“Bigotría”

BIGOTRIA
No existe la palabra en castellano, tenemos muchos sinónimos (intolerancia, odio, desprecio, burla, ofensa, humillación…), aunque ninguno alcanza el sentido último que guarda esta palabra utilizada en otros idiomas.

El origen de la palabra viene de “bigot”,  y se remonta al siglo XVI, al parecer en Francia. Se refería a los “hipócritas religiosos” que utilizaban el nombre de Dios para justificar sus acciones, cuando en realidad su vida no tenía nada que ver con sus predicados. El argumento que daban era: “No, by God” o “By God”, y eso al final quedó como “bigot”. Y bigotría la actitud y conducta que se hacía sobre esas referencias.

En la actualidad la bigotría no es una actitud pasiva que se muestra ante la exigencia de determinadas circunstancias, todo lo contrario. Se trata de una posición que lleva a la acción por medio del desarrollo de conductas aisladas, estrategias compartidas, iniciativas políticas, campañas sociales… caracterizadas por los siguientes elementos.

  • Parten de una ideología asentada sobre unos valores considerados superiores al del resto de la sociedad, generalmente amparados por la historia y la tradición.
  • La posición, ideas, valores… no coincidentes con los suyas son tomadas como un ataque o como una amenaza que hay que combatir.
  • Se acompañan de una carga emocional que produce una mezcla de idea sobrevalorada propia del fanatismo y sentimientos de odio, rechazo, ofensa…
  • La  forma de abordar esa situación es a través de la acción, de una respuesta contra quienes son considerados como inferiores y como una amenaza.

La presencia de una actitud compartida por un amplio sector de la sociedad significa que hay elementos comunes sobre los que se concentran dichas sentimientos e ideas, no se trata de personas que tengan un rechazo particular a determinados elementos, como puede haber alguien que “odie determinadas formas de música”, o “ciertas manifestaciones culturales”, o “algunas costumbres o tradiciones”… La bigotría, esa ideología y sentimientos de odio,  se construye y se dirige contra personas a partir de la raza, el género, la orientación sexual, la nacionalidad u origen geográfico, la religión, el status socio-económico… 

Como pueden ver no es casualidad. No hay inocencia en la en la configuración de la realidad, aunque todavía haya quienes justifiquen estas conductas cuando se habla de medidas e iniciativas para erradicarlas, y digan que por qué hay que actuar a favor de determinados orígenes raciales (subsaharianos, árabes, latinoamericanos, orientales…), o facilitar las medidas contra la discriminación de las mujeres y contra la violencia que sufren, o por qué considerar la homosexualidad  de la misma forma que la heterosexualidad… Todas estas personas adoptan una teórica posición neutral y olvidan que cuando los Derechos Humanos hablan de no permitir la discriminación sobre el sexo, la raza, las creencias, la ideología… lo que están reconociendo es que históricamente ha habido discriminación y violencia en nombre de esos elementos. Y olvidan, no por casualidad, que quienes han sufrido esa discriminación y violencia no ha sido cualquiera, sino aquellas personas situadas en una posición inferior por la desigualdad que ha caracterizado a nuestra cultura, es decir, las mujeres, los homosexuales, los que han tenido una ideología y unas creencias diferentes a las consideradas como adecuadas, los extranjeros, los de grupo étnico distinto…

La neutralidad con la que ahora quieren abordar la desigualdad, la discriminación y la violencia que sufren quienes son víctimas  de esa situación sólo muestra su realidad y la presencia de una bigotría silenciada y maquillada con los argumentos de una actualidad falsa y traidora. No quieren que cambien nada, ni siquiera la violencia, por eso sus argumentos se reducen a ¿por qué hacer algo contra la violencia que sufren las mujeres y no contra la que padecen los hombres?, ¿por qué adoptar medidas y dar cobertura sanitaria a los inmigrantes cuando nos faltan tantas cosas a los nacionales?, ¿por qué facilitar el credo de otras religiones cuando ellas no facilitan el cristianismo en sus países?, ¿por qué hacer cooperación y desarrollo fuera de nuestras fronteras cuando hay necesidades aquí?… Todos son argumentos que no proponen nada en positivo, sólo que no se haga nada a favor de quienes consideran inferiores y merecedores de todo lo peor.

Vivimos un momento y una sociedad donde la biogotría adora a los nuevos fanáticos, y en la que la violencia se ha ampliado hasta las iniciativas políticas. Está claro que la Real Academia Española, tan ocupada en no aceptar la acepción social y cultural de la palabra género, no va a aceptar la palabra bigotría, y probablemente su uso tampoco será un argumento  para su aceptación, pero si aceptaran el silencio ante las conductas que la caracterizan como uso, tendrían que admitirla en mayúsculas.

Advertisements

7 thoughts on ““Bigotría”

  1. Esa es la auténtica esencia de la cultura occidental. a modo de aportación a su discurso añadir que su última forma es la de presentar su crueldad y violencia como ‘amor’ o ‘caridad’. Lo que el cruzado dijo: ‘Matadlos a todos que dios reconocerá a los suyos’.

