Made in China

MADE IN CHINA
Lo hemos visto estos días, siete hombres sí, pero no para siete novias, sino para liderar la Republica Popular China.

A nadie le extraña la imagen y mucho menos la decisión. Después de ver un salón repleto de hombres lo lógico es que quien lidere dicha organización y el país sean hombres. Hasta ahí todo tiene sentido. 

Lo que no tiene mucho sentido es por qué no hay mujeres dentro del salón y por qué no tienen la oportunidad de llegar hasta los puestos de decisión y liderazgo en la política y en las empresas. No deja de sorprender que en un país con 1300 millones de habitantes en el que las mujeres representan el 48´5%, es decir, donde viven unos 630 millones de mujeres, sólo 10 estén presentes en el Comité Central del Partido Comunista Chino, lo que representa el 4’9% de su composición. Y del mismo modo, no tiene sentido que las mujeres cuyas capacidades para aprender, trabajar, asumir responsabilidades, compromisos, abordar objetivos… son las mismas que las de los hombres, no aparezcan en una proporción similar en los espacios de representación. 

Tampoco debe ser casualidad que todo esto ocurra en un país donde se practican abortos selectivos sobre embriones femeninos, donde el infanticidio se dirige fundamentalmente contra las niñas, y donde las que logran sobrevivir tienen que enfrentarse a la posibilidad de ser vendidas a redes mafiosas de tráfico de personas, para luego ser explotadas laboral y, sobre todo, sexualmente. 

Esa situación que nos parece lejana en la distancia y en el tiempo es la que después de siglos de reivindicación se ha conseguido corregir en España y en el mundo occidental, pero al mismo tiempo es la que muchos vuelven a reivindicar (salvando las distancias) para reorganizar el desorden que según ellos se ha producido en el “orden natural” que tomó la referencia de los hombres como universal, y que dejó a las mujeres en lo particular. Particular en cuanto a los roles atribuidos y a lo que podían y debían hacer en sociedad, y particular en cuanto a vinculadas a la figura de un hombre como referencia: el padre, el hermano o el marido. Una vez hecha la estructura, lo demás han sido obras de mantenimiento, reformas para cambiar la decoración y adaptarla a los nuevos tiempos y modas, ampliar una habitación por aquí o cambiar el plato-ducha por una hidrosauna en la que lavar la imagen ante las críticas, pero la estructura de la desigualdad no ha variado. Nada ha cambiado en la esencia, en esa estructura levantada por la cultura. 

La “Gran Muralla” de esta vida es la desigualdad, ese muro levantado entre hombres y mujeres para separar la vida en dos mundos, el de los hombres y el de las mujeres. Es cierto que se han abierto una serie de puertas para que se pueda producir algún trasvase de un lado a otro, pero con la cautela de dejar la llave para abrirlas en manos de hombres. Y esa gran muralla no sólo está en China, sino que da la vuelta al planeta, lo rodea y lo constriñe como si fuera una serpiente “pitón”, y luego se introduce en cada hogar para separar los espacios y las vidas de quien los habita, con independencia de que sus paredes sean de ladrillo, adobe o Pladur. Las crónicas de los astronautas recogen que la “Gran Muralla” es la única construcción humana que se puede ver desde el espacio, y les sobra razón, sólo tienen que girar la cabeza y ver que entre los cientos de hombres que han ido más allá de la atmósfera sólo lo han hecho unas 35 mujeres. 

Y sorprende cómo los hombres, que han liderado todas las revoluciones y se han enfrentado a todas las injusticias a lo largo de la historia, en cambio estén ausentes en las acciones para lograr la igualdad. Como poco resulta paradójico, aunque si uno se para a pensar sobre el tema, vemos que es más sospechoso que paradójico.

