Y el hombre se hizo Dios, y espió entre nosotros


CLARK GABLEEso de jugar a ser Dios de pequeño tiene el riesgo de que de mayor quieras serlo
, o lo que en cierto modo es peor, que te creas que lo eres. De alguna manera es algo parecido a lo que ocurre cuando se juega a ser policía, médico, bombero u otras profesiones que tanto juego dan en la infancia, que muchos terminan siendo lo que imaginaban, mientras que otros no llegan a conseguirlo, pero creen que lo son y que poseen una especial capacidad para desarrollar esas funciones que la injusticia de la vida les ha impedido ejercer.

El ser humano se ha construido un hábitat diferente al natural y ha marcado una serie de normas y pautas para convivir dentro de él. Ese hábitat artificial, la burbuja humana dentro de la Naturaleza, es la cultura, que actúa como una especie de gran superficie rodeada por ese otro hábitat natural y común al resto de las especies, del que él se nutre y beneficia, aunque en gran medida lo hace a través de su sometimiento y explotación.

Y aunque dentro de ese hábitat-cultura conviven hombres y mujeres, ricos y pobres, personas de diferentes grupos étnicos y procedencias, con distintas ideologías, creencias, orientaciones sexuales…  quienes levantaron el edificio tomaron como referencia su propio criterio, puesto que no partían de un diseño propio ni contaban con planos para levantarlo, sólo con planes para asegurarse una serie de ventajas y privilegios dentro de él. Es por ello que no es casualidad que en “todas las culturas de la cultura”, es decir, en todas las tiendas de esa gran superficie, las referencias de quien domina en cada una de ellas se imponga sobre las demás.

Y en todo ese conjunto de espacios la figura del hombre aparece como referencia sobre la de la mujer, que se considera una empleada o subordinada a él, la fiel y atareada dependiente tras el mostrador, puesto que la referencia común y original es la masculina; quizás sea ese el verdadero “pecado original” que ha acompañado a la sociedad desde sus comienzos, el pecado de haber expulsado la igualdad del paraíso de la convivencia. Luego, dependiendo de las creencias, ideologías, origen geográfico o grupo étnico… de cada lugar, se establecen diferentes combinaciones de poder, siempre sobre la figura masculina como referente, que es combinada con determinadas ideas, credos, color de piel… 

El inmenso poder que han desarrollado los hombres con su construcción, ese jugar a ser todopoderosos a través de vencer uno a uno los límites de la Naturaleza, ha hecho que se crean Dios. La asociación es fácil: Si la Naturaleza, que lo es todo, ha sido creada por Dios, la cultura, ese hábitat que es todo para el ser humano, debe ser obra de algún Dios. En ese momento surge una pregunta retórica, ¿y quién es ese Dios que ha construido ese otro todo de la cultura?.... Es entonces cuando sale la respuesta a través de una sonrisa a lo Clark Gable… pues el hombre. No el ser humano, el hombre.

Los hombres han jugado a lo largo de la historia a ser Dios, y conforme el paso del tiempo los ha hecho mayores y le han quitado espacio a lo divino para dárselo a lo humano, en lugar de ganar en humanidad se han creído más dioses.

Esa es la clave. Todo parte de una concepción de poder sobre referencias propias, y a partir de esa idea y de la consecución de determinados espacios de poder, el objetivo es conseguir más poder, nunca compartirlo  del todo y menos aún cederlo. 

La organización social está basada en esa idea de poder y estructurada sobre una jerarquización desde la que ejercerlo y sobre la que ascender. Si nos fijamos en cualquier contexto de relación existe ese modelo, da igual que sea personal, familiar, laboral, social, nacional, internacional… Y como el objetivo es mantener y aumentar el poder, pues la normalidad está llena de mecanismos que sirven para consolidar el poder sobre sus referencias, para defenderlo y para aumentarlo. Por eso históricamente ha habido abusos desde las “clases superiores”, desde la parte empresarial sobre la obrera, desde los hombres sobre las mujeres, desde los ricos sobre los pobres, desde determinadas ideologías que se creen herederas del orden natural, o algunas creencias o grupos étnicos que se sienten superiores en la legitimidad que se han dado a sí mismos… Abusos entendidos como normales y propios de quienes actuaban en defensa  de un orden y valores superiores, y que sólo las aspiraciones de Justicia, Dignidad, Igualdad… del ser humano, no de determinados grupos de seres humanos, han ido conquistando para la sociedad a lo largo de la historia. Y todavía hoy lo siguen haciendo en contra de quienes defienden sus privilegios particulares.

Tenemos muchos ejemplos, a diario lo observamos con los planteamientos sobre las relaciones laborales, con la violencia de género, con los vínculos entre países en vías de “subdesarrollo” (el llamado “Primer Mundo”) y los países en vías de desarrollo (el llamado “Tercer Mundo”)… Pero ahora hemos visto un ejemplo aún más claro de toda esta construcción en el espionaje de Estados Unidos.

El problema, dicen, no está en lo que han hecho, sino en quien lo ha sacado a la luz pública, y la justificación no ha tardado en llegar de manos de su Secretario de Estado, John Kerry: “lo que hacemos no es inusual”… o sea,  lo que hacen es “lo normal”… Como el marido que pega, el empresario que explota, el jefe que abusa…

El problema de fondo es la normalidad, lo demás surge desde esas profundidades tan superficiales. Y es que no se puede ser Dios sin estar en todas partes ni verlo todo, y más aún, ser Dios y no “premiar a los buenos y castigar a los malos”, que siempre son los otros y, sobre todo, las otras.

Advertisements

94 thoughts on “Y el hombre se hizo Dios, y espió entre nosotros

  1. @Ola: Veamos… En una semana en la que la selección española ha jugado dos partidos y uno de ellos un domingo a las 12 de la noche, ni recuerdo ya cuántas mujeres te miran como si fueses gilipollas por quedarte viendo un partido hasta las dos de la mañana… Por no hablar de esa compañera de trabajo que a pesar de habérselo explicado ya cuatro veces, parece no enterarse de cómo se escanea un taco de documentos de forma automática, que yo no sé si es que es tonta o es que le resulta más fácil que se lo haga yo. Me inclino por lo segundo. Actitud pasivo-agresiva, se llama… Y esa actitud de mujer desvalida… Por no hablar de todas esas mujeres que te piden que cargues sus maletas en la cinta del aeropuerto “porque se te ve un chico fuerte”. Señora: No haga una maleta que no pueda mover sola. O aquellas que se te cuelan en la pescadería, en la cola del supermercado o en la panadería contando con tu caballerosidad. O aquellas que se sorprenden de que te hayas leído “tu sexo es tuyo” o las 50 sombras de grey, porque dicen que son libros para mujeres… Y ni te cuento lo que tenemos que aguantar los hombres que nos ocupamos de nuestros hijos sin la ayuda de nadie… Por cierto: Con tu silencio ante ciertas actitudes, no estás haciendo sino fomentarlas. Si te molesta que te digan “princesa”, tu deber es decirlo. Hay formas de hacerlo de forma muy educada y muy correcta sin ofender a nadie. Al no hacerlo, estas colaborando para que repita esa actitud sexista con otras mujeres. Detener el sexismo es también tu responsabilidad y las actitudes miedosas son las primeras que hay que eliminar. ¿Es eso lo que les vas a enseñar a tus hijas? ¿A callarse cuando se sientan ofendidas o agredidas? Quizás no haya en él intención despreciativa hacia ti cuando te llama “princesa”, quizás sólo intente agradarte. Por eso, antes de acusar a alguien de algo, hay que hacerle una advertencia o una aclaración. El acoso no siempre es tal. Porque – y estoy aburrido de verlo – actitudes que muchas mujeres llaman “acoso” cuando vienen de ciertos hombres, se convierte en “cortejo” cuando viene de otros que les agradan más. Cuidado con esto.

    Like

  2. @crudo, yo no me considero víctima del sexismo, porque soy una mujer libre, pero no estoy ciega, lo veo, me afecta, afecta a millones de mujeres, quienes también, inconscientemente lo ejercen. Pero te puedo asegurar que muy pocos hombres lo ven, y muchos menos, como el Sr Lorente, se atreven a poner su inteligencia y su voz para denunciarlo.

    Like

  3. @Crudo, entiendo que estés tan cansado de las mujeres, yo nunca he pedido a nadie que me lleve la maleta, y fui la primera que me quedé hasta las dos viendo el partido de España, y si no contesto al que me llama Princesa es porque ya me conozco sus reacciones, no me quedo en silencio créame, nunca pensaria que 50 Sombras de Grey fuera para mujeres, sino para gente sin mucho criterio literario, tanto hombres como mujeres y, efectivamente, escanear un taco de documentos es cosa harto fácil, pero supongo que ella no sabe hacerlo porque está acostumbrada a que tú se lo hagas, o quizá es muy joven : Quizá no debería usted callarse y, al igual que me ha aconsejado paternalmente a mí con lo de “Princesa” debería aleccionar a su colega de oficina con estas palabras ” la actitud de mujer débil y necesitada, esa fragilidad que lleva encima como si de un velo se tratara, con la intención de despertar la protección del macho no hace más que perjudicar a todas las mujeres. Sea fuerte y aprenda usted de una vez a escanear los documentos y, de paso, vaya al gimnasio y desarrolle bíceps, que estoy harto de cargar con las maletas de todas las mujeres de España”
    Ah, y lo de la carnicería y pescadería me parece, sinceramente, absolutamente terrible, colarse porque es mujer, hábrase visto! Las mujeres se cuelan cuando ven a un hombre en la cola porque son mujeres.
    Yo nunca he visto tal cosa, pero le creo…

    Like

  4. @Ola: ¿Que pocos hombres ven el sexismo? Eso no es cierto. ¿Pero quieres saber por qué muchos hombres no lo denuncian? Por una sencilla razón: Porque hacen a las mujeres parcialmente responsables de él. Te lo explicaré de una forma muy sencilla: Cuando una mujer va a trabajar como si fuese a una boda o a cazar a un millonario, el mensaje que envía no es: “Valórame por lo que valgo, no por mis atributos”. Más bien al contrario. Así de simple. Con su actitud, las mujeres están diciendo que quieren libertades sin responsabilidades. Quieren la libertad de, por ejemplo, vestir como les venga en gana, pero sin aceptar la responsabilidad de que su forma de vestir pueda enviar un mensaje confuso. No. Quieren que la responsabilidad la asuma el varón. Pues va a ser que no. No me da la gana asumir tus responsabilidades. Si te pones un escote que enseña hasta el ombligo, no tengo la menor intención de mirar hacia otro lado. Tranquila, que las manos las dejaré quietas. Pero no pienso actuar como si ello pasara desapercibido.

