Trump y los hombres “equi-equi”

TRUMP Y LOS HOMBRES “EQUI-EQUI” (Machistas de Playa -V-)

La genėtica lo tiene claro, los hombres son XY y las mujeres XX, sin embargo la cultura es capaz de revolucionar las referencias de la biología para, en una especie de mutación social, crear los “hombres equi-equi”.

Son los hombres equidistantes, hombres creados por el machismo para que defiendan sus valores e ideas intentando confundir al resto de la sociedad con el objeto de que no se posicione a favor de la Igualdad y, por tanto, en contra de sus intereses.

Es parte de la estrategia de quienes ocupan posiciones de poder, pues para conseguirlo necesitan contar con el contexto de la normalidad y la credibilidad en sus palabras. Lo hemos visto estos días pasados en Donald Trump cuando, al condenar el ataque neonazi  ocurrido en Charlottesville, mantuvo una equidistancia entre el agresor y su ideología fascista y los manifestantes progresistas atacados. La situación ha sido tan descarada y trascendente que las críticas surgidas a su actitud desde todos los frentes, algo habitual cuando se justifica la violencia que amenaza al conjunto de la sociedad, como suele ocurrir con el neonazismo, lo han obligado a rectificar y a condenar el atentado.

Lo que el machismo hace cada día es algo similar. Los machistas “equi-equi” lanzan siempre que pueden mensajes que equiparan la violencia que sufren las mujeres con las violencias dirigidas contra los niños, los ancianos, los hombres… atendiendo al resultando, pero ocultando las circunstancias y su significado; y luego justifican la violencia de género con argumentos que hablan de que se trata de algo “ocasional”, de unos pocos “hombres malos”, de casos “individuales” relacionados con el “alcohol, las drogas o los problemas mentales”… Cualquier razón es buena para ocultar la violencia de género entre las otras violencias, y así conseguir que no haya posicionamiento crítico frente a ella y que esa normalidad cómplice que crea la cultura no se vea alterada. Y en esa estrategia la equidistancia resulta especialmente útil al transmitir la idea de que importan “todas las violencias”, no sólo una, como intentan hacer creer para presentar al feminismo y la Igualdad como planteamientos egoístas sólo a favor de las mujeres y, en consecuencia, en contra de los hombres.

Y mientras cuenten con la complicidad de lo normal conseguirán que esa equidistancia sea distancia frente a la violencia de género, y proximidad contra el resto de las violencias, puesto que nadie las justifica, ni minimiza, ni tampoco habla de “agresores malos, borrachos, drogadictos, locos…” en esas otras violencias, algo que, como hemos comentado, sí sucede con la violencia dirigida contra las mujeres. Sin esa equidistancia falsa no sería posible que una violencia que ocasiona el 20% de los homicidios anuales en España, y que los produce en “dulces hogares”, fuera de cualquier escenario de delincuencia y criminalidad, sólo sea considerada como problema grave por el 1’4% de la población (CIS, julio 2017). Y eso es lo que ocurre con los 60 hombres que asesinan a sus mujeres desde la normalidad, hasta el punto que el 75-80% de ellas han vivido esa violencia hasta el asesinato sin llegarla a denunciar.

Una equidistancia tan falsa que mientras que no se cuestiona ninguna de las leyes ni medidas dirigidas a combatir el resto de las violencias, ni a sus agresores se les considera víctimas de ellas, la Ley Integral contra la Violencia de Género es atacada sistemáticamente desde la sociedad y algunos foros de la propia administración de justicia, y los hombres (todos) son presentados como víctimas de esa norma.

Esta situación es el resultado de esa aparente equidistancia de los “hombres equi-equi”, una posición nada casual ni accidental, sino una meditada estrategia del posmachismo para potenciar la confusión y con ella la pasividad. Por eso no piden medidas contra las otras violencias, sólo que se quiten las que ya se han establecido para avanzar en la erradicación de la violencia de género. Todo como parte de una manipulación tan burda, y al mismo tiempo creíble por contar con la autoridad de su palabra, que la propia violencia machista que ellos ejercen se presenta como fracaso de las leyes y recursos desarrollados para acabar con ella bajo el mensaje de “siguen matándolas”, como si la promulgación de leyes supusiera un cambio en la mentalidad y en la cultura que da lugar a ella.

