sabana, el hambre cotidiana y la inconsciencia libidinosa se mide aún en milenios y no en eones.

    Like

  8. “Los hombres rana no nos arranamos. A diferencia de la razón de la fuerza planteamos nuestros argumentos con la fuerza de la razón, y además somos hombres que vivimos nuestra masculinidad con más felicidad, que no rezumamos ese sudor avinagrado que impregna muchas de sus palabras, entre otras cosas porque aceptamos y somos conscientes de que hay muchas personas que no piensan del mismo modo. La diferencia está que en lugar de criticarlas e insultarlas le damos argumentos y razones para que, si quieren, reflexionen.”
    ,magnifico señor Lorente, que pena que no todo el mundo sepa explicarlo igual de bien que unted
    saludos

    Like

  9. “Los hombres rana no nos arranamos. A diferencia de la razón de la fuerza planteamos nuestros argumentos con la fuerza de la razón, y además somos hombres que vivimos nuestra masculinidad con más felicidad, que no rezumamos ese sudor avinagrado que impregna muchas de sus palabras, entre otras cosas porque aceptamos y somos conscientes de que hay muchas personas que no piensan del mismo modo. La diferencia está que en lugar de criticarlas e insultarlas le damos argumentos y razones para que, si quieren, reflexionen.”
    ,magnifico señor Lorente, que pena que no todo el mundo sepa explicarlo igual de bien que unted
    saludos

    Like

  10. Estupendo que sepa relacionar falsación con Popper; lamentablemente, más útil le resultaría saber en qué consiste, más allá del nombre o las etiquetas. “Falsación” no significa “falsedad”, a pesar de que usted los trata como si fueran lo mismo. Usando su propio ejemplo: si hay una epidemia, aumentan los casos de enfermedad infecto-contagiosa, el Ministerio de Sanidad proclama que utilizando el tratamiento XYZ el problema disminuirá, y después de utilizar el tratamiento los casos NO disminuyen, la hipótesis del Ministerio ha quedado falsada. Así de simple. No hay causalidad entre XYZ y la disminución de los casos, por muy verosímil que pareciera de entrada. Si además se comprueba que tiene efectos secundarios bastante problemáticos, la FDA, la EMEA o la AEMPS casi con toda seguridad retirarán el producto del mercado para proteger la salud pública: es inmoral mantener un tratamiento ineficaz que además conlleva efectos secundarios.
    Si no hay posibilidad de falsación, es decir, de discernir si la hipótesis es correcta o no, entramos en los dominios del dogma. A veces utilizados con buena intención (“porque lo que dios quiere es bueno”), a veces por intereses (“porque me voy a forrar con el tratamiento aunque no funcione”). Pero dogma al fin y al cabo. La LVG se presentó como una herramienta para disminuir el número de mujeres muertas a manos de sus parejas. Y los datos, desafortunadamente, la han falsado. ¿Cómo la presenta el feminismo? Dogmáticamente: si las muertes disminuyen, es la prueba de que la LVG es necesaria; si las muertes no disminuyen, es la prueba de que la LVG es necesaria. Imposible de falsar, imposible definir un escenario en el que la hipótesis se probaría falsa. Dogma, en una palabra. Una mayoría de sus defensores lo harán de buena fe (como creo honestamente que es su caso), y alguna minoría lo hará porque saca tajada de ello (no olvidemos que se ha repartido mucha pasta con este asunto). Pero eso no cambia el asunto: la LVG quedó falsada con los hechos. Pero en temas de género no hay una FDA, EMEA o AEMPS que obligue a retirar el tratamiento ineficaz.
    Y en el tema de la violencia de género tampoco quiero entrar, aunque sería muy útil, en otros asuntos que merecerían una reflexión bastante más detallada que la que se hace desde los organismos públicos y los medios. Por ejemplo, si hay datos para cuestionar la premisa de entrada: http://www.escorrecto.org/ Si verdaderamente está usted abierto a la reflexión, échele un vistazo (crítico, si quiere, pero al menos objetivo).
    Cuando se hizo la LVG, yo hice una predicción (no tengo pruebas de ello y no tiene por qué creerme, obviamente, aunque es verdad) que lamentablemente acabó confirmándose: el número de mujeres muertas no disminuirá, e incluso podría aumentar. ¿Por qué? Porque dice combatir un problema (el machismo) y lo que hace es reforzarlo: consagra con rango de ley el concepto de la mujer como ser débil que necesita de especial protección. Más inteligente habría sido plantear el asunto en términos distintos: “hay un problema muy grave de PERSONAS que mueren a manos de sus parejas. ¿Qué hacemos al respecto?” Una hermosa oportunidad echada al garete para que los organismos públicos hubieran dado ejemplo de tratar a los individuos por sus ACTOS con independencia de su sexo, y por tanto reforzar la idea de igualdad. Ya fuera por torpeza, por cerrazón dogmática o por intereses ocultos (se ha dado mucha pasta), una oportunidad perdida para atajar el problema desde una perspectiva más amplia.
    Más planteamientos de dudosa falsabilidad: si defiendes la igualdad de tratamiento ante la ley, eres neomachista y te opones a la igualdad. Desde una posición feminista dogmática, tal vez tenga sentido. Desde una posición igualitarista, no. Aunque, pensándolo un poco, aquí el dogma feminista si abre una puerta a la falsabilidad: si aceptas que haya privilegios legales que intenten requilibrar los desequilibrios en las áreas que mayoritariamente sufren las mujeres, combinados (esto es importante) con OPONERSE a requilibrar los desequilibrios que mayoritariamente sufren los hombres, entonces estás a favor de la igualdad. Y yo me pregunto: ¿Por qué? ¿Por qué una mujer como Erin Pizzey, pionera en la creación de casas de acogida para mujeres maltratadas, cuando crea casas de acogida similares para hombres maltratados recibe la feroz oposición de los grupos feministas, teniendo incluso que abandonar el país bajo amenazas de muerte? ¿Qué clase de “buscar la igualdad para hombres y mujeres” es esa?
    Con respecto a las denuncias falsas, personas tan poco sospechosas de “neomachismo” como Rosa Montero en la columna que escribe en El País ya presentó el problema hace tiempo: el sistema está planteado de tal forma que en los procesos de divorcio sale a cuenta presentar una denuncia por malos tratos (los haya habido o no), hay muchas mujeres que hacen uso de esa opción para conseguir mejores condiciones, y hay abogados que directamente lo aconsejan. Si no me cree a mí porque me considera “neomachista”, pregúntele a ella por qué arriesga su reputación pública escribiendo falsedades políticamente incorrectas. Sé que el CGPJ ha hecho estudios al respecto; pero si la metodología del CGPJ no ha cambiado con respecto a hace un par de años, sus conclusiones son sencillamente inútiles: se hizo el estudio de las denuncias falsas utilizando una muestra de denuncias que llegaron a sentencia. Ese sesgo de entrada excluye a TODOS los casos de denuncias retiradas, incluyendo éste: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/11/06/actualidad/1352194961_124587.html Así que si el CGPJ le aplica el mismo celo metodológico a todos sus estudios sobre este asunto, tal vez necesiten un cursillo sobre metodología científica. Con ese nivel de “demostración”, volviendo al tema médico, el medicamento jamás se aprobaría. Y con respecto a esa noticia, por cierto, dos cositas:
    – Si eso no son incentivos, que venga dios y lo vea.
    – Las mujeres que hayan hecho exactamente lo mismo pero por su propia cuenta, han creado víctimas del otro género. Que existen, aunque sean invisibles.
    Por último, un pequeño detalle: que yo niegue que existe desigualdad se lo saca usted de la manga. Que yo niegue que los problemas de desigualdad afecten globalmente más a las mujeres se lo saca usted de la manga. Y debo confesarle que, según su definición, yo también soy un hombre rana: planteo mis argumentos con la fuerza de la razón, vivo mi masculinidad con felicidad, acepto y soy consciente de que hay muchas personas que no piensan del mismo modo, y doy argumentos y razones para que, si quiere, reflexione. No, no hace falta ser feminista para tener esas características. Con respecto al sudor avinagrado, ahí dudo si cumplo el requisito para ser hombre rana: el mío tiene un nivel de acidez similar al del feminista promedio, no sé si es lo suficientemente bajo.

