Miopía política

MIOPIA
Cuando uno gobierna con miras cortas termina por tropezar con el futuro, es cierto que evitará alguna que otra piedra en el camino, pero no podrá evitar el propio camino.

Sólo hay una cosa peor que gobernar con miopía, con esa cortedad de vistas, y es hacerlo con la mente recortada. Una mente recortada es más peligrosa que una escopeta de cañones cortos, y la mente se recorta por una ideología que trata de hacer de sus valores e ideas un collage con el que cubrir a una sociedad que es más amplia, diversa y plural que esa tela tejida para la ocasión. 

Lo grave de toda esta situación de recortes de suministro, de cortes de manga con dedos al sol y “¡que se jodan!” al aire, y de ideas recortadas en mentes cerradas por despidos, es que no se trata de un accidente. Todo indica que forma parte de un plan para que los suyos, “los que no se joden”, los que no se mueren en urgencias y cuentan con un equipo de cirujanos que se desplaza 120 km para operar a sus madres, los que siempre encuentran una empresa que los acoge cuando dejan de ser consejeros, las que abortan en Londres, los que hacen escrache en misa de 12… no lo pasen mal. A ver si de este modo el resto se convence y se pasa a su bando.

La otra consecuencia de la miopía política es que se gobierna y gestiona de oídas. Se va al bulto, a lo macro, y es incapaz de ver el detalle de lo que pasa a nivel individual, aunque ocurra 6 millones de veces. La mirada se pierde en la arruga macroscópica, en esos balances y equilibrios que siguen inclinando y desequilibrando a millones de personas que no pueden moverse del paro, y a las que no paran de ser movidas de sus casas. Pero eso da igual, el Presidente dice que hace lo que tiene que hacer, aunque lo que hace no tenga nada que ver con lo que dijo que iba hacer. Pocos reparan en esos pequeños detalles de una democracia, quizás no intervenida, pero sí invertida.

Quien espera al mañana, mañana también espera.

Ahora los cálculos que les importan son los que tienen que decidir cuándo es mejor bajar algo los impuestos, subir un poco los salarios y devolver parte de lo recortado, para crear así una ilusión temporal que dé rédito electoral. El plan del Gobierno va más allá de esta primera tétrada anual que han conseguido con el “nada por aquí, nada por allá” de un programa chistera que saca gaviotas en vez de palomas; ya dijo el ministro Wert que su reforma educativa iría en la próxima legislatura, y para que haya próxima legislatura debe haber una victoria electoral con mayoría absoluta. En eso están, no en Alemania ni despistados, no son tan torpes, a nadie se le escapan esos gruesos detalles, ni tampoco que la hipoteca del presente se cobra en el futuro, y con intereses.

El problema es que la miopía existe, y tiene un doble componente. Por un lado es material en la cortedad de la mirada, y por otro espiritual en lo cercano de sus valores. Es una miopía con dioptrías para defender sus políticas económicas, y con “dios-trías” para justificar sus políticas sociales y decisiones morales. La solución es compleja, puesto que mientras hay quien se ha puesto unas gafas de lejos, otros se han puesto lentillas para verlo todo a cámara lenta. Aunque también es cierto que hay algún ministro muy gallardo que va de moderno y se ha colocado unas “Gafas Google”, pero con un espejo en lugar de una pantalla para ver más cerca el pasado que el presente.

En fin, como pueden apreciar, entre lo que no ven y lo que no quieren ver esto parece una política de coches de choque, todo sigue su ritmo hasta que golpea algún obstáculo y cambia de dirección en un aparente ejercicio de rectificación, pero sólo hasta que la oportunidad los lleva a recuperar el rumbo.

Es lo que tiene la política miope, que sólo ve parte de lo más inmediato. Todo esto me recuerda a una frase que se utilizaba hace años,  y que decía: “eres más tonto que Abundio, que vendió la moto para comprar gasolina”. Parece que los “Abundios” abundan, pues en eso se basan los recortes, en dejar de gastar entendiendo que todo son costes, no inversiones, y luego cuando hayamos conseguido dinero para invertir, resultará que no habrá en qué hacerlo, ni siquiera sociedad a la que dirigirse como proyecto común.

Advertisements

4 thoughts on “Miopía política

  1. Totalmente de acuerdo. Como recientemente decía el “desaparecido” Jose Luis Sampedro, en estas presuntas democracias “se han SOCIALIZADO LAS PÉRDIDAS, al mismo tiempo que unos pocos se reparten las ganancias” (no es textual):



    O, en mis propias palabras, hoy en día, en nuestras sociedades “desarrolladas” se han generalizado los “Robin Hood INVERSOS”; aquéllos que” roban a los pobres, para dárselo a los ricos”.

    Like

  2. Creo que es muy interesante que esté gobernando el ala más ultra del PP, esa a la que han estado dándole carnaza tanto tiempo para que se aquiete. Por fin, esos españolitos que votan alegremente al PP están viendo y sintiendo en sus propias carnes la desfachatez y el egoísmo sin límites de unos grupos sociales anclados en el pasado y que solo tienen privilegios que defender -a costa del bienestar de la mayoría-. Era políticamente importante que esta gente quede bien identificada y los ciudadanos no se llamen a engaño. Las cosas claras: caminamos hacia una dictadura por votación popular; los dictadores acusan a sus opositores de hacer lo que ellos mismos hacen, por ejemplo ser intolerantes. Encuentro esta estancia del PP muy pedagógica. si los españoles están verdaderamente dispuestos a morirse de hambre por no saber hacer un simple análisis político: ¿los delincuentes comunes defienden el interés colectivo? ¿los defraudadores de impuestos pueden verdaderamente estar en un puesto público dando ejemplo de austeridad?

    Like

  3. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/05/14/actualidad/1368533906_983700.html
    Me parece que este tipo de publicidad es un muy buen ejemplo de:
    -publicidad engañosa
    -burda manipulación
    – en qué gasta “la iglesia católica” y asociaciones afines los dineros públicos
    – la aquiescencia del poder con estos grupos, etc…
    MANIPULACIÓN SÍ, ¿cómo se puede decir que 300 niños mueren al día como consecuencia del aborto en ESpaña y quedarse tan anchos?
    ¿En qué momento comienza la VIDA según el Código Civil español?
    ¿Qué se considera ser humano según nuestra legislación??
    No hay límites… Entonces tal vez habrá que pensar que “hacerse una paja” también es una forma de aborto…

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s