    Like

  5. @crudo : Denuncie el sexismo por amor de dios, ¿es eso lo que va a enseñar a sus hijos? ¿a apretar los puños cuando ven a una mujer escotada hasta el ombligo? No, dígaselo, “mirad hijos míos, esa muchacha va a así vestida porque no quiere aceptar su responsabilidad como hembra, va provocando pero se lava las manos ante los efectos que sus hombros y su ombligo desnudo despiertan” “nosotros, los machos, somos como animales, mirad cómo ellas lo saben y cómo nos maltratan vistiendo de esa manera” ” no os calléis, hacérselo saber : Mujer, se está usted pasando con esa minifalda, claramente quiere usted que la toque pero si la toco me montará un pollo de tres pares de cojones”
    Ainsss, si lo que yo digo…
    buenas tardes.

    Like

  6. @Ola: La cuestión es que muchas de esas actitudes sexistas de las mujeres hacia los hombres nos resbalan totalmente. Tenemos cosas más importantes de las que preocuparnos. Unas las toleramos mejor (la tontita de la oficina o la señora de la maleta) y otras ya las hemos zanjado hace tiempo y no pasamos ni una (las señoras que se cuelan). Como ya he comentado en alguna ocasión, los hombres estamos muy acostumbrados a soportar todo tipo de mierda. Se nos ridiculiza en la televisión y nos importa un pimiento. Se nos tilda de simplones y nos da igual. Si nuestro mejor amigo, cuando nos ve después de un tiempo, nos dice “joer, macho, estás más gordo y más calvo, no me extraña que tu mujer te dejara por otro” y acto seguido nos reímos y nos abrazamos, ¿crees que nos importan demasiado actitudes que no tienen nada de amenazantes? Resumiendo: El sexismo existe en ambas direcciones, pero quizás deberíais tomároslo menos en serio. Y a mis hijos les enseñaré la libertad CON responsabilidad. Si veo a mi hija ir con minifalda y blusa desabotonada a la oficina, naturalmente que le advertiré sobre si cree que así la van a tomar en serio. Yo no me siento maltratado por la forma de vestir de las mujeres. El mensaje que recibo es precisamente “nosotras las hembras, somos como animales, mira los atributos que me ha dado la naturaleza para que evalues mi capacidad de procrear y de traer hijos sanos y fuertes”. Ante un mensaje de ese tipo, que dice “aquí está la hembra”, ¿acaso te sorprende que responda con “y aquí el macho”? Si las actitudes formasen eco, esa actitud que recibes es el eco de la que emites.

    Like

  7. Sí, Crudo, os resbalan porque NO TIENES NI IDEA de lo que es la discriminación, ni de la de tonterías que tenemos que escuchar desde que nacemos por el sólo hecho de ser mujer. Pero lo que tú digas, para ti la perra gorda.

    Like

  8. @Ola: Perdon por inmiscuirme pero leyendo tu lista de agravios de la semana solo puede decir que te ofendes facilmente. La 1 es una frase que tambien oimos los hombres de vuestros labios, y topicos como esos los utilizais las mujeres tanto o mas sobretodo referidos a nuestra naturaleza simple, primaria y sexual. La 2 es una broma, no creo que tuviera intencion de ofender sino de provocar la carcajada. 3 unos cretinos, ahi te doy toda la razon, eso si si me admites un consejo la proxima vez no les mires quizas cuando 4 mujeres pasen de ellos como de la mierda se les quiten las ganas de quedar en ridiculo. La 4 y 5 son mas elogios a tus capacidades que una critica, los que quedan retratados como inutiles son los hombres que dependen de ti. La 6…..vale que no es muy profesional pero tambien los hombres recibimos ha veces esos epitetos y no nos lo tomamos tan mal( a mi señoras con las que trabaja me han tratado de “cariño” o “guapo”) creo que es mas una actitud paternalista/maternalista. La 7 tambien es algo que oimos los hombres con frecuencia, los prejuicios sobre los conocimientos en ciertas materias son bidireccionales. Ojo que no digo que sean actitudes correctas solo que no son actitudes exclusivas de los hombres, nosotros tambien sufrimos esas actitudes,a mi personalemente no me hace especial gracia de que se me tome por un ser simple que piensa con el pene, que es agresivo que no tiene sensibilidad, que soy sucio,que solo me interesa el futbol y el sexo, que alucina con la complejidad de un tampon etc etc…..pero tampoco es plan de ir ofendiendome a cada rato, ya se que no estaras de acuerdo pero me da la impresion de que a los hombres este tipo de cosas nos importan bastante menos, puede que al venir se una situacion de poder y por tanto de control no demos a estas cosas la misma importancia pero en cualquier caso uno ha de hacer caso omiso a la generalizaciones…cada persona es un mundo

    Like

  9. Agravios terribles los que padeces todos los días, Ola. Mis condolencias. Qué bien se os da el drama.
    – Tengo una amiga endocrinóloga que trabaja todos los días en una clínica pública. Todos los días trata a personas obesas. A hombres y mujeres. ¿Sabes lo que me cuenta? Que cuando le pone una dieta a una mujer es muy diferente que cuando se lo pone a un hombre. Cuando el hombre vuelve a la consulta sin haber perdido peso, se limita a decirle: “Doctora, yo no puedo hacer esta dieta”. Cuando vuelve a la consulta la mujer, la paciente le suelta a mi amiga un rollo interminable de excusas para intentar justificar que no ha perdido peso. Pero un rollo que marea al más pintado. Es evidente que esas mujeres no quieren hacerse responsables de la ausencia de pérdida de peso: la culpa es de cualquier cosa, no de ellas. Ojo, esto lo cuenta mi amiga. Si alguien no se lo cree, no tendré problemas en ofrecer pruebas de lo que digo.
    – Los agravios que tú cuentas son fruslerías sin ninguna importancia. Llorona.
    – Las mujeres (en especial las madres) transmiten a sus hijos todos esos estereotipos que dices sufrir todos los días. Mi sobrina (una niña de tres años y medio) le dijo el otro día a su padre: “Papa, la gente me dice que soy un bombón, pero yo soy una niña.” ¿Crees que las mujeres no la piropean o no le llaman “princesa”?
    – Cuando el colegio al que va mi sobrina organizan fiestas para los niños, nada tiene de extraño que las mamás vistan a sus hijas de princesitas o de descocadas bailarinas de samba, uñas y labios pintados, cómo no. Tengo fotos de la cría. Ve y dile a su madre (mi cuñada) que no la vista así, a ver que te dice.
    – Es mi hermano el que está hasta el gorro de cuentos y vestiditos de princesitas, no mi cuñada ni sus hermanas.
    – Si el día de mañana España entrase en guerra, tú, como la mayoría de las mujeres, te quedarías en casa, sufriendo el terrible agravio de que alguien te llame “princesa” y cosas así. Los hombres irían, con gran regocijo, eso sí, al frente.

    Like

  10. Puedo ilustrar con algún ejemplo más la importancia que las mujeres les dais a cosas que no la tienen. Y fíjate, no creo que lo hagáis de manera consciente, como lo demuestra el caso que te voy a contar. Hace unos años salió en la televisión una joven que se había operado el sexo y estaba tomando hormonas masculinas. La presentadora del programa le preguntó si notaba alguna diferencia. El transexual dijo que sí: “Desde que soy hombre, ya NO LE DOY IMPORTANCIA a muchas cosas a las que antes SÍ LE DABA.”
    La vulnerabilidad de la mujer ante un mundo lleno de hostilidades ha de compensarse con el recurso continuo al drama. Y en eso estáis.

    Like

  11. Parece ser que quienes se creen dioses no son muy creativos. Está en crisis hasta el concepto.
    Resulta intolerable que leyes que han costado sudores, sangre y lágrimas (y me refiero a los Derechos Fundamentales) sean violadas, negadas y despreciadas incluso por quienes viven de interpretarlas y ejecutarlas.
    Estos dioses inadaptados, que atentan contra las víctimas y perpetuan el delito, no son mamarrachos: Son cómplices. Y lo seguirán siendo mientras los ciudadanos incumplamos con nuestros deberes y permitamos el “laissez faire…”.
    La cuestión es cómo combatir la provocación sin responder a su violencia

    Like

  12. Cuánta razón llevas, Belén. Con lo que le ha costado a la humanidad legislar la presunción de inocencia y enterrar el llamado delito de autor, y ahora llegan todos estos justicieros y derogan aquélla y desentierran éste. ¿Inadaptados? Por supuesto, y a mucha honra. Me cuesta mucho adaptarme a esas leyes que niegan la presunción de inocencia del varón cuando lo acusa una mujer. Y me cuesta mucho adaptare a esas leyes que imponen el DOBLE de pena al hombre que a la mujer POR EL MISMO DELITO DOMÉSTICO. Es verdad, soy un inadaptado, lo reconozco.