La situación es tan difícil y cuenta con tantos obstáculos y resistencias, que hay que recurrir a las medidas de acción positiva para que quien supone la mitad de la población, las mujeres, puedan tener las misma presencia que los hombres. Es lo que ha hecho recientemente la Comisión Europea al aprobar una propuesta de ley de la comisaria Reding para que las grandes empresas cuenten con un mínimo del 40% en sus consejos de administración en 2020. Todas estas medidas son vistas como una “imposición ideológica” y como un “menosprecio a las mujeres”, y dicen que van contra ellas porque las consideran más por la cuota que por su capacidad. Es parte del posmachismo, siempre tan preocupado por las mujeres y la igualdad, una posición tan paradójica y absurda que en cambio no dice nada (ni ahora ni antes) cuando las mujeres sólo representan el 10 o 20%, dando por supuesto que los hombres están presentes en un alto porcentaje por su conocimiento y capacidad, no por ser cuota de una ideología basada en la desigualdad. 

Y es que hay cuotas y cuotas. Será que después de un tiempo crítico con todo eso, ahora también se importan ideas “made in China”.

Advertisements

9 thoughts on “Made in China

  1. No me gustan los sistemas de cuotas. No sé si son necesarios, pero no me gustan. Una vez escuché que tan sólo el 30% de los afiliados a los partidos políticos eran mujeres. No sé si es del todo verdad, pero si de ese pírrico porcentaje tenemos que sacar a la mitad de los altos cargos de la administración, es una buena inversión ser mujer y afiliada. Chicas, a afiliarse! Buenas oportunidades laborales!
    En el caso de China nada me sorprende. Voy a hacer un pronóstico difícilmente comprobable: si los países occidentales hemos tardado 100 años en ponernos al día con la igualdad, los países musulmanes lo harán en 300 años y China lo hará en 500. En China ni se sabe lo que es el machismo, y el primer paso para atajar un problema es saber que existe.
    En cuanto al tema espacial, el perfil que piden NASA o ESA es más o menos un cruce entre Usain Bolt y Fermi (o Hipatia, si lo prefiere). Teniendo en cuenta estas premisas y la franca minoría de mujeres que cursan las carreras técnicas, es lógico que haya tan pocas.
    PD. La Gran Muralla no se ve desde el espacio. Cuando regresó el primer astronauta chino, le preguntaron si de verdad se veía la Gran Muralla desde el espacio. Dijo que no, claro. El gobierno chino, interesado en mantener el mito , hizo presión para censurar al astronauta alegando malas condiciones meteorológicas. Expertos en presión y manipulación estos chinos.

    Like

  2. Estoy de acuerdo con Keuper.No debe haber cuotas,sino capacidades.Si el 100% de una plantilla de trabajo son mujeres porque son idóneas en el puesto,adelante.Y asi con todo.Lo de China es China.Creo que primero habría que equilibrar la balanza en España antes de ocuparnos de otros.Con un negocio cuyas dos terceras partes del presupuesto tiene relación con la cantidad de denuncias que se hacen,me parece complicado enderezar el rumbo.Porque si no hay denuncia no hay dinero,y si no hay dinero,no hay casas de acogida,juzgados especiales,médicos forenses,blogueros dogmáticos…Acallando voces como Sanahuja y Serrano,encarcelando inocentes,sin entrar al debate real,porque no les conviene,manipulando niños,y cerrandosé en su burbuja mística,no logran nada.Sólo que las muertes de mujeres realmente maltratadas sean cada vez más,que los suicidios de hombres por estas causas lleguen a cifras inaceptables,que los niños condenados al SAP de sus padres y madres no logren levantar cabeza.Escuche otra opinión.Por eso lo de la dictadura de género.Alguien que no quiere ver la realidad no puede solucionar nada.