El machismo y los hombres “equi-equi” no son capaces de ver lo que la sociedad ha avanzado en Igualdad, pero sí de afirmar que lo que ellos ocasionan con su violencia se debe a que los recursos son captados por el “lobby feminista”, y no por las “verdaderas víctimas”. Pues ellos son los que tienen la autoridad para decir quienes son las “verdaderas víctimas”, lo que es la “igualdad real”, cuál es el “auténtico concepto de violencia”, quién es un “buen padre” y una “mala madre”, cuándo una “denuncia es falsa y cuándo verdadera”…

Es la consecuencia de su falsa equidistancia, aquella que les lleva a afirmar que están en contra de la violencia de género y al mismo tiempo se oponen a las medidas dirigidas a combatirla; la que dice que feminismo es lo mismo que machismo; la que sitúa a un hombre maltratador a mitad de camino entre un buen padre y una mala paternidad; la que pide aplicar la ley con contundencia cuando se denuncia a una mujer, y la critica cuando se aplica ante hombres maltratadores; la que dice que los hombres condenados con sentencia por violencia de género son inocentes, y las mujeres son autoras de denuncias falsas sólo porque ellos lo dicen…

Ante la violencia de género no hay neutralidad ni puede existir equidistancia, o se está contra ella y en el lugar donde ese posicionamiento se traduzca en acción, o se está a favor de que todo siga bajo su realidad. Es así de sencillo.

Tan sencillo que cuando esa equidistancia se presenta frente a otra violencia, como ha sucedido con Donald Trump ante la violencia fascista ocurrida en Charlottesville, todo el mundo reaccionó para exigirle que abandonara esa equidistancia y condenara a los violentos. Si la sociedad fuera igual de exigente y responsable ante la violencia de género, los hombres “equi-equi” tendrían que abandonar su machismo y la estrategia del odio que promueven cada día.

Mientras no suceda seguiremos viendo a estos hombres “equi-equi” pasear su machismo por playas, redes, foros y medios, tal y como ha sucedido este verano.

Advertisements

Machismo y corrupción

Los hombres son el modelo ético en una cultura patriarcal que se ha levantado tomando lo masculino como universal, es decir, como referencia común para toda la sociedad, y lo femenino como particular y propio de determinados contextos, generalmente relacionados con lo familiar y lo doméstico.

Eso hace que la realidad venga condicionada por lo que los hombres consideran que debe formar parte de ella, que las leyes y el Derecho hayan tomado como modelo de comportamiento el representado por un “buen padre de familia”, que los tratos se cerraran con un “apretón de manos”, por supuesto de manos viriles, y que el sello más indeleble fuera la “palabra de hombre”, que permanecía en el aire como si fuera parte de su oxígeno, nitrógeno y argón.

Y en contraste, las mujeres, desde la Eva del Paraíso hasta la última de sus hijas, son falsas, perversas, mentirosas, interesadas, traicioneras…

Y a pesar de esta construcción cultural nada desinteresada, nadie ha caído en el “pequeño detalle” de que las mayores traiciones, mentiras, falsedades, manipulaciones, perversidades y crueldades, ahora y a lo largo de la historia, han sido llevadas a cabo por esos hombres cabales, de palabra indeleble y apretones de mano que estrangulan la realidad entre sus dedos para hacerla favorable a sus intereses. Da igual que la realidad muestre que los hombres son quienes protagonizan la mayoría de las felonías, perversiones y crímenes, para la sociedad ellos continúan siguen siendo “buenos padres de familia”, hasta el punto de que cuando se conocen algunas de estas acciones todo se justifica al afirmar que se trata de una serie de “casos aislados”.

Todo ello demuestra que la clave de la realidad no está en su relato descriptivo, sino en el significado que se le da, y que una misma situación puede ser buena o mala dependiendo de quién la protagonice y del sentido que se le otorgue a partir de sus motivos o de los objetivos que pretende conseguir. Y claro, cuando la legitimidad para interpretar la realidad se le da a quien la hace verdad día a día, es decir, a los hombres, y cuando se les dice que la interpreten sobre el modelo de referencia, o sea, la cultura patriarcal, el resultado se presenta como adecuado a los ojos de esa sociedad machista que espera que todo siga igual a pesar de la injusticia.

Eso es corrupción y esa corrupción moral se llama machismo.

Porque corrupción es “vicio y abuso”, tal y como recoge la tercera acepción del DRAE. Y es “vicio” al construir una cultura sobre lo masculino que desprecia lo de las mujeres, y es “abuso” cuando esa construcción se ha llevado a cabo para crear una espacio de poder donde lo de los hombres y los hombres son beneficiarios de un contexto y unas relaciones que giran sobre lo masculino.

Si no fuera así no estaríamos en pleno siglo XXI reivindicando la Igualdad como forma de acabar con la discriminación de las mujeres, con la brecha salarial, económica y educativa que sufren por todo el planeta, y con los abusos, el acoso y una violencia de género que mata a 50.000 mujeres cada año, sólo en el contexto de las relaciones de pareja.

Y reivindicar la Igualdad no es un acto abstracto ni neutral, significa actuar para erradicar los privilegios que los hombres se han otorgado a sí mismos a costa de los derechos de las mujeres, significa acabar con las ventajas laborales, económicas, domésticas, educativas… Significa lograr que los hombres no abusen de las mujeres en los contextos más diversos, e impedir que las maltraten y asesinen con la normalidad como cómplice.