    Like

  13. Hola Diana! Hola a Todas (a Lorente tb)!
    Gracias por tu enlace en Diagonal…



    Y Aquí un tema musical que explica muy bien el grave problema social de la V. Género:



    Salud & Anarcofeminismo,
    AleX

    Like

  14. Hola Diana! Hola a Todas (a Lorente tb)!
    Gracias por tu enlace en Diagonal…



    Y Aquí un tema musical que explica muy bien el grave problema social de la V. Género:



    Salud & Anarcofeminismo,
    AleX

    Like

  15. Como no podría ser de otra manera, el autor de la “autopsia”, repite el mantra que lo ha hecho famoso entre las huestes feministas: que pegar el marido a la mujer es “lo normal”. Es decir, que no pegar a la señora sería “lo anormal”. O sea, que según el autor, los varones que no pegan a su mujer constituyen la excepción. Son rara avis, ¿no?
    Según esto, se deduce que las mujeres son masoquistas. Les gusta sufrir, adoran la mala vida. ¿O cómo, si no, se explica, que LO NORMAL sea que las mujeres (una mayoría de ellas) de este país CONSIDEREN EL DÍA DE SU BODA COMO EL MÁS FELIZ E IMPORTANTE DE SUS VIDAS?
    ¿Qué ocurre aquí? ¿Es que todas las mujeres que van tan a gusto al altar no veían el sufrimiento que sus padres infligían a sus madres? ¿Es que éstas, por su parte, no advirtieron a las hijas de que “LO NORMAL” es que tu marido te pegue? ¿Están ciegas las hijas y mudas las madres?
    ¿Cómo puede explicarse que si “LO NORMAL” es el maltrato del marido a la mujer, o, incluso, el uxoricidio, haya tantas y tantas mujeres que pongan tantísima ilusión en los preparativos de la boda y en el día del enlace? No nos queda otra que suponer, según se deduce de las palabras de Lorente, que “LO NORMAL, es que las mujeres de este país sean masoquistas.
    Y, por supuesto, si por el barrio de la ciudad anda suelto un violador de niñas, “LO NORMAL” es que los varones de la ciudad no se alarmen ni se escandalicen; porque violar a las niñas, según Lorente, es LO NORMAL. Y como es LO NORMAL, nada podrá extrañarnos que ese violador vaya contando a cualquier varón sus abordajes sexuales. ¿Por qué razón tendría que ocultar su actividad sexual callejera a los varones si “LO NORMAL” es que éstos no se alarmen, indignen o enfurezcan por las actividades del violador?
    Señor Lorente, usted puede seguir escribiendo necedades sin parar, pero ha de saber que el sentido común y la observación diaria de la vida misma, nos indican que LO NORMAL no es que el marido pegue a su señora; como tampoco es cierto que las mujeres sean masoquistas. No nos tome por tan imbéciles como para querer que comulguemos con ruedas de molino. Ni nos venga contando que violar a mujeres o niñas es LO NORMAL. No nos venga diciendo que los varones nos quedamos impasibles ante la presencia de un violador de niñas o mujeres, porque nada hay más falso que eso. Deje de insultar con sus burdas generalizaciones. Pero, sobre todo, deje de insultar nuestra inteligencia. Ya basta.

    Like

  16. “Dios lo sabe todo: lo pasado, lo presente, lo futuro y hasta tus más ocultos pensamiento.”
    Esta era la contestación que nos hacían aprender con el catecismo. Me quedo con el Dios de ¿Peridis?, no recuerdo bien el nombre del dibujante que pintaba a Dios en zapatillas- y como no, si para Él el Universo es su casa-.
    Claro que Dios es una proyección del hombre, no hay más que ver con que barba se le representa. Y sí, los EEUU juegan a ser Dios, al menos en la omnisciencia. Me quedo con el concepto kantiano del noúmeno: si Dios verdaderamente existe, no podemos conocerlo. Las historias sobre que Dios podría ser también una mujer, o es mujer, pues pasa eso,que tampoco lo podemos saber ¿Como va a tener un sexo humano un principio de energía que solo se hace evidente por la falta de explicación de la existencia del Universo? O por la falta de explicación de la existencia de los seres humanos.

    Like

  17. Sr Lorente: Descubro sin demasiada sorpresa que se encuentra usted detrás de las publicaciones de Themis. Supongo que no será usted ajeno a la polémica levantada por la ponencia de Themis del pasado 8 de Junio de 2013 titulada: “Custodia Compartida: Otra Forma de Violencia de Género”. Sí, amigos míos, así como lo oyen. Themis (y usted) convierte así al Tribunal Supremo que, el 29 de Abril, en sentencia 257/2013, definía la custodia compartida como el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, eliminando su excepcionalidad, en apologistas de la violencia de género. Y a cualquier persona que solicite la custodia compartida contra la opinión de la contraparte, en posible maltratador, claro, atentando contra el honor del solicitante. Así que llego a el número 34 de la revista Themis, a cuyo consejo asesor pertenece usted, y después de leerla atentamente, me encuentro con que uno de los párrafos de su texto se adapta a la perfección a la publicación e ideologías que usted respalda: “Todo parte de una concepción de poder sobre referencias propias, y a partir de esa idea y de la consecución de determinados espacios de poder, el objetivo es conseguir más poder, nunca compartirlo del todo y menos aún cederlo”. La publicación en su conjunto, o al menos, los artículos destinados a atacar la custodia compartida impuesta, se cimentan, efectivamente, desde una única óptica hembrista de la realidad (referencia únicamente femenina), y se lucha con denuedo contra cualquier medida que pueda suponer una pérdida de poder de la mujer, llegando incluso a tratar en un artículo dedicado el tema del hogar familia (¡!), evitando compartir dicho poder de cualquier manera y no cediéndolo jamás.

    Like

  18. Si mis conocimientos de leyes no me fallan, la custodia compartida no está prohibida en España. Los jueces y fiscales (que son los que tienen la última palabra en procedimientos de divorcio en este tema) conceden la custodia compartida en casos de mutuo acuerdo o cuando sea lo más favorable para los hijos. O sea, que o de mutuo acuerdo o discrecionalmente, estudiando caso por caso. La custodia compartida no se concede a todo aquel que la pida, ya que hay que evaluar las circunstancias de cada caso y PROTEGER PRIORITARIAMENTE EL INTERÉS DEL MENOR.
    Pongamos , por ejemplo, el caso de que el padre viva en Cádiz y la madre, en el País Vasco, ¿qué hacemos, que vivan una semana en cada ciudad? ¿cambiamos de colegio a los niños en edad escolar cada dos por tres? LO QUE JUECES Y FISCALES HACEN HASTA LA FECHA ES PROCURAR UNA ESTABILIDAD EMOCIONAL A LOS MENORES, ELLOS SON LO MÁS IMPORTANTE.
    Luego, jueces y fiscales procuran un régimen de visitas justo para el cónyuge con quien no convivan.
    En mi opinión, generalizar, concediendo la custodia compartida, abiertamente, a todo el que la solicite es un error, por lo expuesto.

    Like

  19. Me huele a que detrás de la lucha por la custodia compartida por parte de los padres, está, no tanto el afán de convivir más horas con los hijos, SINO POR INTERESES ECONÓMICOS, DEJAR DE PASAR UNA PENSIÓN POR ALIMENTOS, VENDER EL QUE HASTA LA FECHA HABÍA SIDO EL DOMICILIO DE LOS HIJOS, …PARA ESO ESTÁ LA JUSTICIA (QUE SE SUPONE QUE ES IMPARCIAL) ES LA QUE DEBE DECIDIR QUÉ LES CONVIENE MÁS A LOS MENORES.

    Like

  20. @Yo misma. Voy a pasar por alto lo que los padres piden la custodia compartida por la pasta y las madres piden la custodia en exclusiva por entrega al bienestar de los hijos.
    Pero lo que ha cambiado recientemente, mediante la jurisprudencia emitida por el Tribunal Supremo, es que no es condición indispensable que AMBOS progenitores estén de acuerdo en la custodia compartida, basta que uno de ellos la solicite para que se evalúen unos requisitos que pueden resumirse en “la constatación de que esta no resulta perjudicial sino conveniente para el interés del menor”.
    Por cierto, esta sentencia venía a dar la razón a una madre que solicitaba la custodia compartida después de muchos años de custodia en exclusiva por parte del padre, y que fue rechazada en primeras instancias.
    Me alegro por ella.