    Like

  3. Hombre, tampoco creo que el objetivo de esta entrada sea arreglar el problema del machismo en otros lugares.
    Que no me gusten las cuotas no quiere decir que está radicalmente contra éstas. No sé cómo les ha ido a otros países al aplicar estas políticas; si de verdad han reducido el paro femenino o la tan manida brecha salarial. Y si lo han hecho, si es exclusivamente debido a estas políticas y no a otras variables. No, no me gustan las cuotas, pero del mismo modo que no me gusta que se relacione la custodia compartida con el maltrato, tampoco es de recibo relacionar cuotas con SAP.
    El problema de estas acciones positivas (bonito eufemismo) es que perjudica o favorece a personas en sentido estricto, no a colectivos. Laboralmente, si ante una igual calificación el trabajo se lo dan a una persona de cierto colectivo (mujeres, en este caso), ese trabajo se lo quitan a otra (hombre), por el simple hecho de ser hombre. Todo un pecado original.
    Por otra parte, qué mas da cuántas ministras haya (aquí o en la China), si lo único que cuenta es que obdezcan al presidente y al lobby de turno. En estos casos, y supongo que en los consejos de administración también, se valora más la obediencia que la preparación. Me da la sensación de que el sexo, en la política, tiene más de escaparate de la ideología que otra cosa.

    Like

  4. Enhorabuena por su blog de nuevo, y por este artículo de total actualidad que pone de relieve los atentados contra la igualdad entre hombres y mujeres aquí y en Pekín…
    Sí, obviamente aquí, en nuestra querida España también tenemos ejemplos, malos ejemplos en este caso. Por ejemplo, la flagrante contradicción existente en nuestro texto constitucional entre el articulo 14: “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, y el artículo 57.1 que dice:
    1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo…”.
    Este último artículo está totalmente desfasado hoy en día en un país como España; como también puso de manifiesto el juez en excedencia Gómez de Liaño, en un artículo publicado por El País, la pervivencia de estos vestigios patriarcales en nuestro sistema están totalmente fuera de lugar, ¿o no??
    Como vemos la necesidad del movimiento de liberación de las mujeres, más conocido como “feminismo” es Internacional.