    Like

  11. El post comienza explicando en el segundo párrafo: “cuando la vida nos besó con la igualdad, en lugar de convertirnos en apuestos príncipes dispuestos a todo para mantener nuestros privilegios y retener a nuestras doncellas, nos convertimos en ranas, en hombres rana”
    Ahora me entero de que el apuesto príncipe era en realidad un villano. No, no creo que haya que ir por ahí besando ranas. Creo que tanto el príncipe como la princesa se encontraban solos. Bien porque el pueblo dormía o porque solamente era tierra y un poco más.
    Y 8888, tras el diálogo mantenido, se refiere a la LVG.
    ¿Igualdad? La igualdad podría reflejarse socialmente en la medida en que se hubiera conseguido la independencia económica de la mujer. Lo que no se consiguió, salvo en contadas excepciones. Actualmente, el predominio es el envilecimiento general.
    Aprovecho para apoyar la alusión a Rosa Montero en cuanto al aprovechamiento del defecto sistémico y sistemático para deformar a su favor la realidad y acomodarse a costa de las víctimas utilizando a un tercero.
    No es real una dialéctica basada en posicionamientos masculinos pero es prácticamente imposible buscarla en el ámbito femenino.
    Por mucho que 8888 nos presente un tipo de mujer que existe invisibilizada, que emplea la violencia contra el hombre o varón; la torta de cada día es que se promociona a la mujer que atenta contra la mujer. Y lo sorprendente es que los hombres rana no arranados, respondan con tanta complacencia. Tan culpable es el varón que se cree con derecho a cargar su ira contra la libertad y los derechos de los más vulnerables como la mujer que estimula la cosificación de la feminidad y más aún, la que vive parasitariamente y medra a costa de promover una nueva víctima.
    Que la ley se queda corta, depende. Si no funciona un sistema de prevención que existe pero continúa sin articular y desprovisto de función y poder. Y, por otra parte se mantengan sin juzgarse la tortura y la complicidad, continuará sin los apoyos que requiere.
    A la pregunta del periodista Jose Luis Merino ”
    -¿La venda que tapa los ojos de la Justicia es de tela transparente?”, el escritor Andreu Martín, respondió:
    -“No hay tal venda. Se trata de una tirita que protege una pequeña herida que la Justicia se hizo al afeitarse. Porque la Justicia es macho.”