    Like

  21. @Yo misma: Digamos que tus conocimientos de leyes flojean un poco. La ley contempla la custodia compartida como una medida excepcional, eso para empezar. Y eso dista mucho de convertirla en una medida habitual. En este sentido por fin el Tribunal Supremo ha dado el visto bueno… Los jueces, hasta hace unos meses, no tenían nada que decir. Estaban en manos de los fiscales. Y los fiscales, dependían de los equipos psicosociales. Los psicosociales, por su parte, dependían de una serie de criterios de lo más peregrinos para recomendar la custodia compartida. Es evidente que la cercanía de domicilios es una condición necesaria para una custodia compartida. Pero, ¿es acaso necesaria una buena relación entre los padres? ¿Por qué es necesaria para una custodia compartida y no para una custodia exclusiva? Ese ha sido uno de los mayores obstáculos para que los psicosociales recomendasen con más frecuencia las compartidas: La parte que no la deseaba – generalmente la madre – no tenía más que boicotear la relación para demostrar las malas relaciones. Más fácil imposible. Afortunadamente, los jueces van aprendiendo y esas normas ya se están cuestionando. Ya existen sentencias al respecto. Y, afortunadamente, un juez que haya visto lo forzado de algunas situaciones, por fin podrá decretar la compartida sin depender del fiscal. Desde que ya no se tiene en cuenta al fiscal, el número de compartidas se ha visto incrementado considerablemente. La mayoría de los criterios para conceder la compartida no han sido más que ventajas a explotar por la parte que no la desea. Buenas relaciones, criterios educativos similares, dedicación previa durante el matrimonio, … ¡Como si estas cosas no fuesen importantes en una custodia monoparental! ¿Te das cuenta de la trampa? ¿Acaso no son necesarios criterios educativos similares en una custodia monoparental? La educación de los hijos pertenece a la patria potestad, no a la custodia, es independiente de ella, y la patria potestad suele ser siempre compartida salvo en casos de maltrato infantil o abuso sexual. Para que la custodia compartida sea evaluada en igualdad con la monoparental, debe estar excluida de criterios o, cuanto menos, debe tener en cuenta los mismos criterios que la monoparental. Dichos criterios fueron la trampa hembrista para asegurarse la custodia de todas las maneras posibles. Estoy de acuerdo en que el estudio debe hacerse caso por caso, pero un 95% de custodias para las madres no es un número que represente la realidad en las capacidades de hombres y mujeres para cuidar de sus propios hijos.
    En cuanto a los “otros” motivos para la custodia compartida: pensiones y casa… Es cierto que las pensiones desaparecen. O no. Puede existir pago de pensiones en ambos sentidos simultáneamente, yo he visto sentencias en ese sentido… Pero, haya o no haya pensiones, LOS QUE NO DESAPARECEN SON LOS GASTOS DE LOS HIJOS. Los gastos van a seguir teniendo lugar, así que el dinero se va a tener que seguir desembolsando. Lo único que cambia es el trayecto que sigue ese dinero, que normalmente ha sido en el sentido no custodio-custodio-cobrador. Ahora, cada uno paga directamente al cobrador – se suprime el paso no custodio-custodio – en la proporción que el juez estime. ¿Dónde está el problema? Ahora muchos padres van a saber exactamente en qué se gasta el dinero, algo que va a acabar con una enormidad de tensiones.
    En cuanto a la venta de la casa, a mí me gustaría saber si los jueces protegen a los menores en la misma forma en otros aspectos de la vida. Si una familia adinerada se arruina y deben vender su chalet para irse a un piso de dos habitaciones, ¿actúan acaso los jueces en beneficio del menor? ¿Se preocupan por la pérdida de calidad de vida que eso les supone? Todos sabemos que no. Así que me gustaría entender por qué se sobreprotege de tal forma a los menores en este caso. ¿Respuesta? Porque a quien en realidad se sobreprotege es a la mujer. Los niños son la excusa. En cualquier caso, me temo que la ley no va por este camino y los jueces, de momento, van a seguir otorgando el uso de la vivienda a la parte más desfavorecida. Lo que espero, al menos, es que tengan la sensatez de cargar el alquiler de quien sale de casa a la sociedad de gananciales para que el día que se venda la casa, se reparta el pago del alquiler entre los dos, es decir, se considere el alquiler de quien no vive en el domicilio familiar como una carga familiar. Esa es la solución más justa y que los jueces no terminan de aplicar. Todo llegará.

    Like

  22. Que hasta ahora el 95% de las mujeres ha obtenido la custodia de los hijos, hay que preguntarse el por qué, quizás por arraigo social, quizás porque el juez estime que es lo mejor para los menores, quizás porque hasta la fecha a los hombres no les ha interesado la custodia compartida,…
    Resulta, que de repente, los hombres despiertan, ven una forma de hacer daño a la otra parte con este tema, ven el tema económico, la posibilidad de que cambie “el reparto de los gastos” y se rasgan las vestiduras para conseguir la custodia compartida.
    Que existen padres que quieren pasar más tiempo con sus hijos y que exijen la custodia compartida, por no perderse los mejores años de sus hijos, no lo dudo, existen, digamos que el 0,5% en los procedimientos de divorcio.
    Lo dicho, si el juez estima lo más conveniente para los menores la custodia compartida, perfecto, pero ojo, ésto se está utilizando demasiado contra las madres, creo, y me huele que son pocos los padres que quieren entregarse en cuerpo y alma a convivir con sus hijos al 50% y que el interés de los menores prevalezca ante toda polémica, no me lo creo.

    Like

  23. A todos, gracias por la información de las últimas novedades en jurisprudencia sobre este tema. Hay más abogados no colegiados que colegiados cuando interesa…

    Like

  24. @yo misma: Me encantan esos argumentos de “quita y pon”… Es decir, argumentos que me sirven cuando hablo de una cosa pero cuando hablo de otra, uso otros. Por ejemplo, usando ese mismo argumento, si el 95% de los puestos directivos están ocupados por hombres, es por arraigo social, porque la empresa cree que es lo mejor o porque hasta la fecha a las mujeres no les ha interesado el trabajo de los directivos. Te voy a dar varios ejemplos de por qué hay un 95% de custodias maternas… Primero, porque existe todavía una corriente muy fuerte en la judicatura que estima que “los hijos son cosa de la madre”, especialmente en las zonas rurales. Que ello es cierto puedes comprobarlo en la enormidad de casos de custodia materna a mujeres claramente desequilibradas o con fuertes problemas que ignoran al padre como posible custodio. Segundo, porque prácticamente cualquier abogado te va a recomendar que, si eres hombre, ni se te ocurra pedir la compartida porque no te la van a dar. Te recomienda que evites en lo posible un procedimiento contencioso y que intentes llegar al mejor acuerdo negociado posible. Y la mayoría de los hombres, normalmente en estado de shock a causa del divorcio – puesto que son las mujeres quienes los piden en más de 2/3 de los casos -, prefieren evitar toda conflictividad y firman cualquier cosa con tal de acabar con cualquier pelea. Buena parte han sido amenazados con utilizar la Ley Integral contra ellos y acaban plegándose. Otra de las maniobras favoritas de las mujeres es echar al marido de casa, de una forma u otra, o escapar con los hijos. Hasta que la situación judicial se aclara, se establece una situación “de hecho” – madre custodia – que el juez, si no ve indicios de alguna burrada hacia los niños, no dudará en dar como definitiva con tal de no arriesgarse. Y es que estos procesos judiciales pueden durar años… Argumento típico de ellas: “Si los niños han estado bien conmigo hasta ahora, ¿por qué cambiar?”. Finalmente, los pocos hombres que se sobreponen al shock del divorcio, que no ceden a los chantajes, que aguantan en casa hasta el último momento y que van a procedimiento contencioso solicitando la compartida, se enfrentan a una serie de requisitos destinados a ser la última criba. Lo que los hombres ven de repente es cada vez menos obstáculos para conseguir lo que es justo. Por eso cada vez son más los que se atreven a luchar contracorriente.

    Like

  25. Crudo lo que no contempla tu teoría de la dominación es el caso de Lorente. Un señor que se somete a las mujeres. Debes revisar tu teoría y ser un poco menos darwinista. Simplificas todo demasiado

    Like

  26. @Antón: Un hombre se somete a quien le da de comer. Todos estamos sujetos a jerarquías dentro de las cuales, estamos sometidos en mayor o menor medida. Si resulta que hay una jerarquía de mujeres bajo la cual puedes ganarte la vida sin demasiadas complicaciones, pues agachas la cabeza, haces como que no ves, defiendes su discurso como si la vida te fuese en ello y, a final de mes, a poner el cazo. Si encima eres capaz de disfrazar ese esforzado trabajo como un servicio social a la humanidad (al menos, a la mitad), miel sobre hojuelas… ¿Qué tiene de malo hacer bien tu trabajo? El feminismo hembrista tiene necesidad de hombres en sus estructuras para convencernos así de que lo hacen por el interés de todos, no de las mujeres. Es una operación de maquillaje.
    El Sr Lorente ocupa el mismo sitio que ocupó en su día Warren Farrell, único miembro masculino del comité ejecutivo durante años de la National Organization of Women, la principal organización feminista de los años 70. Mientras abanderó la causa feminista, le fue de maravilla, se ganaba la vida dando conferencias sin problema. Pero cuando comenzó a cuestionar algunos de sus planteamientos – tales como la verdadera existencia de la brecha salarial -, fue separado de la estructura, se quedó sin conferencias y vio su fuente de ingresos absolutamente amenazada.
    Hoy día Warren Farrell es uno de los mayores defensores de los derechos masculinos, así como uno de los mayores defensores de la igualdad real y efectiva. Me da a mí que el Sr Lorente no lleva la misma trayectoria. No veo que se cuestione demasiado bastantes obviedades… Y quizás no quiera poner en juego su fuente de ingresos…
    En cuanto a la teoría “darwinista” de la que hablas, dejó de tener validez con la llegada de los anticonceptivos, fundamentalmente. Desde que la mujer puede decidir cuándo tener hijos, está prácticamente en igualdad de condiciones que el hombre.

    Like

  27. No sé si es por ahí por donde va Antón, pero quiero entender que a lo que apunta es a que el juego de la convivencia entre los seres humanos es mucho más complejo que dos bloques que se enfrentan: hombres a un lado y mujeres al otro, porque entre otras cosas ambos se necesitan.
    Si fuese tan simple como eso sería impensable la protección de la que ha gozado la mujer tradicionalmente, como sería inconcebible que quien haya garantizado todos los pasos adelante del neofeminismo haya sido un poder político en gran medida en manos de los hombres, como no tendría explicación un caso como el de Lorente que, aunque singular en su visceralidad y características personales, no es un caso único, ni tan siquiera minoritario, sino mucho más frecuente de lo que se piensa.