La corrupción es más poder desde el poder, y el machismo busca más poder desde el poder que ya le ha dado la desigualdad.

Pero las venas de la convivencia aún llevan el veneno original del machismo, de ahí que haya tantos frutos tóxicos en la sociedad, entre ellos una economía opresora, una política distante e insensible, unos organismos internacionales incapaces de mirar fuera de sus despachos, unas religiones que miran al más allá y ponen las injusticias del presente como camino a la otra vida… Y cada uno de esos contextos ha sido diseñado por hombres y es dirigido por hombres con el manual de instrucciones de sus ideas y valores.

La incorporación de las mujeres está permitiendo cambiar ese modelo, pero no se conseguirá sin una critica a su naturaleza de poder e injusticia, tan sólo lo irá adaptando a nuevas circunstancias, como ha ocurrido a lo largo de la historia.

Porque toda esa construcción está basada en una estructura de poder que originariamente se levantó sobre la referencia hombre-mujer, al ser esta la única que existía cuando la organización social se articuló sobre la acumulación de riqueza, y fue necesario garantizar la transmisión de los bienes a la descendencia de cada hombre poderoso para, de ese modo, acumular más poder. Con el paso del tiempo, conforme las sociedades ganaron en complejidad, los elementos de desigualdad y discriminación se fueron ampliando a partir del machismo original, pero en todo momento tomando a los hombres como referencia para unir después el color de la piel, el origen, las creencias… Las nuevas referencias de desigualdad no acabaron con el machismo, sino que lo consolidaron.

Reducir el machismo a las cuestiones entre hombres y mujeres es otra de sus trampas para que todos esos casos parezcan una anécdota y consecuencia de una cultura desigual, discriminatoria y violenta que afecta a las mujeres, pero también a los hombres. La sociedad es machista porque ha adoptado el machismo original para crear una posición de poder desde la que resolver los conflictos de manera ventajosa, lo cual lleva a generar más conflictos para acumular un mayor poder.

El poder de la desigualdad es consecuencia del machismo, no el machismo consecuencia de una desigualdad general.

Si el machismo sólo fuera una cuestión de hombres y mujeres, y no un modelo de convivencia e identidades para poder vivirlo, no habría tantas resistencias y ataques para evitar que cambie toda la construcción social, y el propio sistema sería el primero en intentar acabar con las manifestaciones más graves del modelo, como por ejemplo la violencia de género. Pero no lo hace, porque sabe que abordar de raíz estas manifestaciones exige, indefectiblemente, erradicar el modelo machista de convivencia e identidades.

El machismo es la corrupción de la propia sociedad a través del vicio de la desigualdad y del abuso de los hombres sobre el resto de las personas que consideran inferiores por ser diferentes a su identidad (mujeres, homosexuales, transexuales, intersexuales…), y ajenas a su contexto social (extranjeros, personas de diferente grupo étnico, creencias, ideologías…) A partir de esas referencias las combinaciones son infinitas en la interseccionalidad de las relaciones, pero el principio siempre es el mismo y está muy bien definido: discriminar, abusar y atacar desde la referencia de los hombres y desde lo de los hombres.

Acabar con la corrupción exige acabar con el machismo, que es la corrupción original.

 

“Yes we Trump”

trump-genteHemos pasado del “Yes we can” al “Yes we Trump” como el que pasa la hoja de un libro o cambia de canal o emisora de radio. La misma sociedad que creía en sí misma para alcanzar el futuro, al final ha creado un ídolo de 14 quilates al que adorar para liberarse así de la culpa y la responsabilidad, aunque sea pagando la debida penitencia.

Trump ha traído a la sociedad americana lo que ningún otro presidente ha sido capaz, y mientras todos han insistido en su grandeza, algo que también ha hecho Trump, éste ha unido a su discurso la “otredad del pueblo americano”, es decir, la conciencia del otro como alguien diferente.

Trump ha sido hábil, y en un momento de confusión global como consecuencia de los importantes cambios y de la lectura neoliberal que ha llevado a reducir el anhelo y las aspiraciones humanas a la economía y lo material, se ha aprovechado de la interpretación que se hace de la realidad, la cual gira más alrededor de la amenaza que de la oportunidad. Esta especie de “calentamiento social” al final destiñe y encoge las identidades hasta dejarlas reducidas a lo que un día fueron, no a lo que han seguido siendo desde entonces, como si ese momento original fuera la razón de ser para un futuro que no se reconoce en cuanto se hace presente.