    Like

  2. Como “botón de muestra” de lo que se denuncia este post y, tras muchas veces en las que me he prometido a mi misma no escribir más en este o en ningún otro blog, pues estimo + útil para mí el dedicarme a escribir en el mío propio, o bien, escribir directamente (sabedora de que mis ideas no iban a tener mucha repercusión; al menos en el presente, del mismo modo que las ideas de Mary Wollstonecraft no han tenido aún la debida repersusión, “debida” en el sentido de “Justa”; es decir de Justicia). MIs palabras tienen aún más mérito teniendo en cuenta que soy una Mujer española, licenciada en Derecho y experta en temas de Género e Igualdad, y con muchas competencias y habilidades profesionales, pero actualmente “en paro” (forzoso) y, que conste, sin cobrar. Además, por si fuera poco, también hablo fluidamente inglés y francés, entre otras muchas cosas. No cobro ni un céntimo del Paro, ni tampoco e recibido ni una sola llamada para ofrecerme un empleo en el último año y medio. Síntoma del mal funcionamiento de este organismo público en nuestro país. En mi época de estudiante, realicé un año de estudios en Holanda y fui testig@ de que en ese país si a los 3 meses de estar inscrita como demandante de empleo no TE ENCONTRABAN trabajo, te empezaban a pagar. En mi caso nunca tuve que “apuntarme en el paro” en ese país, pues pude encontrar trabajo nada más llegar por mí misma – a pesar de no hablar inglés, ni mucho menos holandés en aquel momento-, amén de poder compaginar mi trabajo que me permitiá vivir por mis propios medios con mis estudios universitarios. ESto prueba “per sé” la ineficacia y la ineficiencia del Sistema Canario de Empleo y, del Sistema EStatal de Empleo en ESpaña también, en el cual los/las funcionarias se dedican a “hacer semi-huelgas” o “huelgas encubiertas” y/o anuncios a los medios DURANTE SU TIEMPO DE TRABAJO… en lugar de (al menos) INTENTAR BUSCARNOS TRABAJO a los/las DEMANDANTES DE EMPLEO.

    Like

  3. En mi caso, estoy escribiendo ahora en este blog, en mi “tiempo libre” sin recibir remuneración alguna; es decir, “de modo altruista” -ese trabajo que siempre se nos exige de modo cuasi-exclusivo y, dicho sea de paso, de modo obligatorio, a las mujeres. Seguramente, en un futuro cercano deje de hacerlo, y dedique mi tiempo y mi energía a cosas más productivas (para mi)… Sin embargo, me temo que muchos de los que participan en este blog cuyo único objeto es hacer propaganda machista y rebatir de modo totalmente interesado las tesis del aut@r del blog, en pro de la justicia y la igualdad entre los géneros, temo que la gran mayoría lo haga durante su tiempo remunerado de trabajo y, claro, así va EL PAÍS: lo dicho me parece una vergüenza.

    Like

  4. A pesar de todo lo dicho hasta aquí, el motivo de mi comentario es otro bien distinto: DENUNCIAR ante el anterior DELEGADO DEL GOBIERNO en el observatorio de violencia de género Estatal, un titular que sale hoy, en el periódico local CANARIAS 7, en su página 50, titulado: “UN AÑO SIN VER A SUS HIJAS POR UNA DENUNCIA SIN BASE DE SU EX”. Esta noticia, que le animo a buscar, a leer y a seguir, muestra por sí misma “el doble rasero” que se sigue en la “España Democrática” actual respecto al diferente tratamiento que reciben los temas de violencia de género, dependiendo de a quién afecte (a los intereses del varón o de la mujer). Así, el periódico publica un artículo sesgado en su origen del “periodista” Antonio. F. de la Gándara, en la sección de SOCIEDAD. Hecho curioso en sí mismo dado que los brutales asesinatos del terrorismo patriarcal acaecidos en fecha reciente en estas islas no pasan de las páginas de sucesos, careciendo absolutamente de una adecuada contextualización y abordaje rigurosos de esta execrable lacra social que es la violencia estructural contra las mujeres, cuyo ejemplo paradigmático es la denominada “violencia de género” en las relaciones de pareja y/o expareja. Aquí, en este artículo, se publica de modo flagrantemente SESGADO una pretendida noticia cuya finalidad, obviamente, es “tomar la parte por el todo” y generalizar “1 caso” con la inmensa mayoría, dando así cabida al BULO de las pretendidas denuncias falsas. Me parece una vergüenza, teniendo en cuenta la cruenta REALIDAD de la violencia sexista ejercida en nuestro país por los hombres contra las mujeres, la cual adopta -como se puede fácilmente constatar- muy diversas formas.
    Le animo a que analice de modo minucioso este artículo; en él desaparecen los calificativos “de presunta” y/o “supuesta” referidos a la mujer, hecho cuando menos curiosos y sintomático cuando en la REALIDAD incluso en los casos más salvajes y brutales de terrorismo machista muchos llamados “periodistas” no dudan en utilizar esos términos. ES una pena que no se realicen de manera habitual análisis rigurosos en los medios de comunicación y, especialmente, que denuncien y defiendan los derechos de las innumerables víctimas anónimas que día a día sufren y padecen en silencio la violencia patriarcal.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s