Darwinismo político

DARWINDéjenme que lleve el tema al terreno de la ironía, de lo contrario sería dejarlo en el dramatismo agónico de las oportunidades que van muriendo poco a poco en una sala de espera.

De las dos grandes teorías de la evolución humana, la postulada por Darwin y la que presentó Lamark, la darwinista se presenta sin una dirección definida, en el sentido de que los cambios en las especies se producen por mutaciones al azar, y luego son las modificaciones que mejor se adaptan al medio las que se transmiten a la descendencia y se mantienen. La idea de Lamarck era la contraria, es el medio el que hace que aparezcan las modificaciones necesarias para sobrevivir, y quien las adquiera tendrá más probabilidades de hacerlo en mejores condiciones.  

La naturaleza es darwinista, pero la cultura es lamarckista.

Las sociedades modifican el hábitat de la cultura y la ciudadanía se va adaptando a esos cambios que nacen de la convivencia y la educación, y según el resultado obtenido dichos cambios permanecen, desaparecen o se modifican en otro sentido. Si embargo, últimamente las cosas han cambiado, y como en las sociedades hay quien le gusta jugar a Dios (y cada vez más), desde las posiciones de poder se introducen mutaciones (cambios que afectan directamente a las personas) para elegir quienes deben permanecer y reproducirse, y quienes deben de tener más dificultades para sobrevivir en el hábitat diseñado.

Se produce así una interacción entre la mutación que introduce la decisión política y el hábitat creado por otra serie de acciones previas, y esta interacción da lugar a una adaptación o, por el contrario, a una situación inadaptada que terminará por afectar la supervivencia en igualdad de esos individuos.

La última mutación que ha introducido el Gobierno ha sido no formar en las técnicas de trasplante a los equipos médicos de las Comunidades que no se ajusten el déficit. Se ve claramente la acción directa de la mutación sobre las personas en un hábitat previamente modificado a través de la medida general del “déficit”. Las consecuencias son claras, y se unen a los cambios introducidos con anterioridad.

Los recortes del Gobierno en Sanidad no afectan a todas las personas de manera directa. En lo inmediato repercuten sobre aquellas caracterizadas por una serie de elementos, entre ellos, la enfermedad, la edad avanzada, el carácter crónico de la patología que padecen, la infertilidad, la identidad sexual que busca una intervención para cambiar el sexo biológico, la existencia de un fracaso en algún órgano que requiere ser trasplantado…  Después, todos estos factores individuales se combinan con una serie de elementos sociales del hábitat que envuelven a las personas afectadas, entre ellos, fundamentalmente, la pobreza o la escasez de recursos económicos, o ser inmigrante sin papeles.

De alguna manera, nos trasmiten la idea de que se trata de “personas en mal estado”, puesto que si estuvieran sanas  y su “moralidad” no las llevara a plantear, por ejemplo, un cambio de sexo o una fecundación artificial, no necesitarían nada de eso y no se verían afectadas por los recortes. Y también se insinúa que se trata de “ciudadanos de segunda” (de esos del “¡que se jodan!”), puesto que si se hubieran esforzado tendrían recursos económicos y podrían acceder a todas esas prestaciones a través de la sanidad privada.

Todo ello conduce a un “darwinismo político” marcado por una ideología que se considera superior, y que da la sensación que entiende que son sus individuos los que deben reproducirse con ventaja para evitar la amenaza de la proliferación de otros que puedan acabar con el hábitat de sus valores y tradición.

Se produce así una "selección natural de manera artificial". Los más pobres, enfermos, y necesitados de asistencia… desaparecerán del terreno de la salud y de la procreación, mientras que los más ricos y saludables podrán seguir desarrollándose, teniendo descendencia y extendiéndose de manera que sean mayoría en la sociedad. Es un mecanismo de selección artificial lamarckista que introduce la mutación darwinista para mantener su educación, sus valores e ideas y trasmitirlas a las "nuevas generaciones". Es el darwinismo social dirigido desde las políticas de gobierno.

Soy consciente de que podría ser un guión para un telefilme, lo triste es que se trata del simple relato de la realidad.