Y un pueblo como el norteamericano siempre es un terreo propicio para lo más y para lo menos, al tener más sueños que memoria y más historias que historia. No es fácil encontrar un relato sobre los elementos que definen la identidad del pueblo americano, salvo su anhelo de alcanzarla y de ser pueblo por encima de sus orígenes tan diversos, por eso necesitan repetirse a sí mismos lo grandes que son y la trascendencia de su política y su economía. Y pueden ser grandes en lo que hacen, pero eso no los lleva a saber lo que son.

Basta con escuchar el mensaje de Obama y el de Trump para pensar que no estamos ante un mismo pueblo ni una misma nación, la simple descripción de la realidad que expone cada uno de ellos ya nos lleva a concluir que se trataría de dos países y sociedades, no sólo diferentes, sino opuestas. Y mientras Obama hablaba de esperanza y futuro, de confianza en lo que son como nación, Trump afirma lo que han sido en el pasado y duda de esa nación plural y diversa de hoy para presentar la realidad como una amenaza apunto de suceder, de ahí su “nosotros primero”.

Pero como no pueden decir lo que significa “ser americano de Estados Unidos”, echan mano de esas ideas sobre la identidad que guardan como muestra para encargar un traje a medida y de color original, después de que el proceso del tiempo lo haya encogido y desteñido, aunque ya no sea la prenda adecuada para este momento de la historia. Y ahí es donde las personas como Trump juegan con ventaja al defender una idea de “identidad por contraste”.

Para Trump y la gente como él no se sabe muy bien lo que es ser americano, pero sí saben perfectamente lo que para ellos es no ser americano. Esa es la identidad por contraste, aquella que se construye sobre lo que no se quiere ser, no tanto sobre lo que se es, que queda limitado a los lugares comunes de la historia.

Y con todo ello Trump ha jugado para traer la “otredad americana”, el ser en el no-ser de los otros que lleva a percibir al otro como diferente, inferior y al margen de su comunidad, lo cual en términos prácticos significa al margen de su sociedad. Trump se ha puesto a sí mismo como modelo y todo lo que no se ajuste a él, bien como concepto o en la forma de convivencia que exige, simplemente no es americano. De alguna manera, hemos pasado del “conmigo o contra mí” de George W. Bush, al “o como yo o nadie” de Donald Trump.

El problema no es Trump, sino que ha sido elegido en una democracia por lo que dice, por lo que hace, y por cómo lo dice y lo hace. La sorpresa de Trump no está en que “no cumple su palabra”, como sucede habitualmente en política tras unas elecciones, sino en que la cumple. Trump no es un accidente, sino el candidato y ahora presidente de una parte de la sociedad que defiende esas ideas, valores y creencias construidas sobre el machismo, la xenofobia, el racismo, la homofobia… en definitiva, construidas sobre quien se cree superior y la otredad del resto.

Y Trump no está sólo, hay mucha gente en EEUU y en Europa que gritan de forma decida y con pleno convencimiento, “yes we Trump”, porque defienden esas ideas y valores que han crecido en la sociedad porque otros han dejado marchitar los valores de Igualdad, la Libertad, la Justicia, la Dignidad… en los jarrones de los despachos de la política y las instituciones, donde sólo decoraban, en lugar de haberlos plantado en los jardines de la convivencia, y de haber evitado que cuando alguien lo ha hecho llegaran los “yes we Trump” y los pisotearan o pasaran por encima de ellos con un autobús.

Si Trump ha ganado y la ultraderecha puede ganar en diferentes países de la UE es porque hay más gente que los vota. Juegan con la ventaja de la historia y con una cultura desigual donde las jerarquías son un valor y la opresión del diferente y del inferior un forma de reconocimiento, o cambiamos ese modelo de sociedad con al cultura de la Igualdad, o seguirán golpeando con políticas y guerras que aún no existen, pero que ellos provocarán dentro y fuera de cada país para ganarlas y hacer así que venzan sus ideas.

 

La trampa del odio fragmentado

LOVE-HATEFragmentar el odio es una razón más para que continúe.

La necesidad de conocer a veces choca con la necesidad de creer, y con frecuencia ante un conflicto entre la creencia y el conocimiento se tiende a dar prioridad a la creencia, puesto que esos sentimientos y valores impregnan la propia vida y la identidad de quien se enfrenta a la elección y, en consecuencia, su posicionamiento ante la realidad.

El conocimiento, por su parte, sitúa a la persona ante el escenario habitual con algunos elementos nuevos producto de ese saber, como si se hubiera enfocado mejor la lente con que se mira, pero sin cuestionar a la persona, tan sólo a ese entorno a partir de los nuevos elementos adquiridos.

La manera de evitar gran parte de los conflictos y de no tener que posicionarse ante cada situación, es adoptar una especie de automatismos a partir de la experiencia individual y las referencias sociales, y asociar determinados elementos independientes como parte de una sola realidad que la cultura presenta como adecuada, correcta o armónica con los valores que defiende. A la postre, las personas incorporan una especie de “packs” o elementos comunes según su posicionamiento ante determinadas cuestiones, como si fuera una especie de lista cerrada en la que los márgenes de elección en la práctica se reducen bastante.