    Like

  28. @Emilio: Yo creo que el hilo conductor en todo esto es la necesidad de protección. Mejor dicho: La necesidad de proteger. Que está íntimamente ligado con darle algo de sentido a una vida que muchas veces parece absurda. En una sociedad de subsistencia, en la que hay que luchar duramente por los recursos y en la que el sufrimiento es el pan nuestro de cada día, uno debe preguntarse con frecuencia ¿qué pinto yo aquí? ¿Para qué estoy aquí? ¿Para comer, dormir, sufrir y morir? ¿Eso es todo? Proteger a alguien da sentido a nuestra vida. Le da utilidad. “Mato a mi enemigo, pero es para dar de comer a quien no puede alimentarse”. Y el reconocimiento de aquellos a quienes protegemos nos hace sentir útiles. Amamos aquello que vemos necesitado de protección. Por eso las madres tienen un sentimiento especial hacia sus hijos. Por eso los hombres aman a las mujeres. Por eso las protegen con su propia vida. La clase de protección que ha recibido el neofeminismo tiene más que ver con el electoralismo que con el paternalismo. Todos los sistemas políticos han sido paternalistas pero dentro de un orden. Daban a las mujeres derechos pero con deberes. Es con la generalización de los procesos democráticos cuando se ha perdido el orden y se han empezado a dar sólo derechos, dejando a los hombres como únicos obligados a cumplir con los deberes. El caso de los hombres que abrazan las causas feministas con exagerado fervor es posible que tenga mucho que ver con ese reconocimiento que los hombres gustan recibir de las mujeres, ese mismo mecanismo intrínsecamente masculino de protector de las mujeres. Lo comprendo. Es adictivo. ¿A quién no le gusta ser adulado y admirado por las mujeres? Es, básicamente, la única necesidad que tiene un hombre para dar sentido a una vida cargada de sufrimiento: La apreciación de los suyos. Las relaciones de pareja comienzan a quebrantarse cuando se pierde esa apreciación, cuando se menosprecia el papel del hombre, cuando se da por sentado. Que es la cruzada que ha emprendido la sociedad hoy día: Denigrar todo lo masculino. Así nos va.

    Like

  29. A propósito de la custodia compartida y el señor Farrell comentados por Crudo con su habitual puntería, diré lo siguiente:
    Puede ser que yo sea un alarmista, pero la verdad es que estoy convencido de que si no cambiamos pronto de rumbo, nuestras sociedades están en peligro. El feminismo de género, con su increíble afán por sembrar el odio entre hombres y mujeres, acabará reduciendo más y más las ya bajas tasas de natalidad. El imperio romano cayó porque la población decidió tener pocos hijos y, para colmo, ocuparse lo menos posible de su educación. Cuando llegaron las hordas, no hubo ejército suficiente para pararlas. Los países hoy emergentes están superpoblados: China, India, Brasil… Aquí hacemos viejos. Casarse es ya una actividad de riesgo demasiado grande para los varones. Para colmo de males, los niños están peor educados que nunca. No tanto porque estén “desmadrados” como porque están “despadrados”. Los equipos psicosociales, integrados por trabajadores feministas en su mayoría, se empeñan en mandarnos el mensaje de que las madres se sobran y se bastan para educar a los niños, o que los hijos no pueden estar con nadie mejor que con las madres, lejos del influjo machista y autoritario de los padres. Nada más falso que esto. Como todos sabemos (es un decir), la administración Obama encargó a Farrell un informe sobre la situación de los varones y niños de EE.UU. Los resultados no podrían ser más alarmantes, al menos para quienes seguimos conservando la caduca idea de que los varones también son personas.
    Ojo a los datos: los hijos que crecen sin conservar el contacto y relación con su padre, son:
    – 5 veces más propensos a cometer suicidio.
    -9 veces más propensos a abandonar los estudios.
    -10 veces más propensos a abusar de substancias químicas y drogas
    -14 veces más propensos a cometer actos de precocidad y abuso sexual.
    -20 veces más propensos a tener desórdenes de conducta.
    -20 veces más propensos a acabar en prisión.
    -32 veces más propensos a irse de casa.
    Sean cuales sean las razones que explican estos datos, poca duda cabe de la importancia mayúscula que tiene para el equilibrio mental de los chavales la presencia del varón. Obviamente, también serían muy perjudicial la ausencia de la madre. Pero hoy tenemos un feminismo que nos habla sin pudor de “familias monoparentales” (en general, madre e hijos), como si la ausencia del padre varón careciera de importancia o, peor, como si fuera algo positivo. Las madres siempre han necesitado del marido para enderezar al chaval díscolo: “A que se lo digo a tu padre…” Para colmo de males, son demasiadas las madres que adoptan formas de educar permisivas, alentadas por ese feminismo que proscribe la autoridad, el castigo (moderado) y la disciplina por considerar que todo esto son cosas del machismo caduco. Por eso las madres de hoy se afanan en educar al niño a base de regalos, sobornos, zalamerías, tratos, razonamientos impropios… Métodos que rara vez funcionan. Y es por eso que a las madres, impotentes con todo ese arsenal educativo inservible, muchas veces montan en cólera ante la desobediencia del hijo, con consecuencias no siempre inocuas. La impotencia para hacerse obedecer de tantas y tantas madres, acaba generando agresividad, gritos, nervios; y, a veces, algún que otro azotazo. Cuando hay autoridad de verdad, las cosas suelen transcurrir tranquilas. Pero el desafío constante a una autoridad irreal, genera los nervios y los conflictos que todos conocemos en las “familias monoparentales” en que el padre está ausente a perpetuidad.
    El divorcio es un derecho de todos, por supuesto. Pero no estaría de más que recapacitásemos sobre las consecuencias que los divorcios (muchos causados por la frivolidad) tienen en los hijos. Y el número de divorcios disminuiría si el feminismo de género dejara de una vez por todas de echar basura sobre los varones y la masculinidad. Porque, señoras y señores, al final perderemos todos (y cuando digo todos, digo -español correcto mediante- todos y todas).

    Like

  30. Como dudo que esta noticia que le adjunto salga en este diario, pues allá va: http://www.abc.es/internacional/20130710/abci-video-sicario-201307101433.html
    Cuando usted dedicó no-sé-cuántos artículos a desmentir cifras de asesinatos de hombres por parte de las mujeres, ya dijimos que las mujeres no matan menos, sino que matan de forma diferente. Le recomiendo el visionado del vídeo que adjunta la noticia para que sepa de qué estamos hablando. Dijimos que las mujeres matan con premeditación. Ahí la tiene, a la pobrecita, riéndose con el sicario que quiere contratar y fijando los detalles. Dijimos que no les gusta mancharse, y ahí la tiene, pidiéndole que si es posible, mate a su marido fuera de casa porque dentro de casa “sería un cristo”. Dijimos que no lo hacen si no hay dinero de por medio y ahí la tiene, haciendo cuentas con el seguro de vida. Y ahora le pregunto: Si el sicario hubiese matado al marido como ella dice (“que parezca un robo”) y no es descubierta, ¿a qué estadística pertenecería este crimen? A la de crímenes domésticos, seguro que no, ¿verdad? Pues ahí tiene un ejemplo de lo que valen las estadísticas oficiales sobre las muertes de hombres a manos de sus esposas: Ni un pimiento.

    Like

  31. ¿Dónde está el chiste, si puede saberse? ¿Es que a los paleohembristas no os preocupa la quiebra del sistema de pensiones y la economía?

    Like

  32. Lo macabro del chiste está es que a las neofeministas nos les preocupa más que su propio bienestar. Quizá sea esa la mejor definición de género: procura del bienestar femenino sin importar qué pueda pasar con todos los demás.

    Like

  33. De la entrada merece destacarse entre qué niños se desarrolló el autor que por lo visto jugaban a ser Dios. Sabía de jugar a médicos, al escondite, a la gallina ciega… pero niños jugando a ser Dios es la primera vez que tengo noticia. Y algo le debe haber quedado por la facilidad con que castiga, condena, reprueba… En cualquier caso se trata de ese Dios atronador y justiciero que tan flaco servicio le hace a la religión seguramente el mismo que el presta a la causa que dice servir.
    Lo segundo que me gustaría destacar es el concepto de hombre que baraja. La administración americana si acaso espía es hombre, supongo que cuando invierte en educación o carreteras ahí ya será otra cosa. Lo de hombre le sirve para designar aquello que representa el mal: el Estado que espía, el marido que pega, el empresario que explota, el jefe que abusa…
    ¡¡¡¡ Francamente repugnante !!!!

    Like

  34. La gracia del chiste es que se empieza hablando de la custodia compartida, se continúa con “El feminismo de género, con su increíble afán por sembrar el odio entre hombres y mujeres, acabará reduciendo más y más las ya bajas tasas de natalidad. El imperio romano cayó porque la población decidió tener pocos hijos y, para colmo, ocuparse lo menos posible de su educación. Cuando llegaron las hordas, no hubo ejército suficiente para pararlas. Los países hoy emergentes están superpoblados: China, India, Brasil… Aquí hacemos viejos. Casarse es ya una actividad de riesgo demasiado grande para los varones”, sigue con otra perla “las madres de hoy se afanan en educar al niño a base de regalos, sobornos, zalamerías, tratos, razonamientos impropios… “ “Cuando hay autoridad de verdad, (LA DEL PADRE; SE SUPONE); las cosas suelen transcurrir tranquilas. Pero el desafío constante a una autoridad irreal, genera los nervios y los conflictos que todos conocemos en las “familias monoparentales” en que el padre está ausente a perpetuidad” Es para reírse o llorar, te has lucido…como para publicar un libro de historia (machista claro) y otro de pedagogía (machista, por supuesto), la supernanny está acabada, ha llegado José…