Advertisements

La Predicción Azteca

AZTECASTerminamos 2012 con el suspense de la Predicción Maya y la duda de lo que si acababa era el año o el mundo, y empezamos el nuevo año con una nueva predicción, en este caso la Predicción Azteca.

Las predicciones siempre son un ejercicio que se mueve entre la adivinanza y la anticipación, la diferencia fundamental entre una y otra está en la base sobre la cual se lanza la hipótesis. Si la base es sólida y existe una serie de factores y elementos que llevan al resultado planteado, podremos hablar de una anticipación del resultado o consecuencia, que nunca será del 100%, al haber factores y elementos incontrolados, pero seguro que andará cerca de sus límites. Si por el contrario el planteamiento que se hace sobre el futuro carece de base y se fundamenta más en la intuición o en simples suposiciones, nos encontraríamos ante un ejercicio adivinatorio que si se cumple será más producto del azar que de la lógica.

El acierto o el error no justifica en sí mismo que la predicción sea correcta, es un elemento más a considerar, pero no definitivo. Un acierto por azar no quiere decir que el razonamiento fuera correcto, y un error en el resultado no significa que la elaboración de la hipótesis fuera incorrecta, simplemente que han interaccionado otros elementos no previstos en su momento.

La predicción Azteca en verdad es la “predicción de una predicción”, y a diferencia de la Maya no se ha realizado en un tiempo pasado de la historia, sino que se ha planteado en la actualidad, aunque no por ello está al margen de lo que un día anticiparon sus vecinos Mayas. Los mayas acertaron en su idea de cambio de ciclo, incluso del fin del mundo, puesto que el mundo que conocíamos alrededor del Estado del Bienestar, de la igualdad, de la solidaridad… ha acabado conforme nos acercábamos a la temida fecha del 21 de diciembre de 2012. Ahora vivimos un nuevo ciclo en un mundo diferente, y no sabemos cómo evolucionará bajo la influencia de las nuevas deidades, “Crisis” y “Mercado”, que la religión de la economía ha impuesto. De ahí que sea necesario abrir una ventana al futuro a través de una nueva predicción.

La Predicción Azteca surge desde dentro de la propia creencia para mantener la fe en lo que la religión de la economía adelanta sobre el futuro. El juego es muy sencillo, como se trata de hipotecar el presente en nombre del futuro es necesario dar argumentos para contrarrestar los efectos negativos de la desesperanza, pues la teoría de las religiones ha sido justo la contraria, ellas siempre han hablado de un futuro maravilloso, lleno de recompensas y placeres en un Paraíso lejano, para así sobrellevar el valle de lágrimas del presente. En cambio lo que hace la nueva doctrina de la fe económica es presentar un futuro incierto sobre un presente lleno de problemas, idea en la que resulta difícil mantener la fe. 

Desde los nuevos púlpitos de los bancos, las bolsas, los Ministerios del ramo, las grandes empresas, el capital de las capitales… nos hablan de un futuro con más austeridad, más ajustes, más recortes, más paro, más pobreza para los pobres y más riqueza para los ricos, más desigualdad, más dependencia… mensaje que preocupa a sus dirigentes y líderes. Y es ahí donde la Predicción Azteca entra en juego para justificar ese presente y hacer que el futuro parezca una leve consecuencia pasajera, y para que quien sufre las consecuencias de la ira de la diosa Crisis y el dios Mercado se sientan culpables por lo que otros han hecho. Es la representación del “yo pecador” y del sacrificio como camino de salvación de la religión clásica aplicados a esta nueva religión social.