En teoría cualquier asociación es válida y hay libertad para hacerla, pero en la práctica resulta muy difícil. Primero porque la referencia social y cultural no presenta como adecuadas o correctas determinadas combinaciones, y en segundo lugar, porque si se realizan sin esa aprobación social se produce una crítica por parte del entorno, cuando no un rechazo directo.

Y sucede con los aspectos más superficiales y más nucleares, con frecuencia nada más ver a una persona y escuchar cómo se posiciona ante uno tema como la inmigración, los desahucios, el matrimonio homosexual… ya se puede deducir cuál será su posición sobre el resto de ellos. Sus principios e ideas están reforzados por una serie de valores y referencias culturales, y con frecuencia apoyadas por las religiones que defienden ese mismo orden, de ahí ese posicionamiento encadenado frente a temas diversos.

Todo ello es consecuencia en gran medida de la ideología, es decir de la forma en que las personas organizan las ideas y valores sobre cómo debe organizarse la sociedad; una ideología teóricamente propia que cuenta con un componente externo basado en la identificación con otras personas, ideas y valores que comparten una misma forma de ver y entender la realidad. Lo que define a las ideologías es la estructuración de las ideas sobre lo que es su modelo de organización social, los elementos comunes con otras personas, ideas y valores, el grado de tolerancia hacia otras ideologías, y el grado de compromiso emocional que se espera y exige a quien se identifica con ellas. Como muy bien sabemos, no todas las ideologías son iguales en sus ideas, valores, tolerancia y compromiso exigido.

El machismo es la ideología de las ideologías, es la propia cultura que lo impregna todo, desde la identidad hasta las referencias que condicionan la realidad y permiten darle un significado u otro según interese. El machismo no es una cuestión entre hombres y mujeres, ahí es donde se manifiesta con especial intensidad por ser el origen de esa cultura, y por haber organizado la sociedad tomando su modelo de familia como núcleo, pero va mucho más allá y siempre con el hombre y lo masculino como referencia y en posesión del poder para influir, premiar y castigar según el grado de ajuste al modelo.

Y todo ello exige una identidad masculina basada en la heterosexualidad, para de ese modo estar cerca y dominar a las mujeres, garantizar su unión en familias tradicionales, y mantener el control sobre el sometimiento a las referencias culturales y el uso de la violencia en caso de que se aparten de ellas.

El machismo impone la identidad masculina sobre esas referencias de poder, y la heterosexualidad es una parte nuclear de la misma. Actúa como un doble referente simbólico que da fuerza a la construcción social y a la individual de cada uno de esos hombres: el hombre como reproductor del machismo, y el machismo como ese hombre modelo. Y ese diseño tiene sus recompensas, pues la propia organización social basada del machismo establece una estructura jerarquizada con una serie de características en términos de privilegios, beneficios y ventajas, entre ellos, por ejemplo: ser hombre tiene más valor que ser mujer, ser heterosexual más que ser homosexual o cualquier otra opción dentro de la diversidad sexual, ser del grupo étnico mayoritario, más que ser de otro grupo, ser nacional, más que ser extranjero, compartir la ideología dominante (machista), más que no compartirla, profesar la religión predominante, más que no hacerlo… y así podríamos continuar.

Y mientras que algunas de esas características son circunstanciales, y por tanto modificables, como ocurre con ser extranjero, de una determinada religión, incluso de un determinado grupo de población… y podrían cambiar sólo con trasladarse a otro país; otras de ellas forman parte de la esencia y de la identidad de los hombres construida por la cultura machista, y no varían en ningún lugar. Estos elementos esenciales son la posición de superioridad de los hombres respecto a las mujeres y la heterosexualidad, pues representan el pilar sobre el que se ha levantado la cultura patriarcal. De ahí que también nos podamos referir a la cultura patriarcal como “heteropatriarcado”.

Cuando se es machista se comparten el resto de los elementos culturales que vinculan la ideología a la condición de “ser machista”, algo que incide especialmente en los hombres por su papel simbólico y guardián. Por lo tanto, desde el punto de vista práctico, el machista es homófobo y muestra su odio al resto de las diferentes opciones de la diversidad sexual (LGTTIBQ), es racista, es xenófobo… y así con el resto de elementos asociados a una identidad distinta a la suya. Porque el machista no sólo los considera diferentes, sino que además, y sobre todo, los considera inferiores. Otra cosa es cómo cada machista manifiesta esos rechazos según su experiencia, contexto, oportunidad, redes, relaciones…

El machismo y su cultura ha creado ese odio común hacia todos los que no se ajusten a sus referencias en cada contexto social concreto. Mientras que ellos son sólo uno con su cultura homogeneizada, el resto son “muchos y pocos” al mismo tiempo. Los presentan como muchos al hablar de amenaza y pocos al dividirlos en grupos separados e inconexos (mujeres, homosexuales, extranjeros, de otro grupo étnico, con otras creencias…) para que no se perciba la crítica común al machismo. Es parte de su “divide y vencerás”.