    Like

  35. Sigo sin verle la gracia al supuesto chiste. A lo que sí le veo la gracia es al hecho de que te creas que con dos sarcasmos mal traídos y el epíteto de “neomachista” ya me has refutado. Y esto es lo que hacéis casi siempre. No tenéis ni argumentos ni pruebas para rebatir nada de lo que aquí decimos. Os limitáis, simplemente, a tacharnos de machistas. Debéis creer que eso es un “argumento” infalible e incontestable. Me río yo de tus argumentos.
    Puedes estar completamente segura de que sé mucho más de psicología y pedagogía que tú; cosa que no constituye ningún mérito, todo sea dicho de paso. Y también sé de la estrecha relación que hay entre feminismo de género y economía. Te la hago saber.
    1. Las feministas radicales no quieren tener ningún contacto con los hombres, a quienes consideran el origen de todos los males del universo: de las guerras, el espionaje, el hambre, la desigualdad, la violencia, la sumisión de las mujeres o su escasa relevancia histórica.
    2. No en vano, las líderes de los movimientos feministas más acérrimos son homosexuales, lesbianas. Se entiende que así sea, pues son las mujeres que más independencia relativa puede ostentar ante sus correligionarias. Ellas no necesitan a los hombres para nada. Las demás, las heterosexuales feministas, reconocerán en las líderes lesbianas esa ansiada independencia del varón. Ni qué decir tiene que pasan de los hombres pero NO de sus inventos: medicinas, electrodomésticos, vehículos… Son feministas, pero no gilipollas.
    3. A estas feministas extremosas (y algunas han llegado a ser feministRAS), les repugna la sola idea de mantener contacto físico o sexual con los hombres. Odian la maternidad. ¿Sabes por qué? Porque cuando ven a una mujer embarazada o criando niños piensan que esa mujer se ha plegado y sometido al papel tradicional de abnegada esposa, ama de casa y madre que el patriarcado ha reservado a las féminas. Así, criando niños, se perpetúan los odiosos roles típicos y los estereotipos sexuales inventados e impuestos por el varón. Y eso no puede ser.
    4. Si acaso una mujer decide tener un hijo, que se deshaga lo antes posible del progenitor que lo engendró. Críese al niño, en la medida de lo posible, sin la presencia de varón. Y por eso tenemos todas esas leyes que facilitan a cualquier mujer el propósito de tener la custodia en exclusiva, alejado el padre, ese mal influjo del hijo y de la mujer.
    5. Añade a toda esta ideología anti-matrimonial (hombre y mujer) todas las leyes que permiten a una mujer quedarse con el hijo, el piso y la pensión con solo denunciar al marido por agresión, y tendrás que, en efecto, que cada vez más hombres decidan no casarse ni tener hijos.
    Si quieres ahora te explico la relación entre índices de natalidad bajísimos y la marcha de la economía. ¿No hace falta, verdad?
    Acerca de la necesidad de la presencia del padre, también te puedo decir algo. Que no creo que tú le puedas enmendar la plana a, por ejemplo, José Antonio Marina, cuando explica que es necesario recuperar la autoridad ante los niños y desechar de una vez por todas la panoplia permisiva que recomendó la psicoanalista Dolto a la hora de educar a los hijos. Tampoco creo que sepas más que Emilio Calatayud, un juez que todos los días trata casos de padres que se ven obligados denunciar a sus hijos por maltrato, y quien, igualmente, atribuye a las prácticas permisivas la conducta violenta de muchos chicos. Ni que sepas más que Urra cuando cuenta lo mismo en sus libros. Ni que le puedas callar la boca a la decano Ana Sanahuja cuando dice que muchas madres se las ven y se las desean cuando sus hijos crecen y desarrollan más fuerza muscular que ellas.
    Pero mira, ahora tienes ocasión de lucirte tú, querida. De lucir la inteligencia, me refiero. O de estrenarla aquí. Ahí tienes el informe que obra en manos del Departamento de EE.UU. de Salud y Servicios Humanos.
    Afirma ese informe lo que ves: que los chicos que se crían sin la presencia del padre son 5 veces más propensos al suicidio; 9 veces más propensos a abandonar los estudios, etc. ¿Tienes pruebas de que esos resultados estadísticos sean falsos? ¿Qué explicación le das a todos esos terribles datos? Lúcete, querida, pero con argumentos, pruebas y razonamientos, no con sarcasmos y el epíteto “machista”. Te escucho.

    Like

  36. El comentario de que las madres son permisivas, que generan gritos, nervios,…LO QUE GENERA UNA VERDADERA SITUACIÓN EMOCIONAL INESTABLE E INSOSTENIBLE ES QUE DOS PERSONAS GENEREN UNA AUTÉNTICA BATALLA DELANTE DE ELLOS, LOS NIÑOS, UN TIRA Y AFLOJA, QUE SI LA AUTORIDAD LA TENGO YO, QUE SI LA TIENES TÚ,¡INMADUROS!, LOS QUE SE DIVORCIAN Y UTILIZAN A LOS HIJOS PARA HACER DAÑO A LA OTRA PERSONA. LO PRIMERO QUE HAY QUE DEMOSTRARLE A LOS HIJOS DE PADRES DIVORCIADOS ES RESPETO HACIA LA OTRA PARTE, COSA QUE EN SUS COMENTARIOS BRILLAN POR SU AUSENCIA, CON ESE TIPO DE EXPRESIONES E INSINUANDO QUE LAS MADRES PEGAN A SUS HIJOS “ALGÚN QUE OTRO AZOTAZO”. ¿Eso no es machismo, me lo estoy inventando?
    Le hago saber:
    1. No me considero feminista radical y en cuanto a la escasa relevancia de la mujer en la historia, dedíquese a buscar mujeres que sí han hecho grandes cosas en la historia, LO QUE PASA ES QUE SE HA SILENCIADO, PORQUE NUNCA HA INTERESADO DARLE PROTAGONISMO A LA MUJER. Fernán Caballero, una escritora cuya narrativa fue clave en España, que tuvo que darse a conocer con ese pseudónimo, porque con el de Cecilia Bohl de Faber no le estaba permitido publicar novelas. O Marie Curie, con dos premios nobel, Física y Química y la primera mujer profesora en la Universidad de París, ¿sigo?
    2. ¿Qué todas las líderes de movimientos feministas son lesbianas? Me parece un topicazo que no es verdad y además, muy poco repetuoso con el colectivo de lesbianas, pero tampoco es mi caso.
    3. Relacionar feminismo con odio hacia la maternidad, también es otro tópico, ¿no se puede ser madre y luchar por la igualdad, que es lo que pretende el verdadero feminismo?, ahí sí me incluyo.
    4. Los hijos necesitan criarse con su padre y con su madre, pero en caso de divorcio, ahí están los jueces para conceder la custodia a quien crea más favorable para los hijos, ¿las juezas también son todas lesbianas porque opinen en sus sentencias algo que a usted no le conviene? La legislación en España está muy a favor de que los hijos no pierdan el contacto con el padre (ni a los ex presidiarios se les ha negado ese derecho), salvo casos demostrados de violencia de género, ¿lógico, no?
    5. Si el juez decide que los hijos están mejor con la madre, es lógico también que vivan en el que hasta ahora era el hogar familiar, respecto a la pensión de alimentos, ES ALGO QUE ES IMPRESCINDIBLE, TENIENDO EN CUENTA QUE SE TRATE DE SUS HIJ@S. LOS JUECES DICTAN SENTENCIA EN VIRTUD DE UNA SERIE DE PRUEBAS, DECLARACIONES, PARTE DE LESIONES, …NO HAGA MÁS DEMAGOGIA DE QUE LA MUJER “ESCLAVIZA” AL HOMBRE POR CULPA DE UNA DENUNCIA FALSA.
    Respecto a las causas de la baja natalidad y la economía, cuando quiera acceder a algún estudio científico, no recurriré a usted, sino a fuentes fidedignas.
    ¿Quién se niega a la presencia del padre en la educación de los hijos? Por supuesto que no es mi caso. Emilio Calatayud, una eminencia, que enfatiza en la autoridad que LOS PADRES DEBEN EJERCER SOBRE LOS HIJOS, POR SUPUESTO QUE ESTOY DE ACUERDO CON ESA FILOSOFÍA.