    Like

  12. Le explicaré mi agravio, Sr. Llorente. Yo, hombre, vivo en una gran ciudad. Mi nivel de estudios, inteligencia y nivel cultural están por encima de la media. Me ocupo de mis hijos y de mi casa del mismo modo que mi mujer. Cobro menos que mi mujer y trabajo más, pero en mi casa reina la igualdad s.s. En un momento de nuestra vida nos planteamos la separación. Yo no quería convertirme en un padre cada 15 días, así que planteé la custodia compartida, lo cual no le hizo mucha gracia a mi mujer. Consulté a dos abogados y ambos coincidieron: solo con el permiso de mi mujer podría disfrutar de la custodia compartida y jamás me darían la custodia exclusiva a mi. Perdería el “pack”: piso, hijos y dinero. Al final nos reconciliamos y no hubo caso. Sigo disfrutando y cuidando de mis de mis hijos.
    Ahora, como agraviado, no puedo evitar cierta mueca cada vez que oigo la palabrería que acompaña las políticas de género. Lo más importante de mi vida se encuentra condicionado por estas políticas, que poco tienen que ver con la igualdad. Me encantaría que los organismos que velan por la igualdad se ocuparan también de casos como el mío, que no son pocos. ¿Cuándo se ocuparán estos organismos de este tema?
    Contésteme, por favor, Sr. Llorente, que soy medio rana

    Like

  13. Me parece muy acertado el contenido de este artículo; lo suscribo totalmente. En los tiempos de “retroceso histórico” que corren me parece muy oportuno.
    Confiemos en que las palabras de Victor Hugo, referidas al derecho de igualdad, se hagan pronto realidad:
    “No hay nada más poderoso que una idea cuyo momento ha llegado”.

    Like

  14. A propósito de la Justicia, recomiendo a aquellos que aún no hayan visto, independientemente de su Sexo y de su seso, la entrevista realiazada por el escritor Manuel Rivas al Juez Magistrado de la Audiencia Nacional D. Baltasar Garzón, que vean el siguiente documental dirigido por Isabel Coixet. Es muy instructivo y útill. Muestra como los grandes hombres, al igual que las grandes mujeres, desde Jesucristo, Poulain de la Barre, Olympia de Gouges y muchos y muchas más, han tenido que pasar tradicionalmente por “calamidades”, muy evitables por cierto. Nadie mejor que él para hablar de la Justicia.


    Like

  15. Me parece cuando menos extraño que en este blog se admitan todas las entradas sin moderación. Hoy existen medios sobrados para evitar comentarios como estos, por ejm. “MUJER LOGRA PERDER …”; qué significa esto? ¿Son acaso amenazas veladas, al estilo de las padecidas por todos aquellos que abogan por un mundo mejor, más justo y igualitario para todos/as??
    Me parece muy injusto que se hable aquí, solo de la parte que interesa -a algunos comentarios me refiero-. En mi caso tengo muchas amigas, que habiendo decidido separarse se marcharon de sus casas con lo puesto, “con una mano alante y otra atrás”, a pesar de haber sido ellas quienes se quedaban a cargo de sus hijos e hijas, le dejaron “a él”, al “principe”, en su “dulce hogar”, un hogar siniestro, hartas de aguantar cuernos e infidelidades, las cuales también -como en muchas otras cosas se valoran de modo diferente si las comete un hombre, a si las comete una mujer. Muchas mujeres no denuncian la violencia o, mejor dicho el terrorismo machista, y algunas de ésas que no denunciaron las vemos luego en los periódicos “como un número más” de una larga cifra que no se quiere parar.
    No hay peor problema que el que no se quiere ver.
    Para muchos, supongo, lo “peor” es que Miguel Lorente “es un Hombre” y, por ello, precisamente, no lo pueden acusar de ser “juez y parte” en una cuestíón que, supuestamente, es una cuestión que sólo no atañe o concierne a las mujeres. Supongo que por eso es tan “peligroso”.
    Ojalá existieran más hombres como él; así las feministas, las mujeres rana, tendríamos un poco más de sosiego.

    Like

  16. No sé si sentirme aludido en el último comentario de Otra Mujer Rana. El caso es que conozco tantos hombres infieles (añadiría celosos/as, desequilibrados/as) como mujeres.
    Yo sigo con ese problema de la posibilidad de quedarme sin mis hijos ante una posible separación. Es una auténtica espada de Damocles. Y esto me pasa por haber nacido con pene, no por ser infiel, ni por denigrar, ni maltratar, ni dejar de cuidarlos.
    Si existen organismos dedicados a la verdadera igualdad, me gustaría que trataran este tema. Y que lo hicieran de una vez por todas. Saludos

    Like

  17. No se preocupe “K”, tal y como está planteado el actual sistema-legal patriarcal español veo difícil que usted se quede sin sus hijos. Como sabe, incluso se “consiente” actualmente en nuestro sistema el que “un maltratador” tenga la custodia compartida, pues desgraciadamente son muchos los que no ven la relación entre maltratar a “su mujer” -la propia- (casados o no, con o sin papeles, ya me entiende la historia es la misma) y ser un mal padre.
    No se quiere ROMPER con la idea de que “un MALTRATADOR NO TIENE POR QUÉ SER UN MALPADRE”. Extraño, no le parece.
    Así que MALO, MALO, MALÍSIMO debería ser usted para que le “quitaran a sus hijos”.
    Por cierto, hace unos días salió una noticia en el periódico LA PROVINCIA, a una MUJER ESPAÑOLA su marido español la denunció por presunto “secuestro” al llevarse a su hijo menor de edad con ella, desde Alemania, su marido también español reside en Alemania. Esta joven de 24 años fue detenida en Gran Canaria, previamente le quitaron a su hijo, y se lo devolvieron al padre, la familia de ella no sabía nada del menor desde entonces; mientras tanto esta mujer joven y madre de 24 años, espera encarcelada para ser extraditada a Alemania; este titular fue publicado por B. Valcarce.
    Pero seguro que esto a “K” no le importa, ¿verdad?