    Like

  5. Coincido con el presente artículo, es muy apropiado; lo triste es que no haya más en esta línea… Desde aquí felicito a la edición digital de EL PAIS por contar con colaboradores de la talla de D. Miguel Lorente.
    Si me permite introduzco aquí un comentario en relación con lo apuntado en su artículo anterior respecto a cómo los maltratadores hacen uso, de manera sistemática, de los hijos para “controlar” a la mujer que ha decidido marcharse. Este parece ser el caso de Minerva -a la cual, dicho sea de paso, no conozco “de nada” salvo por la prensa escrita. Una mujer española muy bella por cierto, además de muy joven.
    Realmente, no sabemos qué pasó en su relación de pareja, sólo sabemos lo que dicen los periódicos y, lo que nos dice “el sentido común” de aquellos quien estudian estos temas desde un punto de vista científico. Nosotros no estábamos presentes cuando presumiblemente sucedieron los hechos de maltrato alegados por ella ante un Juez español; no tenemos por qué creerla y, desafortunadamente, tampoco la creyó el juez, al parecer no había pruebas fehacientes… Y es que tal como está el “patio”, a las mujeres bien nos valdría el empezar a pensar al menos en poner cámaras de vigilancia en nuestras habitaciónes y en nuestras casas, pues en temas de violencia de género nuestra palabra por lo general tiene menos credibilidad que la del hombre.
    El pasado sábado, 17 de noviembre de 2012, el periódico CANARIAS7, publicó en la versión impresa -página 45- el siguiente titular:
    “INTENTAN PARAR LA EXTRADICION DE MINERVA POR LLEVARSE A SU HIJO. LA JOVEN CANARIA SERÁ CONDUCIDA A ALEMANIA ACUSADA DE SECUESTRO”…
    El pasado viernes 16, medio centenar de personas se concentraron ante la Sub-Delegación del Gobierno en Canarias, sita en la Plaza de la Feria, en Las Palmas de Gran Canaria, para intentar frenar la inminente extradición de Minerva Marrero, una joven madre de 26 años, a Alemania, donde la acusan de secuestro por haberse traído a su hijo de 4 años a España. Según la foto publicada en el CANARIAS 7, la mayoría de las personas que estaban en esa concentración eran mujeres, aunque también participaron algunos hombres, uno de ellos en la cabecera en medio de la foto: el hermano de Minerva, con cara de muy pocos amigos… Todas, y todos, llevaban camisas color violeta en las que se podía leer esta frase:
    TODOS SOMOS MINERVA
    Según manifestaciones hechas a los medios su hermano, Juan Marrero, la familia no entiende por qué su hermana permanece en prisión preventiva desde su detención y que no pueda acudir al juicio libremente… Minerva alegó a las autoridades judiciales españolas que en Alemania había sufrido malostratos por parte de su pareja -español, con doble nacionalidad- y que, por ello, había decidido huir a España con su hijo. Según opina su hermano Juan, la Justicia española ha tratado a Minerva “con una dureza excesiva al encarcelarla” y a partir de hoy (ayer) será la Justicia de Munich la que decida sobre su futuro (y el de su hijo). Además, los familiares lamentan también que no puedan comunicarse con el niño, que fue entregado al padre hace un mes, ya que se niega a tener ninguna comunicación con ellos…
    Este es un poco el resumen de la noticia de EFE; además en una noticia publicada anteriormente por el periódico LA PROVINCIA, firmada por el periodista B. Valcárcel, sale una foto de Minerva, una mujer joven que huyó, según su testimonio, para salvaguardar su vida, su integridad y la de su hijo y que, finalmente, ESTUVO EN PRISIÓN PREVENTIVA MÁS DE UN MES, acusada de un presunto “delito de secuestro”… ¿En qué lugar queda el derecho de esta madre a velar por su seguridad y por la de su hijo?
    Todo esto viene a propósito de plantear aquí la siguiente cuestión: ¿Qué habría sucedido en el caso contrario? Sí, en el caso de que Minerva hubiese sido “Manolo”, p.ejm. Indudablemente muchos de los “disafines” que participan en este foro, ejemplo paradigmático de “exogamia intelectual”, lo habŕian sin duda magnificado y aireado por doquier alegando cualquier cosa y, olvidando que aquí lo que está en juego -además de la vida de la madre, obviamente- es la vida de los niños o niñas que puedan estar bajo la custodia de un “maltratador”, lo cual es muy peligroso.
    Finalmente, la concentración de apoyo resultó infructuosa y Minerva fue EXTRADITADA a ALEMANIA el mismo viernes. Según publicó EFE para el periódico LA PROVINCIA, el sábado por la mañana, tras haber pasado la noche en una comisaría de Munich, MINERVA fue puesta a disposición judicial y, el juez de turno decretó su ingreso en prisión…
    Inaudito. ¿Qué será de la vida de esta mujer a partir de ahora? ¿y de la de su hijo? Realmente, esperemos, por el bien y la salud de “todos”, que su historia no sea cierta.
    En el caso de esta mujer, o de todas las que puedan estar en su caso, por lo general los hombres lo ighoran o lo trivializan, con escasas pero muy valiosas excepciones como el autor de este blog.
    Muchas Gracias por su Artículo.

    Like

  6. Muchas gracias Alexandra Angelobna por sus palabras y por su apoyo, también por sus aportaciones. Siempre enriquecen el debate y los comentarios con argumentos y referencias objetivas. No todo el mundo lo consigue.
    Un saludo.

    Like

  7. También quiero agradecer a “Sí, yo también soy Minerva” sus referencias hacia mí, y la información que ha compartido en su comentario. Muy interesante y muy oportuna.