    Like

  37. Yo misma, si las mayúsculas representa un habla en voz alta, usted se tira algo así como medio comentario dándome voces. Sin embargo, califica de inmaduros a los miembros matrimoniales que se gritan delante de los niños. ¿No cree que sigue siendo inmaduro vocear aunque no haya niños delante? Le aseguro que no veo que lleve más razón por muchas mayúsculas que use.
    Dice usted:
    “LO PRIMERO QUE HAY QUE DEMOSTRARLE A LOS HIJOS DE PADRES DIVORCIADOS ES RESPETO HACIA LA OTRA PARTE, COSA QUE EN SUS COMENTARIOS BRILLAN POR SU AUSENCIA, CON ESE TIPO DE EXPRESIONES E INSINUANDO QUE LAS MADRES PEGAN A SUS HIJOS “ALGÚN QUE OTRO AZOTAZO”. ¿Eso no es machismo, me lo estoy inventando?”
    – Si insinuar que las madres pegan a sus hijos es machismo, entonces, no ya insinuar, sino afirmar categóricamente que LO NORMAL es que los hombres peguen a sus mujeres, como hace su admirado Lorente, es hembrismo, ¿no? Me dice usted que no se considera feminista radical. Revise su argumento y verá que, implícitamente, usted admite ser hembrista.
    – Se equivoca: yo no insinúo que las madres peguen a sus hijos algún que otro azotazo. Lo afirmo con firmeza y convicción. No es nada nuevo: siempre lo han hecho. A mí mi madre me pegó en el culo bastantes veces con la alpargata. La madre de mi padre raro era el día que no le propinara algún pescozón o sarmentazo a alguno de sus hijos. Cuando hablo con mis tías y mis tías abuelas, cuentan sin inmutarse algunas de las ocasiones en que pegaron a sus hijos. La madre de mi esposa, que crió a 11 niños, les pegaba cuando lo creía conveniente. Bienvenida a la realidad, señora.
    – Pero deje que le añada lo siguiente. Ninguna de esas madres que daban un azotazo en el culo o un pescozón a sus hijos fue una madre maltratadora. Al contrario, eran (y son) madres buenísimas. Ningún de los hijos de esas madres las recordamos como maltratadoras. Pues ninguno de sus golpes fue brutal o excesivo, ni cruel; ni ninguno de sus golpes anejaba la intención de herir, humillar o causar grave dolor al hijo. Ni muchísimo menos. Eran, más que nada, aparatosos. Así que, señora, si usted (usted, no yo) pretende que ese tipo de azotazos convierte en maltratadora a la madre que lo utiliza, sepa que, con toda probabilidad, la inmensa mayoría de las madres son maltratadoras. Yo, insisto, no lo creo así. Hay, por supuesto, madres que sí son maltratadoras, como usted bien debe de saber. Pero no lo son la mayoría. De hecho, ya dije en otro comentario que la mayoría de las madres son buenas madres. ¿Puede hacer usted la misma afirmación respecto de los padres?
    – Cabe añadir que una buena madre (una madre normal), si está bajo mucha presión por culpa de la permisividad educativa reinante u otros motivos, puede, en alguna ocasión, cometer algún exceso. Ningún exceso es justificable, venga de quien venga, y debe ser castigado o censurado. Pero tengamos prudencia, no obstante, a la hora de estampar en las personas el calificativo de maltratador. Es un estigma que pocas personas (aunque siempre demasiadas), hablando en términos porcentuales, merece llevar en la frente.
    – No crea, empero, que estoy haciendo apología del azotazo. Ni siquiera lo hago del aparatoso azotazo común y casi siempre perfectamente inocuo que utilizan tantas y tantas madres a lo largo de sus vidas de educadoras. No, no. De hecho, lo que afirmo es que cuando no se emplea una educación permisiva, nunca o casi nunca se precisará recurrir al pescozón o a las cuatro palmadas aparatosas en el culo. Ahora bien, ni hago apología ni hago una montaña de ello.
    Dice usted:
    “No me considero feminista radical y en cuanto a la escasa relevancia de la mujer en la historia, dedíquese a buscar mujeres que sí han hecho grandes cosas en la historia, LO QUE PASA ES QUE SE HA SILENCIADO, PORQUE NUNCA HA INTERESADO DARLE PROTAGONISMO A LA MUJER. Fernán Caballero, una escritora cuya narrativa fue clave en España, que tuvo que darse a conocer con ese pseudónimo, porque con el de Cecilia Bohl de Faber no le estaba permitido publicar novelas. O Marie Curie, con dos premios nobel, Física y Química y la primera mujer profesora en la Universidad de París, ¿sigo?”
    – Como ya le he dicho, usted es, según sus propios criterios de clasificación, una hembrista.
    – El catálogo que usted me presenta de mujeres relevantes en la historia de la ciencia y la literatura es impresionante. Mire, usted (o ustedes) debe aclarar cuál es exactamente su discurso, porque no está nada claro. Sabe usted de sobra que uno de los lamentos y una de las denuncias más repetidas por las feministas de género es que el hombre se ha dedicado a impedir que las mujeres pudieran formarse intelectualmente, relegándolas y condenándolas a las tareas domésticas, y vedándoles, además, el paso a lo público. Bien, pues si esto es así, la relevancia de las aportaciones intelectuales femeninas a lo largo de la historia ha de ser, por fuerza, irrelevante. Si a mí alguien me impidiera estudiar matemáticas, mis aportaciones en matemáticas serían irrelevantes, porque es lógico que lo fueran.
    Por tanto, una de dos:
    – O bien puede usted decir que el hombre ha coartado intelectualmente a la mujer a lo largo de la historia y, por tanto, la aportación de ésta es, lógicamente, irrelevante, o…
    – O bien usted puede decir que las aportaciones femeninas son relevantes, reconociendo, así, que el hombre no ha coartado a las mujeres en el campo de la ciencia, la filosofía o el arte. Si hay o hubo coartación, no ha podido haber relevancia femenina. Si hubo y hay relevancia, no pudo haber coartación, o no en el grado que ustedes quieren.
    Hay una tercera posibilidad: con total independencia de cual sea la capacidad de la mujer para hacer aportaciones intelectuales de altura, lo cierto es que las mujeres no las podrían haber materializado durante la mayor parte de la historia, pero NO por culpa del hombre, sino de circunstancias y formas de vida por completo ajenas a la voluntad de hombres y mujeres.
    Dice usted:
    “¿Qué todas las líderes de movimientos feministas son lesbianas? Me parece un topicazo que no es verdad y además, muy poco repetuoso con el colectivo de lesbianas, pero tampoco es mi caso.”
    Señora, lea bien: he dicho que “las líderes de los movimientos feministas más acérrimos son homosexuales, lesbianas”. De los más acérrimos. Obviamente, hay muchas más feministas heterosexuales que homosexuales; lo cual, sea dicho de paso, demuestra la falsedad de la ideología de “género”. Mire, entre las feministas de “género”, está extendido el dogma de que cada persona es libre de elegir ser hetero u homosexual. Es decir, piensan que uno es libre para decidir si te gustan las mujeres o los hombres, y que, por tanto, no hay condicionamiento biológico alguno o instinto en los emparejamientos sexuales que hacemos. Por eso se habla de la “orientación sexual” sexual de las personas, en vez de hablar, con propiedad, de condición sexual. “Orientación sexual”, se dice, como si el gusto sexual se pudiera orientar hacia donde uno quisiera cual veleta en alta mar. Esta sandez está muy extendida en la población, pero, sobre todo, entre las feministas de “género”. Muchas feministas lesbianas (y no lesbianas) creen ser lesbianas por voluntaria elección, por convencimiento; por haberse orientado a sí mismas hacia la homosexualidad. Y esto ha de verse como un gran mérito entre las demás feministas: creen que esas feministas lesbianas han tenido el coraje de ir en contra de las convenciones e imposiciones machistas reinantes en materia de emparejamiento sexual, que han sabido oponerse con valentía a todas las enseñanzas que vinculan, sexual y emocionalmente, a la mujer con el hombre y al hombre con la mujer. Si el lesbianismo se considera un acto electivo y rebelde, se comprende que el lesbianismo sea visto entre las feministas como un mérito de guerra o algo así.
    Dice usted:
    “¿Qué todas las líderes de movimientos feministas son lesbianas? Me parece un topicazo que no es verdad y además, muy poco repetuoso con el colectivo de lesbianas, pero tampoco es mi caso.”
    ¿Cómo dice usted? ¿Entiende usted que soy poco respetuoso con el colectivo de lesbianas porque vinculo a una parte de ellas (¡no a todas!) con el feminismo? Esto sí que no me lo esperaba. Pero no, no se confunda usted. A mí el lesbianismo me parece una condición totalmente respetable. Cada cual que se empareje con quien lo desee. Lo que no me parece digno de respeto, porque no es respetuoso con media humanidad, es el feminismo de “género”. Por otro lado, tampoco he dicho, ni lo creo, que el lesbianismo aneje feminismo, como si de un caso de causa y efecto se tratara. Son fenómenos independientes que, pese a ello, las circunstancias históricas y sociales han unido en muchos casos. Pero es una unión de carácter contingente, coyuntural y temporal. Cuando pase la ola del feminismo de “género”, una mujer lesbiana no será feminista con más probabilidad que no feminista.
    Dice usted:
    “Relacionar feminismo con odio hacia la maternidad, también es otro tópico, ¿no se puede ser madre y luchar por la igualdad, que es lo que pretende el verdadero feminismo?, ahí sí me incluyo.”
    ¿El verdadero feminismo, dice usted? ¿Y cuál es el verdadero feminismo? ¿El que usted defiende? ¿El que a usted le acomoda? Muchas otras mujeres, que se dicen tan feministas como usted, reclamarían que el verdadero feminismo es que el lucha por hacer completamente independiente a la mujer de la maternidad. Feminismo, a estas alturas, es decir una cosa y la contraria, a condición de que se tenga la precaución de achacar la culpa de todo al varón.
    Usted no está en contra de la maternidad, pero sí en contra del hombre. Lo está desde el momento en que acata o aplaude las “autopsias” de un varón, de género femenino, que no se cansa de decir la enormidad de que LO NORMAL es que el marido pegue a la mujer. Un hombre que pega a la madre de sus hijos no es buen padre. Por tanto, si usted cree, con Lorente, que lo normal es pegar a la esposa, también cree que la mayoría de los padres son malos padres. Entonces, pues sí, a usted, como mujer feminista, le puede gustar mucho ser madre, pero si su feminismo llega al extremo de criminalizar al esposo y al padre comunes, ya me contará usted la ilusión que nos quedará a los hombres de tener hijos con quien así piensa. Y ya me contará usted qué grado de colaboración merece del hombre en general la mujer que piense que lo normal es que el marido sea un criminal.
    Si usted no está de acuerdo con Lorente cuando asevera que lo normal es que el marido pegue a la mujer, tiene ocasión de aclarármelo aquí. Pero si está de acuerdo con él, no me venga con el cuento de que el feminismo no atenta contra la natalidad y economía nacionales.
    dice usted:
    “Los hijos necesitan criarse con su padre y con su madre, pero en caso de divorcio, ahí están los jueces para conceder la custodia a quien crea más favorable para los hijos, ¿las juezas también son todas lesbianas porque opinen en sus sentencias algo que a usted no le conviene? La legislación en España está muy a favor de que los hijos no pierdan el contacto con el padre (ni a los ex presidiarios se les ha negado ese derecho), salvo casos demostrados de violencia de género, ¿lógico, no?”
    – Se equivoca usted. Si los niños necesitan criarse con su padre y su madre, el hecho de que el matrimonio se divorcie no hace desaparecer la necesidad del niño de criarse con uno y otro progenitor. ¿O es que me está usted diciendo que cuando los padres se separan, el hijo sólo necesita ver y estar con uno de los padres? Pues ahora me entero yo de que un niño sólo necesita a sus dos padres cuando no están divorciados. Qué disparate, oiga. Y dado que la necesidad del niño de estar con ambos padres no desaparece ni disminuye cuando éstos se separan, lo que cualquier juez tiene que hacer es conceder la custodia compartida por DEFECTO. Porque eso, ver y estar con ambos padres, aunque sea por separado, es LO MEJOR para el menor.
    – La actual legislación no es favorable a la custodia compartida, como lo demuestra el hecho de que cerca del 95% de las custodias se conceden a la madre. ¿Qué pasa, que en el 95% de los casos tiene pruebas el juez de que el hijo no necesitará estar con el padre el mismo tiempo que con la madre? Pues no. Todo esto ya se lo explicó otro comentarista. Los jueces dan la custodia a la madre en cuanto la madre muestra desacuerdo con el padre de la criatura, cosa que hacen muy a menudo, como es natural entre personas que se divorcian. Es que si reinara el acuerdo y el amor, no se divorciarían, oiga. Para colmo, el desacuerdo puede ser una tentación para cualquier persona si se sabe que el desacuerdo conllevará la concesión del piso y una pensión.
    – Las jueces no son todas lesbianas; de igual modo que, huelga aclararlo, no todas las feministas son lesbianas. Y si todas lo fueran, eso no tendría por qué ser necesariamente ningún problema para el padre varón, porque, señora, ¿dónde he dicho yo que todas las mujeres lesbianas sean feministas de “género”? Lo que un padre habrá de temer es que la juez -o el juez, tanto da- fuera feminista de género, homo u heterosexual, eso no importa. Ahí está usted como ejemplo viviente de que también entre las feministas heterosexuales abunda el fanatismo. Lo cual no contradice la tesis de que, en términos generales (¿entiende usted la expresión de “en términos generales”, verdad?), quepa esperar más fanatismo entre las feministas de “género” homosexuales que entre las heterosexuales por las razones ya expuestas.
    Dice usted:
    “Si el juez decide que los hijos están mejor con la madre, es lógico también que vivan en el que hasta ahora era el hogar familiar, respecto a la pensión de alimentos, ES ALGO QUE ES IMPRESCINDIBLE, TENIENDO EN CUENTA QUE SE TRATE DE SUS HIJ@S. LOS JUECES DICTAN SENTENCIA EN VIRTUD DE UNA SERIE DE PRUEBAS, DECLARACIONES, PARTE DE LESIONES, …NO HAGA MÁS DEMAGOGIA DE QUE LA MUJER “ESCLAVIZA” AL HOMBRE POR CULPA DE UNA DENUNCIA FALSA.
    Respecto a las causas de la baja natalidad y la economía, cuando quiera acceder a algún estudio científico, no recurriré a usted, sino a fuentes fidedignas.”
    ¿Pero de qué está usted hablando? ¿A qué viene todo eso del “parte de lesiones y declaraciones”? ¿Es que, acaso, los jueces conceden la custodia a la madre en el noventa y cinco por ciento de los casos porque hay algún parte de lesiones de por medio donde la víctima es la mujer? ¿Es que está usted insinuando que si los jueces dan el 95% de las custodias a las madres es porque hay maltrato “machista” en la relación? Deje usted de hacer demagogia. Y si la hace, esmérese un poco, mujer. No se deje llevar tanto por las vísceras. Suelen ser malas consejeras.
    Dice usted:
    “¿Quién se niega a la presencia del padre en la educación de los hijos? Por supuesto que no es mi caso. Emilio Calatayud, una eminencia, que enfatiza en la autoridad que LOS PADRES DEBEN EJERCER SOBRE LOS HIJOS, POR SUPUESTO QUE ESTOY DE ACUERDO CON ESA FILOSOFÍA.”
    La niega usted y todos los que piensan como usted. Y a las pruebas me remito. Usted piensa que en el 95% de los casos de divorcio, el crío no necesita al padre.
    El último comentario que hace usted de Emilio Calatayud no puede ser más abstruso. Primero lanza usted varios sarcasmos cuando yo critico la permisividad con que hoy se intenta educar a los niños. Y luego -ver para creer- expresa usted sus admiración por Emilio Calatayud, quien tiene montada una cruzada -con toda la razón del mundo- contra la permisividad de padres y escuelas. De verdad, ver para creer.
    Ustedes nos acusan de violentos, de odiar a las mujeres, de culparlas de todo, de criminarlizarlas. Pues fíjese usted en su discurso y en el mío y compárelos.
    Yo afirmo que la mayoría de las madres son buenas madres. Usted piensa que está justificado que el 95% de las custodias sean para la madre. No ve usted nada raro en esa cifra. Si el 95% de las custodias fueran para el padre, ¿no calificaría ese estado de cosas de machista?
    Yo digo que la ausencia de la madre es también muy perjudicial para el niño. Usted, en cambio, no ve ningún perjuicio en la ausencia del padre.
    Usted, con Lorente, cree que lo normal es que el marido pegue a la esposa. Yo jamás diría semejante cosa contra las mujeres. Ni tampoco diría que las madres que sueltan algún que otro cachete al hijo son maltratadoras.
    Cualquier persona que busque la objetividad sabrá ver dónde está la moderación y dónde el odio y el fanatismo, en su discurso o en el mío. Eso no lo dude.