    Like

  18. No lo se keuper:
    Yo no he cobrado pensión. Pero también es cierto que no la he exigido y también que no la he podido exigir sin perder a cambio seguridad. Las dos cosas son ciertas. De no tener en cuenta la primera ¿la hubiera exigido?¿Hasta qué punto hubiera llegado? Cada caso es un mundo. Yo pienso que la ley se generó para proteger a la mujer madre frente a un dominio económico patrimonial por parte del marido. Cuando ese dominio se reduce a una nómina y a un contrato hipotecario legal casi terminado, o sin terminar e incluso recién comenzado, la perspectiva deja de ser la que inicialmente quizás alumbró esta ley.
    Aprovecho la ocasión para agradecer el enlace de la entrevista realizada al juez D. Baltasar Garzón y a la útlima comentarista su intervención en favor de la prevención del maltrato contra la infancia. Más aún cuando puede fundamentarse o evadirse en el derecho de un adulto.

    Like

  19. Cuando hablo con mis amigas sobre estos asuntos siempre me tranquilizan “la LVG no está hecha para hombres como tú”, “tú nunca harías nada malo/a ti nunca te denunciarían”, “ambos sois razonables y no habría problema para una custodia compartida”. Pero el temor sigue ahí, porque ese sistema “patriarcal” (¿?) beneficia a la mujer en estos casos. Pura indefensión para el hombre. Efectivamente, Belén, la ley se hizo para proteger a la mujer ante el dominio económico del hombre, pero la realidad ha cambiado tanto que ya no se puede aplicar la ley a discreción. Y de vuelta a la demagogia y a la palabrería. Vuelve a aparecer el maltrato ligado al ADN masculino cuando se habla de separación, ¿de verdad es necesario? Apenas sé lo que es el maltrato: conozco tan solo tres casos (ojo, en uno es él el maltratado y han acabado compartiendo custodia), pero sí sé lo que es el divorcio y si sé lo que en su día me dijeron los abogados que consulté, y no es otra cosa que, en la práctica, mis hijos pertenecen a su madre, a no ser que me los ceda para una custodia compartida. Se parece al permiso de maternidad, aquellas 16 semanas. Con mi primer hijo disfruté de seis, pero solo porque mi mujer me las regaló. Tal y como está montado el sistema, el hombre queda relegado desde el principio, POR LEY, de la paternidad. ¿Qué tal si legislamos una igualdad de facto alrededor de este asunto? No gusta a cierto sector feminista, lo sé, por eso soy sólo medio rana.
    En cuanto al caso de esta mujer detenida en Canarias, la noticia no profundiza mucho (es poco más que un teletipo), pero no parece que se tratara de unas vacaciones. (llama la atención que las alegaciones vayan encaminadas a defectos de forma). He de decir que yo también denunciaría a mi mujer si se lleva a mis hijos al extranjero tras romper la relación. ¡Nos ha j…dido! ¿Posee acaso ella la patria potestad de ese hijo? ¿Tiene permiso para llevárselo de su lugar de residencia sin saber si va a volver? Lo siento, pero estas son cosas que se deben acordar. Si cambiaras a los protagonistas (él secuestrando, ella sola en Alemania), ¿seguiría pareciéndote un escándalo? Ya entiendo, a esto te refieres por sistema patriarcal: un hombre relegado en la paternidad, desde el nacimiento hasta el litigio. No mola. Este sistema no nos viene bien a ninguno: ni a los hombres que reclamamos vivir nuestra paternidad de manera responsable e igualitaria ni a vosotras, que os carga con los hijos sin poder avanzar en ningún ámbito (laboral o personal). Pues hay que acabar con los flecos del sistema patriarcal ese, ¿qué tal si nos ponemos con el tema de la custodia compartida? ¿Manos a la obra?

    Like

  20. Les recomiendo la lectura del libro “La dictadura de genero”del ex juez Francisco Serrano,para entender por donde transita intelectualmente el señor Lorente.

    Like

  21. Me pregunto qué pensarían algunos de los que participan por aquí si se “le diera la vuelta a las cifras”. Sí, en lugar de ser mayoría los hombres que asesinan o maltratan mujeres (y, por ende, a los niños/as que conviven con ese maltratador) en el seno de una relación “afectiva” fuese a la inversa. ¿Qué dirían estos mismos hombres que al parecer siguen “sin comprender” el concepto de género? Cuando una mujer llega presuntamente a matar a su pareja en el contexto de una relación de maltrato habitual, estos mismos hombres ponen el grito en el cielo. Sin embargo, NO ponen el grito en el cielo cada vez que las mujeres son asesinadas de forma sistemática en estas “relaciones afectivas” por su pareja o expareja varón, víctimas de la violencia o, mejor dicho, del terrorismo machista. Aqui no ponen el grito en el cielo, sospechosamente. Muchos de quienes aquí, en este blog participan lo hacen con un claro objetivo de descrédito, por una de las pocas leyes positivas que defiende la igualdad entre los sexos y que existen en nuestro país. De este modo, cuando la “Igualdad” deja de ser un principio moral, para ser un derecho efectivo, positivo, exigible por ley, obviamente es este momento los “defensores y beneficiarios” del poder patriarcal establecido sacan “sus armas”. La igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres es aún hoy en nuestras sociedades “una entelequia”, las estadísticas hablan por sí mismas. En el hipotético caso, de que las mujeres que hoy sufren maltrato cansadas de aguantar más humillaciones, vejaciones, torturas, malostratos y amenazas de muerte, comenzaran a ejercitar la legítima defensa y le dieran la vuelta a los números, este grave problema social se pondria en la categoría que debe estar: PROBLEMA DE ESTADO.