No podemos caer en su estrategia cuando fragmentan el odio como si fueran cuestiones independientes y a cargo de personas distintas en su ideología, cuando en realidad todas tienen en común la ideología del machismo.

¿Ustedes creen que el hombre que maltrata a su mujer respeta a un homosexual, creen que quien odia a los negros acepta la igualdad entre hombres y mujeres, creen que quien ataca a otras religiones respeta a las mujeres que su religión discrimina y a los homosexuales que no acepta?…

Todo forma parte de la identidad machista y del rechazo a quien la propia cultura sitúa como diferente y como inferior. El atentado en Orlando contra gays y lesbianas fue un crimen machista, como lo ha sido el asesinato de la diputada laborista Jo Cox, y como lo son otros tantos bajo los dictados de ese machismo hecho cultura.

No debemos caer en la trampa de la fragmentación ni dejarnos atrapar por los argumentos que tienden a contextualizar y dividir las expresiones del odio, para así ocultar los elementos comunes de una cultura que está en todos ellos. Y no debemos hacerlo en una época en la que dos de los elementos de las ideologías se están acentuando de manera interesada por parte del poder que nace de la cultura patriarcal, por un lado el grado de rechazo a otras ideologías, y por otro, el nivel de compromiso emocional e implicación exigido a quienes forman parte de la ideología machista. Ambos elementos están aumentando a través de las palabras y de los hechos, y su consecuencia es clara y directa: Un incremento del odio y la violencia.

Si caemos en la trampa y fragmentamos el odio común (machismo) en sus diferentes formas de expresión (misoginia, homofobia, racismo, xenofobia…), el odio continuará y la cultura machista con él.

 

El machismo como deporte olímpico

GOL-CELEBRACIONDe nuevo la realidad nos sitúa ante la paradoja de tomar por cierto lo que interesa y no lo que en verdad sucede. Lo hemos visto con claridad estos días.

El sábado (11-6-16) tras el partido de la Eurocopa entre Inglaterra y Rusia se produjo un enfrentamiento entre las “aficiones”, es decir, entre hombres aficionados de cada uno de los equipos, y uno de ellos resultó gravemente herido, algo sin duda terrible. Ese mismo día (sábado 11-6-16) una mujer fue asesinada por el hombre con quien compartía una relación de pareja en Badalona. A la mañana siguiente (domingo 12-6-16) todos los periódicos y las portadas de los digitales recogían la noticia del aficionado ruso en “estado crítico” y ninguno la información sobre la mujer asesinada.

Ningún aficionado de ninguna selección ni equipo alguno ha sido asesinado en Europa en estos cinco meses y medio de 2016, en cambio, sólo en España, 23 mujeres lo han sido por los hombres con quienes compartían una relación de pareja. A pesar de ello, la información se acerca a los dos problemas de manera muy distinta y al margen de cualquier criterio periodístico. Por un lado, no lo hacen bajo el argumento de la actualidad, puesto que los dos hechos ocurrieron el mismo día, y por otro, desprecian la gravedad y trascendencia como criterio relevante, ya que uno de los hechos es un homicidio y el otro lesiones graves, y el primero se trata de la mujer número 23 asesinada por el machismo, y el segundo la primera agresión ocurrida en un enfrentamiento puntual. Y mientras que el contexto de riesgo de esta última situación acabará el día 10-7-16 con la final de la Eurocopa, la violencia de género continuará mes a mes.

Proteger a los hombres de otros hombres, especialmente en ambientes masculinos como es el deporte en general y el fútbol en particular, parece una necesidad, en cambio, proteger a las mujeres de los hombres, especialmente en el ámbito de las relaciones de pareja y familiares, no lo es; más bien lo contrario, porque hacerlo supone cuestionar la propia construcción cultural de las masculinidad y las relaciones que se establecen en su “hombre”, perdón, en su nombre (en qué estaría pensando).