    Like

  8. Es evidente que países cuyo sistema de gobierno viola con frecuencia los Derechos Fundamentales, no tienen en cuenta a los seres humanos más vulnerables. En China, la violencia con la que se ha tratado a las niñas en la firme ejecución de la aplicación de la política sobre el control de la natalidad, ha sido bestial.
    Pero enlazando con el caso de Minerva, y en general con el blog, continúo pensando que hablar de igualdad en España es irreal. Presupone pensar en una quimera y referirse a tal. El machismo en España continúa siendo una evidencia.
    Ahora bien: el maltrato al que el poder judicial somete a los padres ignorando el que procuran las Instituciones, se está evidenciando y entiendo que tod@s debemos de luchar contra este tipo de desnaturalización y de violencia.
    Lo comenté en relación a cuantos se sacaron un síndrome de la manga, atentando contra la Comunidad Científica. Psicólog@s, y fiscales, trabajadores sociales, funcionarios y abogad@s y psicólog@s particulares figuran entre los que se han dedicado a corromper el sistema de derecho y el papel del Estado. No ya por una cuestión deficitaria del mismo. Me refiero al contraste con países vecinos con los que compartimos marco jurídico y económico en los que cuando el progenitor se desentiende de su papel de padre, a una madre soltera el Estado se la protege (cito Francia e incluso Reino Unido). No, entiendo que se va más allá, dado que se agrede a este tipo de familias. Y lo que es peor: sospecho que los profesionales citados viven a su costa, parasitariamente. No dudo de que ciertos hombres hayan pasado por el calvario, pero hoy por hoy constituyen todavía cierta minoría en un problema social endémico que cada día empeora.
    Contrasta con el hecho de que en España cierto sector conservador, el mismo que minusvalora y maltrata a la familia monoparental, sea el que se manifieste contra la ley del aborto.
    En cuanto al maltrato judicial creo que es evidente. leemos que se ha privado de libertad a una madre e ignoro si se ha observado detenidamente el caso. ¿Ocultó en algún momento su paradero?¿Es que alguna ley española ampara que se prive a un menor del contacto con alguno de sus progenitores por mera petición o capricho de uno de ellos? Si no existe ¿Cómo la pudo utilizar en perjuicio del menor para ser tratada como una criminal?¿Es lícito pagar al menor con la misma moneda, al privarlo del contacto con su madre sin que se haya probado un maltrato reiterado?

    Like

  9. Recuerdo el caso de M.J. Carrascosa, aquella mujer que sacó a su hija de EEUU sin el consentimiento del padre y, posteriormente, al ser detenida por secuestro, alegó maltratos e intento de asesinato. En aquel caso, nunca pudo probar los maltratos ni el intento de asesinato y se la condenó por el secuestro de su hija. El caso es tan grave que no dejan pactar a las dos partes y le han denegado la condicional. Resultado: una mujer en la cárcel, un padre sin ver a su hija y una hija huérfana de facto. Todo un drama.
    En cuanto al caso de Minerva, creo que nos faltan muchos datos, pero parece haber ciertos paralelismos con el de Carrascosa. Mujer saca del país a su hijo y es denunciada por el padre. A prisión. Entonces alega malos tratos y no puede demostrarlos.
    No sé si ha recibido malos tratos, pero todos sabemos que ése no es el camino. Si recibes malos tratos, hay que denunciarlo. Porque si no, luego no se puede demostrar y, lo que es peor, puede parecer una vil argucia para exonerarte de tu delito. Ella dice que ha sido mal aconsejada.
    Pero es que tenemos que entender que lo que han hecho es muy grave. Es apropiarse de los hijos, es apartarlos de su padre y de su entorno, es oponerse a los derechos del padre y del hijo, es… ¡un secuestro! Yo también hubiera denunciado si me lo hacen a mi; también me hubieran denunciado si lo hago yo. Lex dura, sed lex.
    Con los datos que disponemos, no podemos presuponer la culpabilidad de su marido por delitos de maltrato por el simple hecho de ser hombre. Del mismo modo, tampoco podemos asumir que es ella la víctima por el simple hecho de ser mujer. En EEUU y en Alemania no se dan tratos preferentes por razón de sexo, y aquí tampoco deberíamos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s