    Like

  22. En relación a vuestros útlimos comentarios, quiero decir que me resulta incómodo dirigirme a keuper o a increíble pero cierto. Pero mi crítica no es en cuanto a la ley, sino en cuanto al sistema de prevención. Denuncio que se le ha desprovisto de función previa desarticulación. También denuncio que en el S.XXI la tortura no sea objeto de enjuiciamiento.
    Y tengo la sensación de que la ciudadanía tiende a inhibirse en lugar de unirse con más fuerza frente a la infamia.
    En cuanto a lo que comenta keuper pienso que el varón continúa caminando unos pasos por delante de la mujer. Hay que considerar que en España el sistema social continúa siendo machista. No solamente a nivel profesional. En general a las mujeres se nos exige más también a nivel familiar y dentro de casa. Y somos noticia generalmente por desgracia. No encuentro a las mujeres en las cabeceras de los periódicos. Entiendo que no interesa su trascendencia. Y que muchas, sabiéndolo, se dedican a sacar su tajada a costa de engordar balances negros. Desde mi punto de vista, este es el drama.
    En cuanto a la infancia, nuestra obligación es velar por sus derechos. Y en mi opinión, ante un asunto tan sensible y trascendente, quien no asume su parte de responsabilidad debe de pasar a disposición judicial. Soy testigo de un caso de fobia diagnosticada por acoso escolar sobre el que no se actuó. La táctica del ministerio fiscal fue que la culpa de que el alumno se negase a continuar tomando medicación tranquilizante recayese en la familia. En fin, algunos se creen libres de pasar a disposición judicial por formar parte del mismo. Una chica acaba de suicidarse con 16 años en Ciudad Real. Y cuántos casos continúan sobreseídos en juzgados, acumulando polvo en instancias policiales, consultorios médicos o federaciones de asociaciones de padres. Imagínense cuando el maltratador es un progenitor o ambos

    Like

  23. Claro que sí Belén. El problema es que, aun estando todos de acuerdo en el objetivo final – la igualdad de facto entre hombres y mujeres -, nos resulta complicado consensuar un camino para llegar a él. Y eso hace que esta cuestión se polarice y sea difícil escapar de la postura aparentemente determinada por nuestro sexo. El que cruza la línea y se pasa al otro bando, según el autor, es el hombre rana. Bravo, hermoso ejemplo de comprensión –quizá extremo en algún caso- para entender el problema desde otro punto de vista. Ya me gustaría que todos (y todas!) pusiéramos un pie al otro lado de la raya. Acercaría posturas. Pero cuando nos alejamos de la equidistancia (ranas o no), aparecen los agravios y uno tiene que escuchar cierta perorata sobre los maltratadores masculinos como respuesta a mi exigencia de una legislación por la custodia compartida. Del mismo modo que los discursos nacionalistas radicales son una fábrica de fachas, ese discurso feminista es una fábrica de machistas (neo-, post-, meta-… como se quiera llamar). Los hombres aludidos y agraviados también reclaman su espacio y hasta rebautizan esta corriente del feminismo (mujerismo, hembrismo, femilistas, chochistas…), ciertamente más activo y beligerante que el clásico. Prefiero tonos más conciliadores, dado que el objetivo es común.
    Me cuesta teorizar sobre este tema, más allá del sentido común y de lo que veo a mi alrededor. Apenas conozco casos de maltrato y ninguno realmente grave. Malditos sean. La agresividad, la infidelidad, el desequilibrio o el odio, no son características exclusivamente masculinas, pero sí es verdad que el hombre tiene más fácil canalizarlas hacia la violencia. Y ahí está el maltrato. Por decir que existe también el maltrato (en cualquiera de sus formas) hacia los hombres o que existen las denuncias falsas (o la intimidación al amenazar con denunciar), no se subestima la abrumadora evidencia: que es la mujer la que recibe en la mayoría de los caso el maltrato.

    Like

  24. Te comentaré mi caso. Soy ingeniero. En mi oficina hay una proporción de 70% hombres y 30% de mujeres (me refiero a alta cualificación, no a secretarias ni los de mantenimiento). Cobran lo mismo que nosotros, pero son las primeras en salir. A la hora de echar horas extra, somos los hombres los que pagamos el pato (a mismo sueldo y más horas, resulta que cobramos menos que ellas, pero por ahí no va mi observación). Ellas salen a las seis para ir a por sus hijos o para acudir a inútiles cursos. En resumen, menos dedicación a la empresa y menos posibilidad de ascender. Por otra parte, los ascensos sólo parecen interesar a los hombres, comprobadamente más ambiciosos en mi sector. No es una acusación, es una observación. Yo prefiero estar con mis hijos, cobrar lo mismo y no ascender que “hacer lo que se supone que tiene que hacer” un hombre (trabajar más para llevar el pan a casa). Sí, el sistema puede seguir siendo machista, pero la mujer no es la única víctima.
    Por debajo de nosotros hay un ejército de personal no tan cualificado, obreros, formados plenamente por hombres que trabajan durísimamente haciendo túneles. Ahí hay más machismo (no laboral, sino social). No está muy extendido, pero puedo asegurar que el 5 o el 10% son machistas del núcleo duro, de la vieja escuela. Curiosamente, el porcentaje se dispara cuando más inmigrantes hay en las obras. Tendríais que oír ciertos comentarios. Pero dejad que se extingan los machistas old school (ellos no pintan nada laboralmente) e invadid los cargos de responsabilidad y dedicación plena. Matriculaos en carreras técnicas, que hay pocas ingenieras, porque es más fácil fracasar laboralmente como filósofa que como teleco. Un saludo