Sólo hay que ver las reacciones que desde el mundo del deporte, los medios de comunicación y la propia sociedad se producen ante los hechos violentos alrededor del deporte y del fútbol. Sucedió con Jimmy, el aficionado del Deportivo de la Coruña asesinado en las inmediaciones del estadio Vicente Calderón el 30-11-14, (http://www.huffingtonpost.es/2014/11/30/atletico-depor_n_6242940.html) y ocurrió con Aitor Zabaleta, seguidor de la Real Sociedad asesinado en el mismo lugar el 9-12-98 (http://elpais.com/diario/1998/12/09/deportes/913158001_850215.html). Todos los medios recogieron los hechos y plantearon un debate alrededor de la violencia en el fútbol, sin duda necesario, pero sorprendente ante el silencio, la pasividad y la distancia que toman ante la violencia de género, la cual sólo abordan cuando se trata de homicidios, cada vez menos, como vemos en las noticias de hoy, y con frecuencia con informaciones cargadas de estereotipos.

Dos aficionados al fútbol asesinados en 16 años han supuesto una movilización mediática y socia, sin embargo, más de 1000 mujeres asesinadas en ese mismo periodo de tiempo, aún levantan recelos y distancia a la hora de abordar el problema del machismo y la violencia de género desde el punto de vista mediático, social y político.

La actitud es la misma que adopta la UEFA ante el racismo y su campaña que cada año y en cada campo desarrolla bajo el lema “Stop racismo”, sin duda necesaria, pero muy alejada de un problema mayor, como es el sexismo y su violencia de género. En Europa, según los datos de Naciones Unidas a través de UNODC, cada año son asesinadas 3300 mujeres por sus parejas o exparejas, una cifra muy superior a las muertes por racismo. Y esos homicidios sólo representan la punta del iceberg de una violencia de género que sufren 13 millones de mujeres cada año en la UE, tal y como recoge el último informe de la Agencia de Derechos Fundamentales (2014).

A la UEFA le preocupa que algunos aficionados imiten el sonido de los simios ante algunos jugadores de color, pero parece que no tanto que millones de hombres griten y agredan a sus mujeres, muchos de ellos sentados habitualmente en las gradas o ante los televisores donde contemplan los mensajes de “Stop racismo”, pero sin oír ni ver nada sobre “stop machismo”; que, por cierto, sería el primer mensaje para erradicar también el racismo, la homofobia, la xenofobia… y tantas otras violencias construidas desde la posición del hombre blanco, nacional, heterosexual…

Y no es casualidad tampoco. Sé por mi experiencia como Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad, lo difícil que es implicar al mundo del fútbol en campañas contra la violencia de género, todo son excusas y referencias a la “pendiente resbaladiza” del, “es que si lo hacemos con esto, tendríamos que hacerlo con lo otro, y si lo hacemos con lo otro…” Al final no lo hacen con nada y tan tranquilos, mientras las mujeres son agredidas y asesinadas por muchos de los hombres que escuchan y ven toda la publicidad que gira alrededor de cada competición, mucha de ella claramente sexista.

Quizás deberíamos solicitar que el machismo fuera deporte olímpico, de ese modo muchos hombres verían cubierto su narcisismo y aumentado su ego al ser ellos quienes ganaran siempre las medallas de oro en sus diferentes competiciones, y es posible que, de ese modo, las autoridades y los medios de comunicación se preocuparan de las consecuencias de ese “deporte” dentro y fuera del campo. Y quizás también pondrían más atención sobre las mujeres discriminadas, abusadas, agredidas y asesinadas por esos “machistas olímpicos” de cada día.

Lo dicho #machismodeporteolímpico ya.

 

¡Negro!… ¡Y tú blanco!

NEGRO Y BLANCONo es lo mismo llamar a un subsahariano, “negro”, que él llame a un occidental “blanco”; como no es igual decirle a un romaní, “gitano”, que este responda “y tú payo”; ni tampoco llamar a un joven, “marica, homosexual”, y que él diga “y tú heterosexual”…

Para que un insulto basado en las características de la persona pueda ser considerado como discriminación, la persona en cuestión debe pertenecer a un grupo históricamente discriminado, lo dice el Tribunal Constitucional y así lo recogen las Declaraciones Internacionales sobre Derechos Humanos… Y los hombres nunca han sido discriminados como hombres…

Sin embargo, los enemigos de la Igualdad, en su desesperado intento de generar confusión, curiosamente, recurren a ella para intentar reducir al absurdo las propuestas que buscan corregir la injusticia existente, presentando a los hombres como víctimas de estos cambios. Es la estrategia del posmachismo.

Por eso frente al machismo ellos hablan de “feminismo y de hembrismo”, con relación al patriarcado asesino que ocasiona más de 60 homicidios de mujeres al año, responden con el “matriarcado que da más años de vida media a las mujeres”; ante la violencia de género hablan de la “violencia que sufren los hombres y los suicidios que cometen empujados por las mujeres”; frente a la brecha salarial y la mayor ocupación laboral de los hombres, contestan con los “accidentes laborales y que son hombres los que bajan a la mina y suben a los andamios”… Ante cada manifestación de la desigualdad responden con una situación de la que responsabilizan a las mujeres, cuando en verdad son partes del mismo contexto violento creado por una sociedad competitiva y enfrentada.