Y como la sociedad es muy compleja y las posibilidades son enormes, la Predicción Azteca está formada por múltiples y variados mensajes aplicados a los más distintos campos y ámbitos. De este modo se consigue que las personas que se mueven en ellos asuman los postulados y renueven su fe de interés variable al alza. Con ese planteamiento los líderes, mercaderes y pastores lanzan sus homilías al aire con el argumento de la Predicción Azteca, y rezan: “Haztecargo” de que tenemos que facilitar el despido… “Haztecargo” de que hay que quitar la ayuda a la dependencia… “Haztecargo” de la necesidad de privatizar la sanidad y de cobrar “1 euro por la jeta” con cada receta… “Haztecargo” de que no queda más remedio que congelar la pensiones y los corazones… “Haztecargo” de lo importante que es el adoctrinamiento educativo… “Haztecargo” de que no podemos perder el tiempo con la Igualdad ni con esas tonterías del género…

Es la predicción Azteca o Hazteca (se admiten las dos formas para el caso) con la que adelantar el futuro más inmediato, para a partir de él alcanzar el futuro más lejano… El que pueda llegar hasta él, claro, porque otros se quedarán en el camino. Pero todo está previsto, ya lo dice la predicción, “Haztecargo” de que no merece la pena seguir viviendo de cualquier modo cuando lo que te espera es un paraíso… 

Partículas Particulares

PARTICULAS PARTICULARES
En el fondo el Parlamento es como un acelerador de partículas,
 un lugar donde los átomos de la democracia, la esencia que supone ser los representantes de la soberanía, se introducen y se aceleran con los debates y propuestas. No hay nada más que ver las imágenes de su interior para notar esa agitación interna y esos movimientos compulsos que en ocasiones llevan a saltos entre orbitales y bancadas. 

Entre las partículas encontramos protones con su carga positiva y mayor masa, electrones con la suya en negativo, también neutrones, que no tienen carga y que sólo esperan a ver si hay más protones que electrones para arrimarse a unos o a otros, y luego están los neutrinos. Estos son como los neutrones pero en listillo, ya los describí con detalle en un post (“Los neutrinos” -18-3-12-), pero su característica básica es que pueden asumir cualquier signo y que van de perfil, no miran ni a derecha ni a izquierda, lo cual les hace adoptar una posición aerodinámica con la que cortan mejor el aire, alcanzando velocidades muy elevadas que les permite moverse con rapidez para estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, o para desaparecer, también oportunamente, del lugar inadecuado

Toda esta estructura y dinámica explicaba bastante bien el funcionamiento de las partículas y del acelerador que las acogía, pero la situación se ha visto trastocada con el descubrimiento de una nueva partícula  propuesta en 1964 por el profeta Peter Higgs: la llamada bosón de Dios. 

Un descubrimiento de este tipo no podía dejar indiferentes a sus señorías particulares, y como no podía ser de otro modo, las partículas con más peso atómico han decidido que su líder sea el bosón de Dios

Da la sensación de que los recortes y los nuevos ajustes adoptados por el Gobierno obedece a este descubrimiento. En definitiva, si nos fijamos, no es muy diferente a lo que la historia y los textos sagrados nos han mostrado a lo largo del tiempo. Cuando hay crisis de valores (bursátiles o de otro tipo) o cuando la idolatría osa elevarse hasta los cielos, como ha ocurrido con la prima de riesgo por las nubes, el bosón de Dios se enfada y envía castigos como plagas para que recapacitemos y actuemos en sintonía con lo que él manda, es decir, que no se sea gandul y se salga a buscar trabajo antes de siete meses, que no tomemos antiinflamatorios ni analgésicos como si fueran caramelos Sugus de Suchard, que no pongamos al abuelo como excusa para cobrar una paga y, por supuesto, que los inmigrantes vuelvan a su tierra como los judíos se fueron de Egipto, eso sí, cruzando el mar azul, nada de mares rojos. 

El bosón de Dios ha hablado, las partículas se han acelerado y la calle se ha congelado en pleno mes de julio… da la sensación de que más que un bosón es un a-busón. 

Pero sin duda, lo peor de todo ha sido la excitación (con creces ha superado la agitación habitual) de las Partículas Particulares del acelerador expresada en esos aplausos y risas, y en el “que se jodan” de Andrea Fabra, mientras el líder leía los nuevos mandamientos… Una actitud, por cierto, muy poco humana ante el drama y el dolor que conllevan esos recortes para el prójimo. 

Qué diferencia a las lágrimas de la Ministra de Trabajo italiana, Elsa Fornero, frente a una situación similar.