    Like

  25. Comparto el “espíritu” de este artículo, así como casi todos los publicados en este blog por su autor, al cual admiro y lo considero uno de mis referentes intelectuales. Conocí su obra allá por el año 2003; mucho antes de que fuese célebre por haber sido nombrado Delegado del Gobierno en el Observatorio de Violencia Estatal, uno de los grandes aciertos que tuvo el anterior gobierno de J. Luis Rodríguez Zapatero, al igual que haber nombrado un gobierno paritario, de hombres y mujeres, por primera vez en la historia de España.
    Hoy, 14 de Noviembre día de la Huelga General, las feministas incansables continuamos trabajando libremente, gratis por aquéllo en lo que creemos.
    Hoy es un día oportuno para hacer un poco “de memoria histórica”. El feminismo como sabemos, es un “hijo no querido de la Ilustración” movimiento que dio lugar a la Revolución Francesa, uno de cuyos máximos exponentes fue Jean J. Rousseau, hoy los hijos e hijas de Rousseau, el padre de la doble moral patriarcal, no ven ninguna contradicción en que tras las Revoluciones Burguesas las mujeres aún hoy, ni siquiera aquí en nuestro loado mundo occidental aún NO DISFRUTEMOS de los mismos derechos y libertades en la práctica, en la realidad, en el dia a día. Efectivamente, Rousseau, uno de los teóricos principales de lesta denominada Ilustración, venerado aún hoy en las Universidades en las que aún se instruye y adoctrina en el sistema patriarcal, Rousseau como digo, por sólo poner un ejemplo, radical para lo que le convenía, y que ni siquiera admitía la fuerza como criterio de desigualdad, ilustrado que apelaba a la libertad como bien que nadie está autorizado a enajenar y que defendió la idea de distribuir el poder equitativamente entre todos los individuos -en masculino- afirmaba paradójicamente, por el contrario, lo siguiente: “la sujeción y exclusión de las mujeres es deseable. Es más construye el nuevo modelo de familia moderna y el nuevo ideal de feminidad” (Véase: “Fundamentos del Patriarcado Moderno. Jean Jacques Rousseau”, COBO, Rosa. Cátedra, col. Feminismos, Madrid, 1995, páginas 260-269).

    Like

  26. Una cosa más. La participación en estos blogs es LIBRE! Nadie está “obligado/a” a participar, lo “lógico es que uno participe en aquéllos blogs, clubs, sociedades o lo que sea en los que una o uno sea AFÍN. Me resulta difícil comprender que haya gente que sólo se dedique a participar en blogs para “criticar” o sojuzgar el contenido de los mismos, resulta cuando menos extraño; deben tener bastante “tiempo libre”. No debe sorprender que luego NO asciendan en sus empresas.
    Para finalizar, Hoy día de la Huelga General, recuerdo a todas las Mujeres, especialmente, que tras el supuesto “triunfo” de la Revolución Francesa, las mujeres que abogaron en la época por los derechos humanos de las mujeres, como Olympia de Gouges, por ejemplo, fueron guillotinadas, vilmente ejecutadas por los hombres. Para eso sí hubo “igualdad”. Hoy sigue pasando lo mismo, en las guerras, creadas y patrocinadas por los hombres, las mujeres somos las primeras víctimas, víctimas civiles, no militares, pues cabe recordar que un civil afectado por una guerra lo hace en inferioridad de condiciones, no por NO tener más fuerza física sino, sobre todo, por no tener las armas con las que defenderse.
    Hoy es un día oportuno y apropiado para hacer un llamamiento a las mujeres, especialmente, sobre “las conquistas y revoluciones históricas”; un día oportuno para plantearnos de una vez el apoyar las luchas, las nuestras, las que nos afectan directamente a nosotras como mujeres.
    Recordemos las palabras de Rousseau: “la sujeción y exclusión de las mujeres es deseable. Es más construye el nuevo modelo de familia moderna y el nuevo ideal de feminidad”, recordemos estas palabras sí, y desconfiemos de las luchas “organizadas por los hombres y para los hombres”, independientemente de que en ellas participen también mujeres. Pues de todos es sabido que este sistema se mantiene con la participación activa de unos, y la pasiva de las otras.
    Salud & Libertad -para las mujeres también-!!

    Like

  27. “…lo lógico es que uno participe en aquéllos blogs, clubs, sociedades o lo que sea en los que una o uno sea AFÍN (…) que luego NO asciendan en sus empresas.”
    Hummm… interesante proposición de endogamia intelectual. Creí que todas las opiniones eran bien recibidas y que todos podríamos aprender de todos, Alexandra. Pero me temo que, hasta que el redactor del blog deje de dar la bienvenidas las opiniones discrepantes, la opinión sigue siendo libre. Por mi parte, sigo aprendiendo de usted, del autor y de los que refutan sus tesis.
    Un saludo

