“Los Machonautas”

“LOS MACHONAUTAS” (Machistas de playa -IV-)

No hay nada como el verano para navegar, es la estación idónea para subirse a una nave y surcar las aguas de los mares y el aire de las ideas, que durante el resto del año permanecen retenidas por las esclusas de las circunstancias. Y eso lo saben muy bien los machistas de playa, ellos que son los dueños del tiempo de la historia, son conscientes de que el calor ablanda los días y hace de ellos una especie de chicle elástico que se estira sin límite para pegar conciencias y cerrar los párpados a la realidad. Por eso, a pesar de su retiro y de su distancia estival, se dedican a navegar por las redes y estar en todos y cada uno de los lugares donde un “macho” sea necesario para decir “lo que es verdad y mentira”, y para corregir cualquier afirmación que se haga desde el feminismo o en nombre de la Igualdad. Son los “Machonautas”, la marina del machismo, y siempre están atentos, pues para ellos cualquier “serpiente de verano” es la misma a la que Eva le pisó la cabeza para salir victoriosa de su encuentro.

Los “Machonautas” surcan dos tipos de aguas, las del machismo y la de las redes sociales. Navegan por el machismo para redescubrir el mismo destino una y otra vez y no sentirse fracasados en sus viajes a ningún lugar. Por medio de esa estrategia aparentan traer de cada uno de esos destinos algún fruto con el que sus seguidores se sientan estimulados en su lucha, pero como siempre visitan los mismos prejuicios, los mismos mitos, los mismos estereotipos… lo que hacen, como expertos manipuladores que son, es cambiar el nombre de sus viajes para así presentarlos como lugares diferentes… De ese modo, unas veces dicen que han ido hasta la tierra del “hembrismo”, otras al territorio de las “personas feminazis”, en otras ocasiones hablan de que han llegado hasta el “país de las denuncias falsas”, que está justo al lado de la “selva de las amazonas violentas”, y que por tanto, también dicen visitar con frecuencia… El mensaje que traen siempre es el mismo, pues viajan a bordo de la nave del machismo, pero en cada ocasión lo presentan como algo distinto al cambiarle el nombre.

El otro tipo de aguas por el que viajan los “Machonautas” es el de las redes sociales, unas aguas que con demasiada frecuencia corren bravas, pero que ellos siempre se encargan de volver turbulentas por eso de la ganancia que obtienen los “pecadores” en las aguas revueltas.

Entran en las redes como los cuatreros en los poblados de las películas del viejo Oeste, disparando “a siniestro y a siniestro”, pues suelen ser muy respetuosos con todo lo situado a la derecha, y como hacen las buenas bandas, en cuanto uno comienza a disparar todos los demás lo siguen a ver quién es capaz de pegar más tiros en menos tiempo. No tienen miedo a herir a alguien, saben que el shérif está de parte del cacique de lugar y sus secuaces.

Los “Machonautas” tienen espíritu invasor, dado su carácter agresivo y violento, por eso en sus viajes se meten en cuentas ajenas para atacar a las personas que las crearon, y para lanzar su mensaje colonizador desde ellas, puesto que sin esas invasiones no tendrían la posibilidad de que alguien se detuviera ante sus palabras. Y son tan paradójicos y simples, que a pesar de entrar en las cuentas para atacar a quienes no piensan como ellos, dedicándose a insultarlos y cuestionarlos con todo tipo de argumentos falaces, luego se muestran ofendidos por los mensajes de Igualdad que se lanzan desde esas cuentas. La situación es tan surrealista que, a pesar de ser ellos los violentos y los invasores, exigen que se retiren todas las medidas dirigidas a impedir sus invasiones y conquistas, y a acabar con sus privilegios.

Todo ese trabajo que se toman es porque los “Machonautas” pretenden controlar el viaje iniciado por la sociedad para dejar atrás el continente del machismo. Saben que no es una deriva ni es un accidente, que el feminismo se reveló frente a quienes presentaban el universo como un plato plano, y afirmaban que más allá del machismo sólo había un abismo oscuro lleno de dragonas y serpientes, y que hoy la luz de la equidad y el movimiento de las estrellas del universo de la Igualdad han revelado que los hombres no son el centro del universo ni de nada, salvo de su propia determinación. Que el machismo levantó el androcentrismo para dominar a las mujeres y a toda aquella persona que fuera diferente a sus ideas, valores, creencias, pensamientos… pero que ese universo era un mundo y oscuro, sin más luz que las hogueras en las que se dedicaban a quemar a toda aquella persona o idea que lo cuestionara.

Hoy los “Machonautas” son los guardacostas de las islas que aún mantienen bajo su control, y los polizones que se introducen en otras naves y lugares para actuar como troyanos y confundir con todos los frutos tóxicos que traen del lugar de siempre del machismo. Pero hoy el mar sabe a Igualdad y el aire huele a equidad, un ambiente irrespirable para ellos, por eso, a pesar de todo lo que se mueven y viajan, son los propios “Machonautas” con sus palabras y argumentos quienes muestran a diario que su mundo ya no existe, aunque su amenaza persiste.

Este verano debemos ayudarlos con la Igualdad para que se vayan lejos y para siempre.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s