De ese modo, todo queda cubierto por una aparente neutralidad que intenta presentar la realidad como una deriva involuntaria del tiempo, o como un accidente debido al exceso de velocidad que dicen propiciado por quienes buscan la Igualdad.

Es la esencia del posmachismo, crear confusión y con ella lograr un doble objetivo. Por un lado, desvincular la situación actual de las referencias históricas del machismo, para así quitarle el significado a la realidad y que no se entienda como consecuencia de la desigualdad, sino como una serie de conductas aisladas. Y por otro, desarticular las medidas dirigidas a corregir la desigualdad y a promocionar la Igualdad.

Como se puede ver, una estrategia interesada y elaborada. Si se logra cuestionar que la situación actual, donde existe violencia de género, discriminación, abusos… contra las mujeres por parte de los hombres se debe al modelo de sociedad desigual, es decir, al machismo, entonces cada uno de los casos perderá significado sobre esas referencias comunes impuestas por la cultura, y todo parecerá como un accidente de las circunstancias o como conductas aisladas de una serie de hombres.

Bajo esa idea, las medidas dirigidas a corregir la desigualdad no serían necesarias, puesto que para ellos no existe una base cultural ni ideológica detrás y, en consecuencia, lo que habría que hacer es, sencillamente, aplicar el mismo tipo de medidas a mujeres y hombres. Sin embargo, este planteamiento es una trampa, a pesar de sonar muy bien en nuestra sociedad al presentarse con el argumento de que la “igualdad real” es dar lo mismo a los hombres que a las mujeres. Ya lo comentamos en “El posmachismo y la igualdad punto cero”, pero la situación continúa bajo las mismas referencias.

Esta trampa tiene una doble consecuencia:

  1. No corrige la desigualdad existente. Si se da lo mismo a quien está en una posición de superioridad que a quien lo está en inferioridad, a partir de ese momento se podrá evolucionar al mismo ritmo, pero el primero desde una posición superior y el segundo desde una posición inferior.
  2. Si no se modifican las causas de esa desigualdad, es decir el machismo, sus ideas y valores continuarán actuando, y a pesar de dar lo mismo a las dos posiciones, la desigualdad se incrementará aún más al contar con un contexto (normalidad, orden natural, “lógica social”…) que beneficia a quienes ocupan la posición de poder que los ha llevado a la superioridad.

Por eso, de manera interesada, el machismo presenta las medidas dirigidas a corregir la desigualdad y a promocionar la Igualdad como un ataque y como “falsa igualdad”. Es lo que dicen respecto a las cuotas, a las medidas de acción positiva para facilitar que las mujeres lleguen donde les ha sido imposible por los obstáculos; lo que comentan de la Ley Integral que busca acabar con la violencia de género, lo que hablan de las medidas de conciliación que pretenden acercar la paternidad y la maternidad a hombres y mujeres… Todo se presenta como un ataque a los hombres y como una falsa igualdad, porque para ellos la igualdad es “que todo siga igual”, tal y como ha sido hasta ahora. Es absurdo, pero funciona porque es el machismo el que da significado a la realidad desde su posición referente.

En definitiva, vemos que con su estrategia consiguen tres grandes objetivos:

  1. Confundir sobre el significado de la realidad y su sentido para que todo parezca un accidente, y que la sociedad se mantenga distante al problema y no se posicione.
  2. Atacar a quien busca la Igualdad para no tener que contrarrestar sus ideas y propuestas. Si quien las dice está desacreditado, inventando intereses económicos o de otro tipo, no hace falta argumentar sobre sus razones, tan sólo hacer referencia a esas criticas creadas ad hoc.
  3. Presentarse como víctimas inocentes de quienes buscan intereses y beneficios particulares, y de ese modo justificar el tono agresivo y violento de sus acciones como respuesta a los ataques previos.

Por eso el machismo insiste en hacer borrón y cuenta nueva cuando se habla del pasado, porque el borrón oculta el significado de la violencia machista y la desigualdad que la envuelve, y porque en la cuenta nueva siempre aparecen cuantiosos beneficios.

Por más que se empeñen muchos hombres, no es igual el machismo que el feminismo, del mismo modo que no es lo mismo llamar a un subsahariano, “negro”, a que él te llame “blanco”, como tampoco tiene el mismo significado insultar con un “hijo de puta” que con un “hijo de gigoló”… Sólo las mujeres, la raza negra y las mujeres que ejercen la prostitución han estado históricamente discriminadas.

Los hombres nunca han sido discriminados como hombres. Ha habido y hay muchos hombres oprimidos y sometidos, pero lo son por otros hombres que abusan de un poder y una superioridad construidos originariamente sobre la desigualdad de las mujeres.