    Like

  28. Gracias Keuper, Alexandra, Belén, “Mujeres Rana” y al resto de comentaristas por vuestras aportaciones… No he podido entrar antes en el blog pero agradezco vuestras intervenciones y el debate planteado.
    Sr. Keuper un problema tan amplio, profundo y prolongado en el tiempo como es la desigualdad no se puede reducir a una petición puntual como es la custodia compartida, y menos, desde mi punto de vista, condicionar el resto del planteamiento sobre la base de si consigue o no esa reivindicación sobre la custodia.
    Imagino que sus circunstancias influyen en esa posición que yo respeto, como no podría ser de otro modo, pero permítame que le aporte alguna referencia más para continuar con el debate. Llevamos siglos de desigualdad con manifestaciones tan objetivas como la violencia de género, la feminización de la pobreza, la brecha salarial, la doble carga de trabajo que asumen las mujeres… y los hombres nunca han entrado en el debate. Se lo digo después de más de 20 años trabajando este tema. Muchos hombres, algunos de forma más o menos organizada, sólo han entrado en una teórica reivindicación de la igualdad cuando han percibido que los avances que se han conseguido en este sentido y que, lógicamente, han repercutido en las mujeres, al ser ellas quienes están afectadas por la desigualdad, cuestionan o tambalean su posición. ¿Dónde estaban los hombres hace unos años, no muchos, cuando se separaban y dejaban a los hijos e hijas con las mujeres y no les pagaban la pensión de alimentos, ni asumían ninguno de los gastos que conllevaba el cuidado y la educación de los hijos, resultando prácticamente imposible exigírselos?, ¿dónde estaban los hombres antes de la Ley Integral cuando miles de mujeres sufrían violencia de género y más de 80 eran asesinadas cada año?, ¿dónde estaban los hombres, y dónde están, no los de su empresa, los de otros trabajos cuando ven la discriminación que sufren sus compañeras?… Así podríamos seguir sin encontrarlos por ninguna parte… En cambio ahora que las leyes se han modificado y que la sociedad se ha concienciado, y que no les queda más remedio que afrontar sus responsabilidades, dicen que esas modificaciones que vienen a corregir la injusticia que acompaña a la desigualdad va contra los hombres o se olvida de ellos.
    Las políticas de género consisten en eso, Sr. Keuper, simplemente en eso, en corregir la desigualdad actuando allí donde hace falta y sobre quien lo necesita.
    Si los hombres quisieran de verdad la igualdad sería los primeros en reivindicarla y apoyar todas las políticas de género, porque como he dicho múltiples veces, la igualdad es buena para mujeres y para hombres. Ya hemos podido plantear las consecuencias negativas que sufren los hombres por ese ser hombre a la “old school”, como usted dice, con todas las muertes y problemas que sufren en su salud, pero no sólo en esos aspectos, también sufren consecuencias negativas en el desarrollo de la afectividad y a la hora de que sean reconocidas todas las tareas de cuidado que llevan a cabo con los hijos y las hijas. Pero le aconsejo, si me lo permite, que en lugar de echarle la culpa a las mujeres como si ellas fueran las responsables de la situación, se pregunte por los motivos para que la sociedad y sus instituciones entiendan que los hijos están “mejor” con la madre.
    La razón no está en la mujer ni en el abogado o la abogada de esa mujer, la razón está en la desigualdad. No pretenderá usted, después de miles de años repitiendo que la mujer tiene que ser antes y por encima de todo “madre, esposa y ama de casa”, y que toda la cultura establezca una identidad femenina que gira alrededor de esos elementos, que de repente se olvide de esas referencias y disponga que ante una separación se establezca la custodia compartida obligatoria. Ni la sociedad ha aprendido a reconocer el papel de los hombres como padres en igualdad con el de las mujeres como madres, algo necesario y que yo busco a través de la igualdad y con la ayuda de las políticas de género, puesto que hace falta crear ese espacio y esas nuevas referencias, ni tampoco la mayoría de los hombres ejercen una “paternidad afectiva” con la misma responsabilidad y dedicación que las mujeres. Su caso podrá ser distinto, pero son mayoría las madres que van a las reuniones en el colegio, las que llevan a los niños y a las niñas al pediatra, las que los dejan y recogen en las clases de inglés, pintura, música… o en las actividades deportivas. Pregúntese también por qué son las mujeres, según la encuesta de población activa, las que piden en la gran mayoría de los casos la jornada reducida para cuidado de familiares. Y lo del permiso de paternidad, por supuesto que debería ser obligatorio para los padres y durante el mismo tiempo que el de las madres, eso es lo que reivindica el feminismo, lo que pretende la igualdad y lo que intenta articular las políticas de género. Quien se opone es precisamente quien quiere mantener la desigualdad entre hombres y mujeres.
    El movimiento se demuestra andando y a la igualdad se llega actuando en consecuencia, no sólo con las palabras. Yo no digo que quien cruza la línea que usted refiere es un “hombre rana”, quien lo dice son otros hombres que ven que nos hemos alejado de su canon, y que piensan que, de alguna manera, les hemos fallado.
    Si dirige todas sus inquietudes a conseguir la igualdad y a apoyar las medidas de género que nos acercan a ella, estoy seguro de que verá las cosas de otra manera y de que conseguirá más, también en lo referente a la custodia. Un consejo, no se fie de quien nunca se ha preocupado en igualdad de los hijos y de las hijas y de repente, tras la separación, se da cuenta de que quiere compartir la custodia. La pregunta es, ¿por qué no manifestó y demostró con hechos ese instinto paternal?, ¿estos padres sólo quieren compartir la custodia o también busca ir a medias con la casa y la paga?

