Guerra

GUERRA-Tanques desiertoSorprende la facilidad con la que algunos presidentes recurren a la idea de guerra para librar batallas eternas, y lo mucho que cuesta declarar la paz para librarla cada día en la convivencia. No son conscientes de que una guerra nunca se gana, solo se pierde más o menos; y que, por el contrario, con la Paz en Igualdad se gana siempre.

Sucedió con George W. Bush tras los atentados del 11S de 2001 y su famoso “América en guerra”, y vuelve a ocurrir ahora con Francoise Hollande ante los terribles atentados terroristas que se han cometido en Francia en nombre del Estado Islámico.

Hablar de guerra contra quien utiliza esa misma idea para justificar sus ataques terroristas, y de ese modo elevar el sentido de su reivindicación para tener a su lado a una parte del pueblo frente a un enemigo común, es un error. Lo único que se consigue al hacerlo es darle la razón en sus argumentos que hablan de que “occidente está en guerra contra el Islam”, y elevar su imagen y reconocimiento (propio y ajeno), hasta el mismo nivel que el país atacado con sus atentados.

Las definiciones y el concepto de “guerra” son claras en ese sentido, desde la RAE hasta Instituto de Investigación de la Paz Internacional de Suecia, insisten en que una guerra es una lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación.

Hablar de guerra tras los ataques del 11S de 2001 en Nueva York y Washington DC supuso elevar a la condición de ejército a todas las células de al-Qaeda y nombrar a Ben Laden jefe mayor de “su ejército”. Y hacerlo ahora tras los atentados que recorren la Unión Europea supone, de igual forma, integrar a cada uno de los terroristas que de manera individual decide llevar a cabo un ataque (con una mayor o menor coordinación y con más o menos vínculos con el Estado Islámico a través de las redes), en un ejército común, además de contribuir a su propaganda y facilitar la llamada al alistamiento de otros “soldados” a través de cada uno de los actos criminales. Aunque sea la primera y la última acción que lleven a cabo, al final lo habrán hecho como miembros de ese “ejército en guerra”

La necesaria respuesta policial y judicial, y el imprescindible trabajo de inteligencia con el apoyo militar que exijan las circunstancias, no deben esconderse tras un enunciado de guerra que no va a mejorar la respuesta democrática, y sí, como apuntaba, cohesiona y une las “filas” dispersas y fragmentadas de los terroristas con ese mensaje de que todos forman parte del mismo ejército para atacar al Occidente enemigo.

El dolor, la rabia y la sensación de impotencia ante cada uno de los atentados y ante la amenaza de los que se puedan volver a producir, no debe hacer caer a las democracias en manifestaciones que potencien el mensaje de los terroristas. El ejemplo lo tenemos en lo ocurrido con EEUU y su declaración de guerra por parte de su Presidente, George W. Bush. Desde que habló de la “Guerra contra el terror” no sólo no ha logrado disminuir el terrorismo yihadista, sino que se ha producido un importante aumento del número de atentados y una transformación hacia lo individual y lo “artesanal” para adaptarse a las nuevas circunstancias.

Si no se trabaja por la paz y la convivencia con la “artillería pesada” de la palabra y los “bombardeos de las acciones” de diálogo, lo más probable es que al final la deriva sea más grave, tanto por la radicalización de los entornos terroristas, como por la presión que ejercen los grupos de ultraderecha a la hora de dar significado a los atentados al presentarlos como acciones de guerra. Si la dinámica continúa bajo esas referencias, se puede entrar en un ciclo de violencia que lleve a responder ante los atentados con “todo lo permitido de la guerra” en lugar de con justicia, y que esa respuesta se vea como una nueva razón por parte del yihadismo para justificar otros ataques y estimular el alistamiento de más jóvenes; lo cual, a su vez, conduciría a justificar el uso de la violencia ejercida por parte de los sectores más conservadores, y a reclamar un aumento en el grado de la fuerza ante la ineficacia del utilizado hasta ese momento. El ciclo de violencia puede ser interminable.

La dinámica de la violencia conduce a más violencia, bien de carácter inmediato o tras un periodo de tiempo. Muchos pensarían que tras “la lección dada con la Guerra de Irak” en 2003 se acabaría el terrorismo yihadista, pero después vino el 11M de 2004 en España, y tras él nuevos atentados en Londres en 2005, después en Francia, luego en Bélgica, ahora en Alemania durante estas últimas semanas. ¿Alguien cree que hablar de “guerra” va a resolver esta situación?

Por el contrario, la Justicia, aunque recurra al uso legítimo de la violencia contra los violentos, generará convivencia dentro del marco democrático. No tiene sentido que ayudemos al desarrollo de muchos de los países desde los que actúan los terroristas en cuestiones económicas, energéticas, en infraestructuras y comunicaciones… para que nuestras empresas se beneficien, y que no lo hagamos en términos de convivencia y respeto a los derechos humanos. Lo mismo que tampoco es muy lógico que los autores de la mayor parte de los atentados en la UE y en EEUU sean jóvenes nacidos y educados en los mismos países que luego atacan. Si la propaganda terrorista que lanzan por las redes es capaz de superar a la educación recibida, quiere decir que esta ha sido deficitaria.

Jugar a la guerra de niños puede ser cuestionable, hacerlo de mayores y con un país detrás es inadmisible… Los armisticios que hoy se firman tras la última batalla son declaraciones de “guerra” para el futuro desde el punto de vista terrorista. No puede haber terrorismo en el tiempo sin apoyo social y político, por eso hay que trabajar para construir la Paz sobre la convivencia y los derechos humanos, no sólo declararla.

La Paz en el aire puede ser una respuesta, como cantaba Bob Dylan, pero si no toca la tierra de la realidad, también será un objetivo de un misil tierra-aire de los terroristas que quieren la guerra.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s