    Like

  38. A José: mi forma de escribir, diferenciar entre minúsculas y mayúsculas, es para enfatizar en lo escrito en mayúsculas, no significa que le esté gritando, si no le agrada mi manera de redactar, NO ME LEA.
    Soy madre y NUNCA HE PEGADO A MIS HIJAS NINGÚN “AZOTAZO”, CREO QUE ES ANTIPEDAGÓGICO. Insinuar que las madres pegan a los hijos, me sigue pareciendo un comentario machista.
    Una aclaración: NO PIENSO QUE LOS HOMBRES POR NORMA PEGUEN A LAS MUJERES, PIENSO QUE EN LA MAYORÍA DE CASOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO, EL HOMBRE MALTRATA A LA MUJER Y ME BASO EN AÑOS DE ESTUDIO ACERCA DE LA VG Y DELAS CIFRAS OFICIALES QUE USTED PUEDE CONSULTAR.
    Le ruego encarecidamente que no me encasille en lo que usted crea conveniente sin argumentos (no me agrada lo de “hembrista”).
    Como ya le he comentado, creo que han existido mujeres que han hecho muchas cosas importantes en la historia, PERO BIEN DIFÍCIL SE LO HA PUESTO LA SOCIEDAD MACHISTA DE LA ÉPOCA Y ADEMÁS, LO QUE HAN CONSEGUIDO, SE HA INTENTADO SILENCIAR ¿Me he explicado con claridad?
    Le vuelvo a mencionar mi respeto al colectivo de lesbianas (sean feministas o no).
    Yo entiendo el feminismo como la lucha hacia la igualdad entre hombres y mujeres, y soy madre, por favor, no me encasille donde usted quiera. YO NO ESTOY EN CONTRA DE LOS HOMBRES, ADORO A MI MARIDO, EXCELENTE ESPOSO, HIJO Y MEJOR PADRE.
    Si “aplaudo” por este blog, es porque estoy de acuerdo con muchos de los argumentos de Lorente (aunque le pese), pero lo dicho, ni es familia, ni me paga por ello. Simplemente leo y comento lo que me parece. NO CREO QUE LA MAYORÍA DE PADRES SEAN MALOS PADRES, ESO SE LO HA INVENTADO USTED.
    Cuando hay divorcio, lo más beneficioso para los hijos es que madre y padre estén presentes en su educación y crianza, intentando crear el mínimo número de conflictos.
    La custodia compartida, no se puede conceder por defecto, ES NECESARIO ESTUDIAR CASO POR CASO.
    Le ruego que me respete y no me llame “fanática”, por pensar de una determinada manera.
    Vamos a ver, está muy extendida la corriente (entre hombres, sobre todo) de que la mujer utiliza las denuncias falsas de VG para obtener beneficios en el divorcio y LO QUE HE TRATADO DE DECIRLE ES QUE LOS JUECES, EN ESTOS CASOS VALORAN PRUEBAS, TESTIGOS, ENTREVISTAS CON LOS HIJOS, PARA DICTAR UNA SENTENCIA JUSTA Y SI EFECTIVAMENTE, NO HAY PRUEBAS DE VG, LOS JUECES NO SON IMBÉCILES, NO VAN A DICTAR MEDIDAS PROVISIONALES ACERCA DE ESTE TEMA.
    Le reitero mi admiración al Sr. Calatayud: LOS CRÍOS SÍ NECESITAN A LOS PADRES (A NO SER QUE ÉSTE SEA UN DELINCUENTE Y NO LO MEREZCA, pongamos por ej. el caso Bretón)
    Es que se está usted montando sólo una película. Intento educar a mis hijas en el respeto a sus amig@s, a sus maestr@s, le inculco la autoridad de sus padres, con todo el cariño y el amor que se merece un hij@, ¿por qué le extraña que admire al Sr. Calatayud? JAMÁS HE INCULCADO A MIS HIJAS EL ODIO HACIA NADIE, MUCHO MENOS A SU PADRE, AL QUE ADORO, COMO YA LE HE DICHO, Y EN EL HIPOTÉTICO CASO DE QUE ME DIVORCIARA, JAMÁS CAERÍA EN LA TENTACIÓN DE PONER A MIS HIJAS EN CONTRA DE SU PADRE. ¿queda aclarado?

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s