    Like

  29. Por cierto, veo otro comentario de Ninierty en el que recomienda un libro. Me extraña que no refiera que el autor del mismo ha sido condenado por el Tribunal Supremo por prevaricación a 10 años de inhabilitación por adoptar unas medidas judiciales que modificaban el régimen de visitas de un niño establecido por otro Juzgado, para que el niño saliera en una procesión de Semana Santa, y todo ello sin ser un caso que le competiera a su Juzgado… Luego resulta que quien actúa por ideología sin ningún contacto con la realidad, tratando de imponer su posición y adoctrinando al resto, somos quienes defendemos la igualdad… (Pongo un link de la noticia donde leo todo eso)
    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/07/12/andalucia/1342118491_481469.html
    No sé si con el comentario que hace Ninierty indica a que aparezco citado en dicho libro, y que por lo tanto las referencias hacia mi serán críticas… Si es así, lo agradezco. Todo un honor…
    Estos son los que dicen que la “dictadura es de género”… Imagino que prevaricar para cambiar el régimen de visitas, tal y como dice el Tribunal Supremo, debe ser la forma que tienen de entender “su democracia”…

    Like

  30. La igualdad no se puede reducir a la petición de la custodia compartida, pero este tema NO PUEDE OBVIARSE. ¿No conviene, no toca? Aún no he visto que las feministas (asociaciones, ministerios, secretarías de estado) muevan ficha. Me molesta particularmente (la expresión que me viene a la cabeza es bastante más grosera) que uno de los argumentos para replicar este tema sea el del maltrato.
    El camino es de dos direcciones y tan importante es que las mujeres invadan el espacio tradicional de los hombres (especialmente en lo laboral, que ofrece la independencia económica) como que los hombres lleguen al espacio tradicional de las mujeres (los niños, la casa). Si no se trabajan esas dos direcciones tendremos a una mujer explotada en casa y en el trabajo; y un hombre explotado en el trabajo y alejado del hogar. De nada vale un cursito de cocina para hombres de la diputación de Castellón. Hay que entrar a saco: cuidado de los hijos compartido durante la relación, custodia compartida tras la relación y permiso de paternidad acorde con la nueva realidad.
    Eso “los motivos para que la sociedad y sus instituciones entiendan que los hijos están “mejor” con la madre” es un discurso abyecto, por cierto, compartido por el más machista de los machistas.
    No me convencen sus generalizaciones. El hombre matamujeres, el misógino, el que no paga pensiones existe; pero somos legión que rechazamos el machismo. Los sindicatos, las asociaciones, los medios de comunicación, están llenos de hombres.
    Sigo siendo medio rana. Aunque no estoy de acuerdo en muchas de las cosas que dice, aprendo mucho de usted. Muchas gracias por el blog y por las respuestas.

    Like

  31. Lea el libro Sr Lorente.No hay peor ciego que el que no quiere ver.Tambien puede revisa algo de Erin Pizzey,que invento el negocio sin querer,hasta que se apropiaron de su idea y la echaron bajo amenazas de su país.Y por último,si quiere pruebas de lo que dice Serrano,lo invito a estudiar mis condenas y los informes psicológicos manipulados y el SAP y tantas cosas que pasan en el mundo real.

    Like

  32. Entendiendo que los hombres “rana” son los pocos que han puesto en valor la equidad entre hombres y mujeres y van como pueden transitando ese camino…y que aún “la normalidad” es el resto, la gran mayoría… ¿cómo puede ser que algunas mujeres jovenes crean que la igualdad ya está lograda? ¿Son las compañeras de los chicos rana? ¿Son las que confuden los propios deseos con la realidad? ¿Qué mínimos están exigiendo para valorar esta cuestión? ¿Un hombre igualitario lo es porque comparta las actividades domésticas? ¿Qué se espera de un compañero sentimental para valorarlo como “hombre rana? ¿No deberíamos las mujeres aprovechar la visión que Miguel nos ofrece y sobre todo las respuestas que recibe de los hombres “normales”, para hacer una reflexión más profunda entre nosotras?

    Like

  33. Solo fueron 207.997 condenados TRAS 1.034.613 denuncias de VIOLENCIA DE GENERO aceptadas.
    según informe de 7 años
    (DATOS OFICIALES DE 1 julio 2005 A 30 junio 2012)
    963.471 delitos instruidos (656.212 reduciendo denuncias repetidas al total de mujeres)
    +71.142 faltas instruidas (58.200 reduciendo denuncias repetidas al total de mujeres)
    1.034.613 DENUNCIAS INSTRUIDAS. (714.412 hombres sin repeticiones)
    DELITOS + FALTAS (pag.11)
    137.408 sentencias de JVM (108.123 condenas + 29.285 absoluciones)
    188.484 sentencias de Juz. Penal (98.140 condenas + 90.344 absoluciones)
    2.153 sentencias de Aud. Prov. (1.734 condenas + 419 absoluciones)
    328.045 delitos y faltas sentenciados en total. (207.997 condenas + 120.048 absoluciones)
    328.167 archivos/sobreseimientos.
    307.259 denuncias repetidas por mujeres agrupadas ya en estas sentencias)
    963.471 DELITOS INSTRUIDOS (DENUNCIAS ACEPTADAS) (pag 15)
    1.034.613 denuncias (963.471 delitos + 71.142 faltas (nota prensa)) instruidas contra 714.412 hombres
    (656.212 por delito (pag.15) + 58.200 por falta (pag.4))
    328.045 sentencias (269.845 por delito(pag11- J.faltas de pag.4) + 58.200 por falta)
    207.997 condenas (179.082 por delito (pag.11-J.faltas pag.4) + 28.915 por falta)
    120.048 absoluciones (90.763 por delito (pag.11-J.faltas pag.4) + 29.285 por falta)
    386.367 sobreseimientos (restando)
    714.412 hombres instruidos (506.415 inocentes + 207.997 condenados)
    70,8% de hombres denunciados resultaron INOCENTES judicialmente.
    Mas de la mitad de los condenados
    lo son POR CONFORMIDAD
    FUENTE: Observatorio del CGPJ
    http://www.poderjudicial.es/, DATOS ESTADISTICOS JUDICIALES EN APLICACIÓN
    DE LA L.O. 1/2004 RESUMEN DE LOS 7
    AÑOS (DATOS DESDE JULIO 2005 A JUNIO 2012)

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s